FANDOM


Definiciones ampliadas
01-Definicion Logo.jpg
Ateo

¿Qué es ser ateo?, se plantea a menudo. Hay mucho debate y palabrería alrededor de esta simple palabra. Si vamos a lo semántico, "ateo" quiere decir literalmente "sin-dios", y nada más.

Etimología

Ateo es una palabra compuesta asintáctica, cuyo primer elemento es la partícula griega inseparable alfa (α). Esta partícula inseparable significa negación o privación y se traduce como:  Ateo (α sin, θεος dios): sin dios, falta de dios.

¿Qué dice ésto sobre la persona que se denomina atea?

Nada, realmente. Se dice más importante que la definición en sí, es saber "Por qué" una persona dice que no tiene un dios.

  • Hay gente que se considera atea simplemente porque odia a la religión, y por eso rechaza la idea de un dios, pero en realidad sigue creyendo.
  • Otras personas, por estar ahogadas por un entorno religioso, buscan la forma de "molestar" a sus mayores, y se dicen ateos por rebeldía.
  • Otros dicen ser ateos porque odian a Dios... lo cual obviamente no es ser ateo, porque siguen creyendo que hay algo a quien odiar.
  • Otros incluso dicen ser satanistas, lo cual es otra versión de un dios (¿Sería un anti-dios?), es el mismo nivel de creencia.
  • Otra gente no se anima a decirse atea porque considera que como no está demostrado que no exista un dios, cabe la posibilidad de que exista, por lo que se declaran agnósticos, aunque en realidad no "creen" realmente en un dios.

Falacia

AtheistThinker-01.jpg

Imagen de The Thinking Atheist

Los cristianos dicen que un "ateo" es tan creyente como un religioso, porque como no se puede demostrar que dios no existe, entonces los ateos "creen" que no existe, con la misma fe que los religiosos, al punto absurdo de decir que sería lógico y que debemos admitir que pueden existir cualquier tipo de seres imaginarios como la hada Campanita o Santa Claus, porque no podemos demostrar que NO existen.

El ateo pide se le muestre una evidencia real y contundente de que existe cualquiera de esos seres, y aceptará que existen. A un religioso, difícilmente se le puede mostrar nada que haga que deje de creer en su dios de elección. El ateo esta convencido de que no existen las deidades, por la falta de evidencias y las explicaciones alternativas para todo lo que se supone que requiere de la existencia de un dios. El ateo dice: "Si pensar que no existe algo para lo cual no hay ninguna evidencia de que exista es "creer", y bueno, seré creyente. Cuando haya evidencia de que existe dejaré de creer que no existe y sabré que existe.

Origen del ateísmo

Muchos de los llamados ateos y agnósticos han razonado las contradicciones de la religión en la que crecieron, observaron sus paradojas, sus inmoralidades, sus absurdos, y pudieron llegar a la conclusión de que es todo un invento. Luego, descubrieron que por fuera de la religión, no hay ninguna evidencia de "Dios". Es un proceso complicado, y lleva tiempo, pero de la misma manera que uno (porque te lo dicen) a una edad temprana deja de creer en Santa Claus, cuando uno deja de creer en Dios, es casi imposible volver atrás (sería, precisamente, como volver a creer en Santa Claus siendo adulto).

Escepticismo

Pero entonces ocurre que quien ha llegado al ateísmo por ese proceso, ha desarrollado, al menos algo, una herramienta para poder llegar a esa conclusión, que se llama "escepticismo".

Si uno ha desarrollado aunque sea en parte el escepticismo, tiene que, por asociación, descartar toda una serie de supersticiones que si bien no son religiosas, tienen el mismo grado de creencia en la gente. Por ejemplo, el alma (o espíritu), la vida después de la muerte, y por tanto los fantasmas, el Infierno, el cielo, los ángeles y demonios, son todos elementos relacionados con supersticiones sin base, igual que la idea de "Dios".

Y ejercitando el escepticismo se debe descartar cualquier cosa paranormal o sobrenatural (la telepatía, telekinesis, videncia, brujería, alquimia, homeopatía, astrología, y decenas de etc.) Luego uno debe plantearse qué todo lo que se atribuye normalmente a "Dios", tiene otra causa, aunque no sepamos cuál es.

Parte de ser ateo, es aceptar que ignoramos muchas cosas. Y que cuando no sabemos (ni nadie) la respuesta de algo, la respuesta es "No sé" (y no, "Dios"). Es muy difícil para alguien decir "no sé", pero por eso es que existe la ciencia, porque es necesaria para buscar las respuestas a los "no sé". Si supiéramos todo, no existiría la ciencia. Y ese es uno de los motivos por los que la religión es tan nociva, porque tiene una respuesta para todo: "Dios". La religión nunca va a decir "no sé", y por lo tanto, nunca va a ayudar a buscar la verdad.

Cuestionar el orden natural, aceptar que ignoramos cosas y tener ganas de saber e investigar, nos lleva a cuestionar otras cosas que damos por sentadas. El machismo, por ejemplo, mucha gente lo tiene incorporado, a tal punto que ve a la equidad de géneros como un intento de las mujeres de lograr una supremacía sobre los hombres, o la homosexualidad como algo antinatural, son dos errores que están afirmados y apoyados por la religión, que a pesar de que clama "Dios te ama" y "Ama a tu prójimo como a ti mismo", es una gran muestra de intolerancia, desde la misma Biblia que predica como normal la esclavitud, el machismo y la discriminación, hasta sus creyentes "amorosos" que todo lo que hacen es insultar y tratar de evangelizar a los no creyentes.

Por eso es que algunos ateos consideran que la no discriminación, la equidad de derechos de todos los seres humanos sin importar su filiación sexual, política o religiosa, y todos los temas en los que se inmiscuya la religión, deben ser temas a discutir, sin limitarnos por la etiqueta de "ateos y agnósticos".

Falacias comunes sobre ateos y ateísmo

Existen errores muy comunes que cometen los creyentes sobre los ateos.

El ateísmo es la creencia en que ningún dios existe

La ubicuidad de esta declaración es excedida solamente por su completa falsedad; no solo es engañosa, sino que es totalmente opuesta a la verdad.

La palabra ateísmo proviene del prefijo griego "a", que significa "sin", y "teísmo", que implica la creencia en una deidad sobrenatural. Ateísmo, por lo tanto, significa literalmente "sin creencia teísta". El ateísmo no afirma positivamente nada; por el contrario, es una declaración de abstención ante la creencia.

Los ateos, por lo tanto, no afirman positivamente que no existen los dioses. Simplemente se abstienen de creer en dichos dioses porque no hay suficiente evidencia que garantice la fe. Esto no es decir que no haya suficientes razones para creer que ciertos dioses no existen. La hay. Pero negar categóricamente la existencia de todos los dioses requeriría un salto de fe que es anatema a un verdadero ateo. El ateísmo no requiere de tal salto.

El ateísmo requiere de tanta fe como el teísmo

Este malentendido se presenta debido a la falta de comprensión del término ateísmo, tal como se ha descrito anteriormente.

Si el ateísmo fuera de hecho una aserción positiva de que no existe ningún dios, entonces esta crítica sería válida. Después de todo, tomaría tanta fe declarar que no existe ningún dios como declarar que existe un dios o muchos dioses. Pero el ateísmo no hace tal declaración.

El ateísmo, según lo observado antes, no es nada más que la abstención de creer. No se necesita fe para tener una no-creencia. Si no creo que Elvis todavía esté vivo, no estoy practicando una fe anti-Elvis. Si me abstengo a creer en Santa Claus, no soy un miembro de la iglesia de Sin-Santa Claus. Cuando un ateo dice, "no creo en el dios cristiano", está diciendo simplemente que la evidencia para creer en él es insuficiente. Es el mismo tipo de abstención a la creencia que un cristiano practica con respecto a la creencia de musulmanes, de judíos y de otros no-cristianos.

Las vidas de los ateos no tienen sentido y carecen de esperanza y propósito

Esto no es sino la proyección de los propios sentimientos del creyente sobre el ateo, sobre lo diferente que podría ser su vida en ausencia de dios. No dice nada sobre los verdaderos sentimientos de los ateos.

Las vidas de los ateos no se atan a la remota posibilidad de una vida después de la muerte. Mi vida es significativa, simplemente, porque es significativa para mí y para aquellos que me aman. Mi vida tiene propósito cada vez que me esfuerzo hacia una meta digna. No necesito la promesa de una vida futura para encontrar significado y propósito en esta vida.

De hecho, mi vida es más preciosa y más significativa simplemente porque sé que es corta y efímera. Ya que no espero ninguna recompensa o castigo eterno después de la muerte, trato cada día como un regalo. Compárese esto con los procesos del pensamiento de un fundamentalista islámico, que está dispuesto a abandonar su vida terrenal por la promesa de dicha eterna en los brazos de 72 vírgenes hambrientas (o hambrientos, ya que no se especifica si son hombres o mujeres) de sexo. Uno puede preguntarse: ¿La vida de quién tiene más esperanza, más significado y más propósito?

Los ateos no tienen ninguna moral

Si se piensa sobre ello, es una declaración absurda. Éticas y morales, después de todo, preceden a Jesús por miles de años. El sermón de Jesús en la montaña, a la vez que servía de inspiración, era básicamente un refrito de la misma regla de oro que había estado en circulación desde hacía tres milenios.

Si dios es la fuente de todas las morales, entonces dios, presumiblemente, podría cambiar las reglas en cualquier momento. Ya que nadie esta escribiendo nuevas Biblias o hablando con dios detrás de zarzas ardientes, ¿cómo podemos saber qué es lo correcto ahora, hoy? ¿Qué puede impedir a Dios decidir que ahora el comportamiento moral correcto incluye la opción de dejar hambrientos intencionadamente a millones de niños inocentes, y luego demostrar esta nueva moralidad provocando el hambre sobre las naciones más pobres del mundo? ¿Cómo distinguiríamos el bien del mal en tales circunstancias? ¿No conduce esto al mismo tipo del relativismo moral que los teístas acusan a los ateos de practicar?

Si, por otra parte, las leyes morales son independientes de dios, entonces la gente es libre de descubrir estas leyes por sí misma. De una u otra forma, parece que dios es innecesario con respeto al comportamiento moral. Los ateos simplemente siguen la agenda moral que ha sido refinada por la evolución de civilizaciones avanzadas durante los siglos pasados. Hemos aprendido como ser agradables el uno al otro. No es tan difícil, realmente.

Los ateos tuvieron una mala experiencia y por eso odian a Dios

Algunos ateos pueden haber tenido tales experiencias, pero se puedo asegurar que este no es el caso en la mayor parte de las situaciones. Para la mayor parte de los ateos, el viaje de la creencia a la no creencia es simplemente un proceso gradual de descubrimiento que eventualmente conduce a que dios o los dioses se hacen innecesarios.

No se necesita un dios para explicar el origen o la evolución de la vida sobre la Tierra; la evolución proporciona una explicación naturalista e imponente que es apoyada por montañas de evidencias. No se requiere de un dios para consolarse contra el miedo a la muerte y lo desconocido. No se necesita un dios para dar cuenta del egoísmo humano o el altruismo; el entendimiento de la naturaleza humana logra esto.

En suma, como el conocimiento ha aumentado, los huecos que un dios podría haber llenado se han hecho cada vez más pequeños, al punto que ya no es necesario un dios. Un ateo no esta más enfadado con "Dios" de lo que lo están los cristianos con los dioses del Monte Olimpo. Los cristianos simplemente no tienen ninguna necesidad de creer en dichos dioses, no pierden nada por rechazarlos. Lo mismo es verdadero para el ateo y "dios".

Para terminar, un ateo rechaza la creencia en un dios o dioses porque las pruebas no obligan a tal creencia. Esto no conduce a un universo solo y aterrador; de hecho, le da más significado a la vida, y más propósito. Los ateos no están enfadados ni son resentidos; son pensativos, humanitarios y respetuosos con la dignidad inherente a todos nosotros. No merecen ninguno de los ácidos calificativos con los que constantemente se los asocia.

Ateísmo e inteligencia

Un polémico estudio ha abierto el debate en torno a la inteligencia y la religiosidad. Por medio del análisis de 63 investigaciones científicas entre 1928 y 2012, investigadores de la Universidad de Rochester Northeartern concluyeron que las personas creyentes son menos inteligentes que los ateos en el sentido de uso de la razón.

La indagación, titulada “La relación entre la inteligencia y la religiosidad: un metaanálisis y algunas explicaciones propuestas” fue dirigida por el profesor Miron Zuckerman con ayuda de Jordan Silberman y Judith A. Hall, y demostró que del total de los estudios sólo 10 tenían una correlación positiva entre la inteligencia y la religiosidad. Los investigadores postulan que el ateísmo e intelecto tendrían algo en común: “la premisa de que las creencias religiosas son irracionales, sin ninguna base científica, imposibles de comprobar, y por tanto, poco atractivas para gente inteligente”. Mediante el permanente análisis de las creencias de 1500 niños superdotados con coeficiente intelectual superior a 135, también se concluyó que los menores más inteligentes tienden a alejarse de las actividades religiosas[1].

El estudio define a la inteligencia como la “capacidad de razonar, planear, resolver problemas, pensar de forma abstracta, comprender ideas complejas, aprender rápido y aprender de la experiencia.” Mientras que la religiosidad es entendida como “la participación en algunos (o todos) los aspectos de una religión”, lo que incluye creer en aspectos sobrenaturales. Cabe destacar que las personas que no se identifican con ninguna religión son el tercer grupo mayoritario a nivel mundial, seguidos de cristianos y musulmanes.

Referencias y ligas externas


P Ateos famosos
Ateos científicos   Arthur C. ClarkeCarl SaganIsaac AsimovRichard DawkinsSam HarrisVictor J. Stenger
Otros ateos   Ayn RandBertrand RussellChristopher HitchensDan BarkerDaniel C. DennettDavid SilvermanDevon TraceyJames RandiJosé SaramagoMark ZuckerbergPat Condell
Véase también   AteoNuevo ateísmo

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar