FANDOM


Artículos sobre
00-Debunk
Creencias falaces

Según una leyenda urbana, Charles Darwin se desdijo de sus planteamientos acerca de la Selección Natural y dejó el agnosticismo para convertirse a la religión en su lecho de muerte.

Refutación

Los postulados de Darwin, desde su publicación, han sido la sal en la herida de algunos sectores del cristianismo. Entre los debates propuestos para invalidar su teoría está el mencionar sus ideas religiosas. Darwin era agnóstico.

Como estudiante de filosofía natural, Darwin estuvo expuesto a la ideología judeocristiana de su época, en un país gobernado por el ala más radical del partido conservador. De hecho, inicialmente, se preparaba para trabajar como clérigo, una profesión en la que se encontraban muchos científicos de ese tiempo. En la Universidad de Cambridge, prácticamente todo el personal docente estaba integrado por sacerdotes adscritos a la Iglesia Anglicana de Inglaterra, y buena parte de los estudiantes tenían intenciones de engrosar las filas del clero. Incluso, para ingresar a la Universidad había que firmar los “39 artículos de la fe anglicana”, comprometiéndose a seguirlos y nunca cuestionarlos.

En aquél entonces las universidades que tenían mayores avances en ciencias se encontraban en Escocia, donde si bien no se deslindaban de la concepción cristiana, tenían una actitud más abierta hacia la explicación de los fenómenos naturales. Fue en en transcurso de sus estudios cuando Darwin se volvería crítico del uso de la biblia como texto científico o de historia general, influenciado por los cursos de su mentor John Stevens Henslow, biólogo, geólogo y clérigo con una postura definida como cristianismo liberal, para quien el estudio de los fenómenos naturales era también el estudio de la “Obra de Dios”. Fueron dos los libros que cambiaron su perspectiva: el primero, de John Herschel, Estudio preliminar sobre el estudio de la filosofía natural, y posteriormente, Narrativa personal, de Alexander von Humboldt.

En su autobiografía, Darwin declaró: ”Por aquel entonces fui dándome cuenta poco a poco de que el Antiguo Testamento, debido a su versión manifiestamente falsa de la historia del mundo, con su Torre de Babel, el Arcoiris como señal, etcétera, y al hecho de atribuir a Dios los sentimientos de un tirano vengativo, no era más de fiar que los libros sagrados de los hindúes o las creencias de cualquier bárbaro.”

El significado cristiano de la mortalidad siempre fue motivo de discusión con su esposa Ema, y para la década de 1840 Darwin dejó de ir a la iglesia. Desde entonces siempre aprovechó la oportunidad para manifestarse agnóstico, en afirmaciones públicas y en textos. Esto no lo separó de su parroquia local, donde incluso patrocinó diversas obras de caridad. En general, su idea era que la religión y la identificación de virtudes morales en los hombres eran parte inherente de la evolución de la sociedad[1].

Origen

Todo el mito de que Darwin se convirtió en cristiano y que renegó de su teoría de la evolución comenzó con una mujer de nombre Elizabeth Reid Cotton (1842-1922) que se convirtió en Lady Hope cuando se casó con Sir James Hope en 1877. Ella una evangelista británica devota.

En 1915, la mujer afirmó haber visitado al naturalista británico Charles Darwin poco antes de su muerte en 1882, durante cuya entrevista, según Hope, Darwin habló de las dudas sobre la publicación de su teoría de la selección natural. Que Hope haya visitado a Darwin es posiblemente cierto, aunque la familia de Darwin lo negó, pero su interpretación de lo que dijo Darwin en la entrevista putativa es mucho menos que probable.

En 1913, Hope se fue a los Estados Unidos como delegada a una convención de la Unión de Templanza Cristiana de Mujeres del Mundo celebrada en Brooklyn, y luego decidió permanecer en los Estados Unidos. El 4 de agosto de 1915, 33 años después de la muerte de Darwin y poco después de haber sido diagnosticada con cáncer de mama, Hope presidió un servicio devocional en una conferencia bíblica en Northfield, Massachusetts, donde aparentemente contó su historia del encuentro con Darwin.

La historia de Lady Hope apareció por primera vez en un periódico bautista estadounidense, el Watchman-Examiner, el 15 de agosto de 1915, precedida por un informe de cuatro páginas sobre la conferencia bíblica de verano celebrada en Northfield, que ese año se extendió del 30 de julio al 15 de agosto de 1915 .

La carta

«Fue una de esas gloriosas tardes de otoño que a veces tenemos en Inglaterra que fui llamada para entrar y sentarme con Charles Darwin. Siempre que lo oía, con su presencia elegante, yo imaginaba que de él se podría pintar un cuadro formidable para nuestra Academia Real, pero nunca pensé tanto en eso como en esta ocasión en particular.

«Él estaba sentado en la cama, recostado sobre almohadas, mirando fijamente hacia una escena distante en el bosque y en los campos sembrados de maíz que relucían a la luz de una maravillosa puesta de sol.

«Su semblante se iluminó de placer cuanto entré en el cuarto. Él señaló en dirección a la ventana, apuntando hacia la bella escena del crepúsculo. En su otra mano él sujetaba la Biblia abierta, la cual siempre estaba estudiando.

«¿Qué está usted leyendo ahora?», le pregunté. «Hebreos», respondió él, y agregó: «El libro Real, como lo llamo». Luego, colocando sus dedos en ciertos pasajes, comentó acerca de ellos.

«Hice algunas alusiones a las fuertes opiniones expresadas por muchas personas acerca de la historia de la creación, y sobre los juicios que hacían respecto de los dos primeros capítulos de Génesis. Él pareció turbado, sus dedos se retorcieron nerviosamente y un aire de agonía apareció en su rostro mientras decía: «Yo era un joven con ideas amorfas. Arrojaba preguntas, sugerencias, preguntando todo el tiempo sobre todo. Para mi asombro, las ideas se esparcieron como fuego. La gente hizo de ellas una religión».

«Hizo una pausa, y después de decir algunas otras palabras sobre la «santidad de Dios», y la «grandeza de este Libro», mirando con cariño la Biblia que sostenía todo el tiempo, dijo: «Tengo un kiosco en el huerto en el que caben unas 30 personas. Está por allá» – dijo señalando a través de la ventana abierta. «Me gustaría mucho que usted hablase allí. Sé que usted lee la Biblia en las aldeas. Me gustaría que mañana en la tarde los sirvientes del lugar y algunos vecinos se reunieran allí. ¿Les hablará?»

«¿Sobre qué debo hablar?», pregunté. «Cristo Jesús», respondió él en un tono claro y enfático, y agregó más suavemente: «… y su salvación. ¿No es ese el mejor tema? Y luego quiero que cante algunos himnos con ellos. Usted puede acompañarlos con su pequeño instrumento …»

«Nunca olvidaré el brillo de su rostro cuando dijo esto, pues agregó: «Si usted lleva a cabo la reunión a las tres en punto, esta ventana estará abierta, y usted sabrá que estaré cantando con ustedes».

«¡Cómo deseé haber podido hacer una foto del anciano y sus hermosos alrededores en ese día memorable!»

El 2 de noviembre de 1915, el reverendo A.T. Robertson, que había dado una conferencia en Northfield el mismo día que Lady Hope, recibió una carta sobre tal historia gracias a un conocido en Toronto que afirmaba haber conocido a la mujer en Londres y mencionó que tenía poca confianza en 'su juicio o su imaginación'.

Todos en la familia de Darwin negaron la validez de la historia. En 1917, el hijo de Darwin, Francis, escribió que el relato de Hope sobre mi padre y sus puntos de vista acerca de la religión es bastante falso. La acusé públicamente de mentirosa, pero no he visto ninguna respuesta. El punto de vista agnóstico de mi padre se da en Mi Vida y cartas de Charles Darwin, Vol. I., pp. 304-317. Usted está en libertad de publicar la declaración anterior. De hecho, me alegraré si lo hace. En 1922, la hija de Darwin, Henrietta Litchfield, dijo que no creía que Lady Hope hubiera visto a su padre y que él nunca se retractó de ninguno de sus puntos de vista científicos, ni antes ni después. Creemos que la historia de su conversión fue inventada en los EE. UU. Leonard, último hijo sobreviviente de Darwin, descartó la narración de Lady Hope considerándola una alucinación y algo puramente ficticio.

Lady Hope dio el relato más completo de su historia en una carta escrita entre 1919 y 1920) a S. James Bole, quien la publicó por primera vez en 1940. La historia se convirtió en una leyenda popular, y los reclamos de Hope fueron republicados en octubre de 1955 en la Reformation Review y en el Monthly Record of the Free Church of Scotland en febrero de 1957.

La historia de Lady Hope ha sido promovida por algunos grupos creacionistas modernos, incluida la keniata Boniface Adoyo, pero una de las organizaciones creacionistas más influyentes, Answers in Genesis, cree que todo es una leyenda.

Si bien es posible que Lady Hope visitara la casa de Darwin a fines de 1881, esto fue casi siete meses antes de su muerte. Ciertamente Darwin no estuvo postrado en cama durante seis meses antes de morir. Además, no había nada que indicara que siempre estuviese estudiando la Biblia.

En la propiedad de Down House, había una pequeña casa de verano, pero era demasiado pequeña como para acomodar a 30 personas. No hay nada en sus escritos que indique que Darwin alguna vez le pidiera a alguien que hablara de 'Cristo Jesús'.

Además, es mas revelador lo que la historia de Lady Hope no dice. Por ejemplo, no dice que Darwin haya renunciado a la evolución. Simplemente dice que Darwin especuló sobre el resultado de sus ideas. Él nunca se retractó de la Teoría de la evolución. Tampoco la historia de Lady Hope dice que Darwin realmente se convirtió en cristiano. La historia, incluso si fuera cierta, simplemente afirma que Darwin estaba leyendo la Biblia e hizo una declaración acerca de Cristo, pero en ninguna parte hay una frase sobre alguna relación de salvación con Jesucristo.

Véase también

Referencias y ligas externas

  1. Muy Interesante (revista); Entre mono y dioses; Año XXIX, Núm 9, 26 Ago 2012. ISSN 1665-3629


P Creencias erróneas
Falacias sobre la Historia   Cristobal Colón y la Tierra planaDarwin se convirtió en cristiano en su lecho de muerteEinstein y las matemáticas"En Dios confiamos" siempre se ha impreso en la monedaEl Éxodo israelitaEl modelo de Ptolomeo es erróneoEl Papa pidió perdón por las CruzadasGraham Bell inventó el teléfonoCitas jamás dichas¿Fue George Washington el primer presidente de EEUU?Los Dogones y sus conocimientos astronómicosLos protocolos de los sabios de SiónSir Isaac Newton y la manzanaWalt Disney está congelado esperando revivir en el futuro