FANDOM


P
Biorritmo
01-Anticiencia

Los biorritmos constituyen un fallido intento de predecir aspectos diversos de la vida de un individuo recurriendo a ciclos matemáticos. La mayoría de los investigadores estima que esta idea no tendría más poder predictivo que el que podría atribuirse al propio azar, considerándola un caso claro de pseudociencia.[1]

Existen páginas que permiten calcular el biorritmo gratis mediante un algoritmo, por ejemplo, el creado por Detlef Vosgröne.[2]

Según la pseudoteoría del biorritmo, existen tres ritmos fijos e inmutables, fijados en el momento del nacimiento, que son cíclicos a lo largo de la vida humana e influyen en casi todas las facetas del comportamiento humano.

Biorritmo-01

Hay un ritmo físico de veintitrés días, un ritmo emocional de veintiocho días, y un ritmo intelectual de treinta y tres días. Los ritmos se representan generalmente cambiantes con el tiempo de una manera sinusoidal. Los días cuando un ritmo determinado está por encima de la línea de base se les conoce como "altos" y se supone que son días buenos para participar en los comportamientos relacionados con el ritmo en cuestión.[3] Por otra parte, los días en que un ritmo particular está por debajo de la línea de base son días "bajos" y se cree que son días malos por participar en el comportamiento relacionado con el ritmo que se trate. Por ejemplo, se espera que el rendimiento deportivo sea óptimo en los días cuando el ritmo físico está por encima de la línea de base y más pobre en los días en que el ritmo está por debajo de la línea de base. Del mismo modo, las puntuaciones en los exámenes deberían ser, según la pseudoteoría, más altos en días intelectuales "altos" que en los días en que el ritmo intelectual está por debajo de la línea de base.

Hay otro aspecto en los argumentos del biorritmo. Esto es en lo concerniente a los días críticos, es decir, un día en el que uno de los ritmos está cambiando desde la fase alta a baja, o viceversa. Estos días, según se dice, representan "nuestros momentos más débiles y vulnerables" y son cuando "podemos esperar de nosotros mismos que nos encontremos en mayor peligro", ya que "en estos puntos, los ritmos que guían nuestras vidas se vuelven inestables".[4] El peor de todos los días posibles es el muy temido día crítico triple, cuando los tres ritmos están cambiando de fase. En esos días, los biorritmistas le dirán que es mejor quedarse en cama. Los días críticos (incluyendo días críticos dobles y triples) representan sólo un poco más del 20 por ciento de todos los días.

Historia

Los fundamentos del biorritmo se desarrollaron alrededor de la vuelta del siglo por el médico vienés Wilhelm Fliess, un amigo de Sigmund Freud, creador del psicoanálisis. Desde cualquier punto que se le vea, Fliess era un chiflado de clase mundial. Creía que todos los humanos eran básicamente bisexuales; que el ser zurdo significaba que las características del otro sexo determinan, en gran parte, la propia personalidad; y que los órganos sexuales estaban representados en ciertas áreas de las membranas en la nariz. La contribución de Fliess a la pseudoteoría del biorritmo fue inventar los ciclos de veintitrés y veinte y ocho días que, en consonancia con su otra pseudoteoría de la bisexualidad, denominó los ciclos "femeninos" y "masculino". El ciclo intelectual de treinta y tres días fue inventado en 1930 por Alfred Teltscher, un ingeniero austríaco.[5][6] Martin Gardner (1966) ha descrito la historia de la teoría del biorritmo en detalle.

La razón de por qué los argumentos del biorritmo son una pseudoteoría es debido a que se requiere un tipo de tiempos biológicos muy precisos que en realidad no existe. Si bien es cierto que hay muchos ritmos biológicos, estudiados por la cronobiología, que se sabe afectan a personas, animales e incluso el comportamiento de las plantas,[7] estos tienen una característica llamativamente ausente en los supuestos biorritmos: la variabilidad.[1]

Los ritmos biológicos reales son variables; sus períodos cambian con el tiempo. El ritmo biológico humano más conocido, el ciclo menstrual femenino, varía mucho de una mujer a otra y de un ciclo a otro dentro de la misma hembra.[8] Además, el ciclo menstrual tiene un efecto muy pequeño en las habilidades cognitivas y el rendimiento físico.[9] A diferencia de los ritmos biológicos conocidos, se asegura que los biorritmos son absolutamente invariables durante toda la vida de una persona. Los cambios en la salud, los períodos de enfermedad, las crisis, el nivel de actividad, el horario de trabajo, y así sucesivamente, se dice que no influyen en los biorritmos.

Es en gran parte esta naturaleza invariable de los presuntos biorritmos lo que los hace tan fáciles de calcular. Para el cálculo de la posición de una persona en cualquiera de los tres biorritmos en una fecha determinada, todo lo que uno tiene que saber es la fecha de nacimiento de la persona y la fecha para la cual hacer el cálculo. Entonces se calcula la cantidad de días que la persona ha vivido hasta el día de que se trate; ese número se divide entre veintitrés, veintiocho o treinta y tres, dependiendo en qué biorritmo uno está interesado. El remanente da la posición de la persona en el ciclo del biorritmo en el día en cuestión.[1]

La supuesta evidencia presentada por los proponentes del biorritmo para la existencia de estos ritmos ofrece algunos ejemplos clásicos del pensamiento pseudocientífico. El truco más común es presentar listas de cosas terribles (como morir) que les sucedieron a las personas cuando estaban en el lado negativo (bajos) de uno o más de los ritmos. Los accidentes de avión son favorecidos por los defensores del biorritmo quienes se alborotan al saber que el piloto, copiloto, o un auxiliar de vuelo estaban en un día crítico en uno o más de los tres ritmos, o bajos en uno o más de los tres ritmos, el día que el avión se estrelló. Por supuesto, ha habido un buen número de accidentes aéreos y otros desastres durante el siglo pasado, así que no es difícil encontrar a alguien de alguna manera asociado con el desastre que estaba teniendo un día biorrítmicamente bajo o crítico en el momento del desastre. Del mismo modo, las listas de cosas buenas (sacar un 100 en un examen, ganar un partido, etc.) que han sucedido a las personas cuando estaban en la fase alta en uno o más de sus biorritmos, se presentan como una prueba más de la validez de los argumentos a favor del biorritmo.

Estas listas son altamente selectivas y no prueban nada. Si uno cree que, por ejemplo, los accidentes y desastres son más probables de ocurrir los jueves impares, los jueves que can en fechas de número par, en años que terminan en números impares, se podría probablemente sacar una gran lista de accidentes que "demuestran" que el peligro acecha en estos días en específico. De hecho, mirando el Almanaque Mundial, se presentaron dos accidentes de este tipo: El dirigible Hindenburg se estrelló el Jueves, 6 de mayo de 1937. El 6 de mayo fue el primer jueves de ese mes. El 18 de junio de 1953, un C124 de la Fuerza Aérea de Estados Unidos se estrelló cerca de Tokio, matando a 129 personas. El 18 de junio fue el tercer jueves de ese mes.

Un examen más detallado de las fechas de los desastres revela que muchos tuvieron lugar en días diferentes del Jueves, y mucho menos un jueves con las características especiales mencionadas anteriormente. Pero si uno estuviera escribiendo un libro para convencer a la gente de que ciertos tipos de los jueves son peligrosos, o tratando de vender un servicio de consultoría con base en esa premisa, uno sin duda evitaría hablar de todos los accidentes que ocurrieron cuando la teoría predice que no deberían suceder. Del mismo modo, nunca se lee en los libros escritos por los defensores del biorritmo de los miles de eventos, buenos y malos, que tuvieron lugar cuando la teoría del biorritmo predijo que no deberían haber sucedido.

Muchos de estos promotores biorritmo tienen intereses financieros en la validez de los argumentos a favor del biorritmo. Por ejemplo, Bernard Gittelson, autor del libro más popular sobre la teoría del biorritmo, publicado por primera vez en 1975, publicó un servicio informático y de consultoría sobre el biorritmo en el que aconsejaba a las empresas sobre cómo programar los horarios de trabajo de sus empleados de acuerdo a sus biorritmos. Otro autor, Vincent Mallardi, también tenía un negocio de consultoría de biorritmos.[1]

La verdadera pregunta sobre la relación entre los accidentes (u otros eventos) y los días críticos es si los accidentes se producen en los días críticos más de lo esperado por el azar. Dado que los días críticos representan el 20 por ciento de todos los días (20.4 por ciento, para ser exactos), si realmente existen los biorritmos y estos influyen en el comportamiento, más del 20.4 por ciento de los accidentes se producirán más en días críticos que en los días no críticos. Es decir, si las argumentaciones a favor de los biorritmos son falsas, alrededor del 20 por ciento de todos los accidentes se producirán en los días críticos. Hines (1998) revisó 132 estudios publicados sobre la idea del biorritmo. Entre éstos se encontraban los estudios que examinaron más de veinticinco mil accidentes en busca de los efectos del biorritmo. En ese vasto número de accidentes de automóviles, aviones, y de trabajo, no hubo ni siquiera una pizca de algún efecto del biorritmo, incluso cuando esos accidentes, que no obedecían a un error humano, fueron excluidos de la consideración.[10]

Muchas otras variables han sido examinadas para ver los efectos del biorritmo. Hines proporcionó una revisión detallada de estos estudios por lo que bastará con indicar aquí que los estudios sobre el rendimiento deportivo de diversos tipos, los tiempos de reacción, el rendimiento en tests de inteligencia, la fluctuación en los estados de ánimo y las emociones humanas, día de muerte de grandes muestras de individuos, día en el que las mujeres dan a luz y el sexo de sus hijos, y todos los exámenes académicos no han podido revelar ningún efecto por el biorritmo.

Teniendo en cuenta estos resultados abrumadoramente negativos, que surgieron a finales de la década de 1970, es fácil ver por qué el interés en realizar más pruebas sobre la pseudoteoría del biorritmo ha disminuido en los últimos años.[1]

Otros estudios han sido del todo negativos en lo que respecta al biorritmo. Madera, Krider y Fezer (1979) estudiaron setecientos accidentes que llevaron a sus víctimas a la sala de emergencia local, y no encontraron efectos biorrítmicos. Dezelsky y Toohey (1978) encontraron que las fechas de suicidios no estuvieron relacionadas con la posición biorrítmica de los suicidas.[11] Hunter y Shane (1979) y Feinleib y Fabsitz (1978) no encontraron ningún efecto de biorritmo en el día de la muerte.[12][13] Englund y Naitoh (1980) no encontraron ningún efecto en los resultados de exámenes escritos de los estudiantes universitarios o en el desempeño de aterrizaje de pilotos de la Marina con experiencia.[14] Los resultados de los estudios, ahora en la literatura, no dejan lugar a dudas: no existen los biorritmos.

Es importante preguntarse por qué la pseudoteoría del biorritmo se hizo tan popular en primer lugar. ¿Cuál fue la naturaleza de la evidencia que convenció a tanta gente de que había algo de cierto en las argumentaciones? Como se mencionó anteriormente, una fuente importante de apoyo fueron las listas de eventos que parecían confirmar la "teoría". Este tipo de datos inútiles, sin duda, convenció a muchos.

Sin embargo, los defensores del biorritmo también aluden a diversos estudios científicos que dicen mostrar ya sea que el uso de la teoría del biorritmo reduce la tasa de accidentes de una empresa o que alrededor del 60 por ciento de los accidentes de una empresa tienen lugar en días críticos. Así, tanto Gittelson y Thommen mencionan varias empresas de transporte japonesas que supuestamente han utilizado y estudiado los postulados del biorritmo. Por desgracia, no se dan referencias de los estudios citados, y los intentos de confirmar que los estudios se llevaron a cabo en realidad o que las empresas en cuestión emplearon el biorritmo siempre han sido infructuosos. Este tipo de estudio se conoce como estudios fantasmas, ya que parecen simplemente no existir. Esto no ha impedido que los proponentes del biorritmo los citen para aumentar las ventas de sus libros y servicios.

Un segundo tipo de estudio que se dice apoya la "teoría" del biorritmo resulta, después de una inspección, que sufre de fallas estadísticas fatales, a menudo debido a que el autor tenía poca idea de cómo llevar a cabo un análisis estadístico correcto.

Los proponentes del biorritmo también engañan a sus lectores al no reconocer la existencia de, y mucho menos discutir, los numerosos estudios revisados que demuestran que los postulados del biorritmo son falsos. De este modo, la edición de 1984 del Biorritmo: Una Ciencia Personal de Gittelson no menciona ni una sola de las docenas de estudios realizados durante la década previa. Como un vendedor de autos usados que hace una ​​venta a sabiendas de que el coche es defectuoso, los defensores del biorritmo están más interesados ​​en desplumar a sus clientes que en decir la verdad.[1]

Por último, en ocasiones, se ha utilizado la tergiversación descarada de los resultados para vender la "teoría" del biorritmo. Muy a menudo mal utilizado fue el trabajo del psicólogo Rexford Hersey, que estudió los cambios cíclicos en los estados de ánimo y emociones de los trabajadores. A menudo, los biorritmistas afirman que la obra de Hersey apoya su pseudoteoría biorrítmica. La verdad es que no. Hersey mostró que los estados de ánimo y las emociones de los trabajadores varían cíclicamente, pero sus datos muestran claramente que los ciclos varían mucho dentro de un individuo, debido a factores ambientales y de otros, y que las personas diferentes tienen diferentes ciclos. Esto es justo lo contrario de lo que requiere la falsa teoría del biorritmo.[15][16][17]

Un factor adicional que ha llevado a muchos a aceptar la validez del biorritmo es su supuesta aplicación en la predicción de eventos en sus propias vidas. Este factor, llamado la falacia de la validación personal, ayuda a explicar la creencia en numerosos sistemas de ocultismo y de pseudociencias, como la astrología y las predicciones psíquicas. La falacia de la validación personal depende de la naturaleza selectiva de la memoria humana. Todos los días en nuestras vidas tienen sus puntos buenos y malos, con la mayoría de los días siendo bastante neutrales. Siempre suceden cosas malas, pero también algunas cosas buenas. Por lo tanto, si la teoría del biorritmo predice para un individuo que un día en particular va a ser "alto" o "bajo", siempre habrá acontecimientos durante ese día que parecería verificar la predicción. Por lo tanto, la predicción parece ser bastante precisa.[1]

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 1,5 1,6 Hines, Terence. Pseudoscience and the Paranormal. 2nd ed. Amherst, NY: Prometheus, 2003.
  2. Web con Calculador de biorritmo
  3. Gittelson, B. 1982. Biorhythm: A Personal Science. New York: Warner Books.
  4. Gittelson, B. 1982. Biorhythm: A Personal Science. Página 15. New York: Warner Books.
  5. Wernli, H. 1961. Biorhythm. New York: Crown Publishers.
  6. Thommen, G. 1973. Is This Your Day? New York: Avon Books.
  7. Moore-Ede, M., F. Sulzman, and C. Fuller. 1982. The Clocks That Time Us: Physiology of the Circadian Timing System. Cambridge: Harvard University Press.
  8. Matsumoto, S., Y. Nogami, and S. Ohkuri. 1962. “Statistical Studies on Menstruation: A Criticism of the Definition of Normal Menstruation.” Gumma Journal of Medical Science 11:294-318.
  9. Sommer, B. 1973. “Effect of Menstruation on Cognitive and Perceptual-Motor Behavior: A Review.” Psychosomatic Medicine 35:515-34.
  10. Hines, T. M. 1998. “Comprehensive Review of Biorhythm Theory.” Psychological Reports 83:19-64.
  11. Dezelsky, T, and J. Toohey. 1978. “Biorhythms and the Prediction of Suicide Behavior.” Journal of School Health 48:399-403.
  12. Hunter, K., and R. Shane. 1979. “Time of Death and Biorhythmic Cycles.” Perceptual and Motor Skills 48:220.
  13. Feinleib, M., and R. Fabsitz. 1978. “Do Biorhythms Influence Day of Death?” New England Journal of Medicine 298:1153.
  14. Englund, C., and P. Naitoh. 1980. “An Attempted Validation Study of the Birthdate-based Biorhythm (BBB) Hypothesis.” Aviation, Space, and Environmental Medicine 51:583-90.
  15. Hersey, R. 1955. Zest for Work. New York: Harper & Row.
  16. Hersey, R. 1932. Workers’ Emotions in Shop and Home. Philadelphia: University of Pennsylvania Press.
  17. Hersey, R. 1931. “Emotional Cycles in Man.” Journal of Mental Health 77:151-69.
P Pseudociencias
Pseudociencias   Agricultura biodinámicaAgrohomeopatíaAlquimiaAstrologíaBaraminologíaBioenergíaBiorritmoBucailleísmoCienciologíaCriptozoologíaDetección de mentiras por polígrafoEfecto MaharishiEnergía pseudocientíficaEspiritismoEterometríaFeng ShuiFosfenismoFrenologíaGeopatíaGrafologíaHomeotoxicologíaKarmaKoreshanityMedicina antroposóficaMedicina ayurvédicaMeditación trascendentalMemoria del aguaMesmerismoMorfopsicologíaNumerologíaParapsicologíaPrecogniciónProgramación neurolingüísticaPseudoarqueologíaPsicoanálisisPsicoquinesisQuirologíaQuiromanciaRadiestesiaReencarnaciónSincronicidadTarotTelepatíaTeologíaTerapia del espacioUfología
Véase también   Agua polimerizadaArgumento cosmológico del KalāmAuraBaraja ZenerCámara KirlianComplejidad irreducibleCreacionismoCharlataneríaCreacionismo de la Tierra JovenDosha ♦ 'Experiencia cercana a la muerteInfluencia lunarInteligencia innataLenguaje corporal (mito)Ley de la atracciónRayos ERayos NSudario de TurínSelección sobrenaturalSentido azulTerapia del campo del pensamiento

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar