FANDOM


Augustin Barruel
Nombre
Información Biográfica
País Francia
Francia
Lugar

Villeneuve-de-Berg, Ardèche

F. de Nacimiento

2 de octubre de 1741

Fallecimiento

5 de octubre de 1820

Información Personal
Ocupación

Sacerdote jesuita y conspiranoico.

Augustin Barruel, de su nombre de nacimiento Augustin de Barruel, fue un sacerdote jesuita, periodista y polemista católico francés ultramontano.

El ex jesuita abate francés Augustin de Barruel (1741-1820) tiene el dudoso honor de ser el padre de las teorías de conspiración modernas. Sus Memorias en cuatro volúmenes que ilustran la historia del jacobinismo contienen todos los elementos, que hasta hoy, siguen caracterizando las narrativas conspiranoicas como "prueba" de que grupos en las sombras orquestan los acontecimientos del mundo detrás de las escenas.

De acuerdo con David Brion Davis, Memorias para servir a la historia del Jacobinismo de Barruel representan la primera aplicación "rigurosa" de las teorías de la conspiración, y como tales fueron muy influyentes en él y para las generaciones posteriores.

Barruel se hizo jesuita en 1756, pero para 1762 el sentimiento anti jesuita en Francia se había vuelto tan fuerte que tuvo que dejar su tierra natal para viajar durante varios años, volviendo solamente en 1773 cuando abandonó la iglesia en el momento en que la orden fue suprimida. Los acontecimientos de la Revolución Francesa le obligaron a refugiarse en Inglaterra en 1792, tiempo durante el cual conoció a John Robison, científico escocés y conspiranoico, cuya obra Proofs of a Conspiracy Against All Religions and Governments of Europe ("pruebas de una conspiración contra todas las religiones y los gobiernos de Europa")[1] sería publicada en 1798, el mismo año en que salió a la luz el primer volumen de las Memorias de Barruel.

En las Memorias, Barruel afirmaba que la Revolución Francesa fue provocada intencionalmente por sociedades secretas, que incluían a los jacobinos, los masones, y a los pensadores de la Ilustración y los Illuminati, entre ellos Voltaire, Diderot y los filósofos. En la mente de Barruel, los filósofos antimonarquía y anticlericales eran los descendientes directos de los gremios medievales secretos que componían la orden de los francmasones. Presentando una explicación accesible para las causas de la Revolución Francesa, las Memorias eran extremadamente influyentes y fueron traducidas a nueve idiomas antes de 1812; la edición francesa se mantuvo de forma continua en impresión hasta 1837.

Los dos primeros volúmenes de las Memorias echaban la culpa de la Revolución Francesa específicamente a los pensadores de la Ilustración francesa, cuya alarmante filosofía exponía, entre otras cosas, una ruptura de las fronteras nacionales, el derrocamiento de la monarquía y el establecimiento de una democracia basada en méritos. Los volúmenes tres y cuatro rastrean los antecedentes históricos de estas escuelas de pensamiento, encontrando que los Illuminati, en última instancia, son quienes mueven los hilos.

Este miedo al pensamiento de la Ilustración tocó una fibra particular en el naciente Estados Unidos, donde los textos de Robison y de Barruel fueron citados como pruebas, de hecho, de los peligros que amenazaban a la nueva república. El Rev. clérigo Jedidiah Morse de Nueva Inglaterra fue quien trajo el sentimiento anti-Illuminati a la esfera política con su serie de sermones en 1797-1799. Citaba a la Revolución francesa como prueba de los peligros del pensamiento radical, y perfectamente alineaba la política de Thomas Jefferson con los Illuminati.

Aunque más tarde la posición de Barruel cambiaría, la primera edición de las Memorias no es antisemita, ni contiene ninguna referencia al judaísmo; en el momento en que la comunidad judía en Francia fue marginada, sin influencia política, no se percibía como una amenaza. Los hechos posteriores a la revolución iban a cambiar eso: la Asamblea Nacional Francesa en 1791 dieron fin a las restricciones legales sobre los judíos, lo que fue visto por muchos como una prueba irrefutable de que, como la revolución benefició directamente a la comunidad judía, debió haber sido causada por un complot judío. Para este momento, los puntos de vista antisemitas de Barruel no se habían publicado, pero era tal su perfil y su influencia, que su respaldo verbal de estos puntos era suficiente para garantizar su aceptación como verdad.

Los judíos comenzaron a ser vistos como el máximo poder detrás de todas las sociedades secretas, lo que llevó a la noción confusa de que los masones eran judíos, y, en última instancia, a la creación, a principios del siglo XX, de los protocolos de los sabios de Sión, el documento falsificado que pretende delinear los rituales judíos secretos.

Barruel no estaba sin sus detractores, pero respondió a sus críticos utilizando muchas de las tácticas del pensamiento conspiracionista posterior. El prefacio al volumen de cuatro defiende su posición utilizando el mismo hecho de la existencia de sus críticos como si fuera una prueba más de la trama jacobina / Illuminati (un argumento en la línea de "usted piensa eso porque eso es lo que los jacobinos quieren que piense"); si todo lo demás fallaba, Barruel simplemente acusaba a sus críticos de ser miembros de los Illuminati. En una serie de cartas en defensa de su posición contra el filósofo Montesquieu, Barruel concluye que el filósofo es claramente un "Iluminado" por estar en desacuerdo con él (1798-1799a Barruel, vol. 4: 409)

El texto de Barruel era enormemente influyente e imposible de ignorar por sus contemporáneos; incluso sus detractores se vieron obligados a considerarlo muy en serio para poder refutar sus argumentos, y las "Memorias" fueron discutidas por las principales figuras literarias y filosóficas de la época, incluyendo a Shelly, Thomas de Quincey y Edmund Burke, en Inglaterra; y George Sand y Gerard de Nerval en Francia. Como Pipes declara: "la combinación de sociedades secretas y el antisemitismo del libro establece la 'plantilla' para los temores de conspiraciones que existen en la actualidad.

El libro ha estado raramente fuera de impresión, y sigue teniendo sus partidarios entre los grupos conspiracionistas de derecha como la Sociedad John Birch. Sus editoriales más recientes publicitan el libro como un documento histórico preciso, y describen a Barruel como "uno de los pocos autores en la Revolución Francesa que son específicos en el pueblo nombra, las intrigas que relata, y la documentación de soporte que ofrece". Sin embargo, la última palabra la tiene Thomas Jefferson, quien al leer el libro cuando fue publicado por primera vez, desestimó sus ideas como "los delirios de un lunático."

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. John Robison. Proofs of a Conspiracy Against All Religions and Governments of Europe. George Forman, 1798. Original from Princeton University. Pdf en inglés.
P Conspiranoias
Ufología   Cráneos de ParacasEncubrimiento OVNIHombres de negroIncidente de RoswellMajestic 12Los extraterrestres del congelador
Medicina   Conspiraciones en MedicinaFluoración (conspiración)LSD (Conspiración)Movimiento antivaxx
Urbanas   Código de barrasFrecuencia Extremadamente BajaFrecuencia 440 HzExperimento FiladelfiaEl Nuevo Orden MundialEstela químicaJohn TitorMK-ULTRAOperación TridenteReptilianos
Véase también   Agustin de BarruelDerosIlluminatiJonestown (conspiración)Joseph McCarthyLyndon LaRoucheNegacionismo del HolocaustoNegacionismo del VIH/SIDAPelícula de ZapruderTeoría conspiratoria