FANDOM


Artículos sobre
00-Debunk
Creencias falaces

Mito

Los científicos no deben estudiar ni refutar los fenómenos paranormales, psíquicos ni las pseudociencias porque eso no es de su incumbencia. Deben investigar para obtener más conocimientos, no voltear atrás para refutar tonterías.

Refutación

¿Por qué estudiar las afirmaciones pseudocientíficas?

El examen serio de los científicos y estudiosos, que son escépticos, acerca de afirmaciones pseudocientíficas y paranormales sobre la existencia de tales fenómenos no es un hecho reciente. A finales del siglo XIX y XX, los reclamos de los espiritistas fueron examinados cuidadosamente por varios científicos. Surgió un nuevo interés en evaluar afirmaciones pseudocientíficas durante la década de 1970 cuando científicos y educadores comenzaron a preocuparse por la aceptación acrítica de casi cualquier tipo de declaración pseudocientífica del público. Esto dio lugar a la formación, en 1976, del Comité para la Investigación Científica de las Afirmaciones de lo Paranormal (CSICOP, por sus siglas en inglés). Los miembros del CSICOP, incluyendo científicos, escritores, educadores, periodistas y filósofos, fundaron la organización debido a su preocupación por la "aceptación acrítica de amplios sectores de la opinión pública sobre muchas declaraciones de fenómenos 'paranormales' como verdaderos, incluso sin pruebas". Los objetivos del CSICOP incluyen la investigación crítica, imparcial y objetiva de afirmaciones pseudocientíficas; la publicación de los resultados de estos estudios; y el compromiso de no "rechazar a priori, antecedentes para la investigación, de cualquiera o todos los reclamos paranormales, sino más bien examinarlos abiertamente, por completo, de manera objetiva y con cuidado.

Esto es muy diferente del enfoque habitual de científicos y académicos, cuya típica respuesta a las afirmaciones pseudocientíficas es simplemente considerarlos como tonterías. Esta última es una actitud muy lamentable. Es importante examinar estas afirmaciones objetivamente y se presentan al menos cuatro razones.

1) En primer lugar, la declaración puede, de hecho, ser verdad. No examinar tales afirmaciones sería entonces retrasar la adquisición de un nuevo, tal vez importante, conocimiento.

Se debe admitir que existen varios ejemplos en la historia de la ciencia de fenómenos que antes se consideraban pseudocientíficos o paranormales en la naturaleza pero se mostraron finalmente ser fenómenos reales y verificables de gran interés e importancia teórica y práctica. Tal vez el mejor ejemplo es el hipnotismo. El hipnotismo fue llamado primero "mesmerismo" por el médico vienés Franz Anton Mesmer quien lo popularizó en la década de 1700. El mesmerismo, con su charla del magnetismo animal, era claramente una farsa, pero sí dio lugar al desarrollo de la hipnosis, que ganó una cierta respetabilidad a finales del siglo XIX a través de su uso en la psicoterapia. En el siglo XX, sobre todo en las últimas décadas, el estudio científico de la hipnosis se ha expandido enormemente. En la actualidad hay varias revistas y muchos libros dedicados al tema. Como suele ser el caso, cuando un fenómeno pseudocientífico se estudia cuidadosamente y muestra que representa un fenómeno real, se encuentra que algunas afirmaciones iniciales acerca de este fenómeno han sido exageradas. Este es ciertamente el caso de la hipnosis. El punto aquí, sin embargo, es que si existe un verdadero fenómeno hipnótico que es bien merecedor de estudio.

2) En segundo lugar, si la afirmación es falsa, la comunidad científica, que está fuertemente apoyada por el público a través de sus impuestos, tiene la responsabilidad de informar al público. Hacer caso omiso de una reclamación y no poniéndola a prueba hace que los promotores de tales afirmaciones sean tomados en cuenta y priva al público de la información necesaria para tomar decisiones sensatas y críticas. Véase Movimiento antivaxx.

Un vistazo a la sección de libros de ocultismo de cualquier librería o biblioteca es todo lo que se necesita para convencerlo a uno del enorme mercado para las pseudociencias y lo paranormal en cualquier país. Una encuesta de 1997 encontró que el 45 por ciento de los estadounidenses cree en la curación por la fe, el 30 por ciento en los ovnis, el 37 por ciento en la astrología, y 25 por ciento en la reencarnación, por dar solo algunos resultados. Cada tipo de declaración pseudocientífica encuentra compradores ansiosos. A los psíquicos, lectores de manos, lectores del tarot, médiums, y similares, rara vez les faltan víctimas dispuestas a pagar buen dinero por una lectura.

Los que afirman que la Tierra fue visitada en tiempos lejanos por antiguos astronautas, o que hay una misteriosa zona de la costa este de Florida, donde barcos y aviones han desaparecido, o que hay sujetos que pueden doblar llaves con el poder de la mente, pueden hacer millones de dólares con la venta de libros, películas, y circuitos de conferencias. En resumen, el público gasta mucho tiempo y dinero apoyando a los defensores de las pseudociencias y lo paranormal. No hay ni un poco de evidencia que apoye estas afirmaciones pseudocientíficas, pero sí existe mucha evidencia de que las contradice rotundamente. Siendo este el caso, las pseudociencias constituyen nada menos que un fraude al consumidor. Y se trata de un fraude masivo que cuesta miles de millones de dólares cada año.

Ante esta situación, los científicos tienen la gran responsabilidad de investigar afirmaciones pseudocientíficas y de manifestarse con vigor cuando esos reclamos se demuestra que son falsos. Por desgracia, la comunicación de datos reales sobre la verdad de esas afirmaciones pseudocientíficas menudo se ve obstaculizada por los medios de comunicación. Programas y periódicos de radio y televisión están, a menudo, más interesados ​​en presentar afirmaciones sensacionalistas que en evaluar cuidadosamente la verdad de tales afirmaciones. Los medios de comunicación, tanto impresos como electrónicos, muchas veces han actuado con irresponsabilidad extrema en la cobertura de pseudociencias y lo paranormal, pero no para refutarla, sino para apoyarla. En el caso de la cobertura acrítica de curanderos, mentalistas y cirujanos psíquicos, esta falta de responsabilidad por parte de los medios de comunicación ha dado lugar a lesiones y muerte.

Esto se vuelve más patente en el caso de la charlatanería en áreas de la salud y la nutrición moderna, que ahora se conoce como "medicina alternativa", que en la década de 1980 ya era un problema de 10 mil millones de dólares al año en los Estados Unidos solamente. La cifra debe ser mucho mayor ahora. Los desesperados, los ancianos y los pobres, víctimas de curanderos y charlatanes, son quienes tienen menos probabilidades de defenderse.

Sólo a través de una cuidadosa evaluación de las afirmaciones pseudocientíficas, y procurando que los resultados de esas evaluaciones sean reportados por los medios de comunicación puede el público estar plenamente informado. Los proponentes de las pseudociencias y lo paranormal nunca proporcionarán al público información precisa. Los científicos, entonces, tienen la responsabilidad de informar al público.

3)En tercera, varios problemas psicológicos importantes están relacionados con el estudio de las pseudociencias y lo paranormal. ¿Por qué, por ejemplo, la gente cree tan firmemente en pseudoteorías que no sólo no tienen evidencia para apoyarlas, sino que también se han demostrado una y otra vez que están completamente equivocadas?

Cuestiones éticas aparte, existen varios problemas psicológicos importantes que surgen del estudio de la pseudociencia y lo paranormal y la creencia de la gente en ellas. La cuestión importante es por qué las personas llegan a creer en esas afirmaciones en primer lugar. ¿Qué es lo que les convence, por ejemplo, que la astrología es un método válido para guiar sus vidas? O que los biorritmos realmente predicen cuándo son más propensos a salir bien o mal en un examen. En segundo lugar, ¿por qué estas creencias persisten con tanta fuerza frente a evidencias claramente contradictorias?

La investigación sobre la percepción, y sobre todo, la memoria, ha demostrado la importancia de las ilusiones cognitivas que son, de hecho, análogas a las ilusiones visuales. Estas ilusiones cognitivas proporcionan la base tanto para la creencia inicial como para la creencia continua en pseudociencias y afirmaciones paranormales, aunque existen otros factores también importantes. La aceptación generalizada de las creencias paranormales y pseudocientíficas plantea cuestiones sociológicas importantes.

4) En cuarto lugar, y por último, la aceptación irreflexiva de afirmaciones pseudocientíficas plantea peligros reales. Los creyentes pueden actuar según sus creencias y causar daño físico, incluso la muerte, a sí mismos y a otros. Además, mientras nuestra sociedad se vuelve más dependiente de la ciencia y la tecnología, todos estamos amenazados por un aumento en la aceptación acrítica de las supersticiones, no científicas, claramente incorrectas y otras creencias relacionadas.

A los escépticos a menudo se les pregunta, "¿A quién le importa si en realidad la astrología no sirve de nada? ¿A quién le duele si alguien cree en ella?" Estas preguntas siempre son formuladas, con frecuencia, por los defensores de las afirmaciones pseudocientíficas cuando han sido acorralados por la evidencia en contra. La respuesta se puede hacer en tres niveles.

  1. A nivel filosófico, la mayoría de la gente estaría de acuerdo en que es perjudicial sostener creencias no válidas y que, en general, uno debe basar su vida en una visión correcta de cómo funciona el mundo. Hacer lo contrario es vivir engañado.
  2. En un nivel más práctico y personal, se pueden considerar las afirmaciones pseudocientíficas y paranormales en el contexto de engaño y fraude al consumidor. Las personas están siendo inducidas, a través de declaraciones falsas, a gastar su dinero -a menudo grandes sumas-, en la aceptación de afirmaciones paranormales que no cumplen lo que prometen. Es de suponer que nadie se preguntará: "¿Qué hay de malo si la etiqueta en la caja de cereal dice que contiene 500 gramos, pero en realidad sólo contiene 400?" La situación es la misma para las afirmaciones paranormales, excepto que, en este caso, la caja está vacía. El daño personal realizado por la aceptación acrítica de las afirmaciones paranormales puede verse más claramente en la curación por fe, la cirugía psíquica y la medicina alternativa. La gente va a estos curanderos fraudulentos y la mayor parte de las veces están convencidos incorrectamente de que han sido curados. Por lo tanto, pueden no buscar ayuda médica legítima. Para el momento que se dan cuenta de que no se han curado, pueden, incluso, estar más allá de la ayuda médica. Se han documentado estos tristes casos. De todos los proponentes de pseudociencias, los curanderos y los cirujanos psíquicos son los más peligrosos porque matan a la gente.
  3. Por último, desde el punto de vista de la sociedad en general, la aceptación acrítica de sistemas de creencias paranormales puede ser extremadamente perjudicial. El ejemplo clásico es la locura de la brujería que se extendió por Europa entre aproximadamente la mitad del siglo XIV y principios del siglo XVIII. Durante ese período, más de doscientas mil personas fueron quemadas, torturadas, o ahorcadas como brujas. La creencia en la realidad de las brujas es un ejemplo clásico de una creencia paranormal. Comparte muchas características con los sistemas de creencias paranormales de hoy en día.[1]

Referencias y ligas externas

  1. Hines, Terence. Pseudoscience and the Paranormal. 2nd ed. Amherst, NY: Prometheus, 2003.
P
Código de barras y el 666Cremas cosméticas antienvejecimientoLos científicos no deben examinar las pseudocienciasEl alma pesa 21 gramosEl campo magnético de la Tierra es inmutableEl cuerpo humano explota en el vacío del espacioEl efecto Coriolis influye en cómo gira el agua en ambos hemisferios terrestresEl festejo de Halloween es satánicoEl hombre piensa en sexo cada siete segundosEl lado oscuro de la LunaEl misterioso "Bloop" es emitido por un monstruo marinoEl Principio de Incertidumbre dicta que es imposible medir el valor de la posición y la velocidad de una partículaEl ser humano perfecto es de Puerto RicoEl Universo y la Tierra están perfectamente afinados para la vidaLa alineación de planetas causa terremotosLa canción Love Roller Coaster incluye el grito de una mujer siendo asesinadaLa eyaculación femenina es como la del hombreLa frecuencia 440 Hz fue admitida por los nazis para lavar el cerebroLa Gran Muralla China es el único objeto hecho por el hombre vista desde la LunaLa música de instrumentos afinados a 432 Hz tiene efectos saludables en el cuerpo humanoLa paradoja de los gemelos es falsa por ser una paradojaLas células nerviosas no se regeneranLas cucarachas serán las únicas supervivientes tras un cataclismo nuclearLas personas prefieren una marca de refresco de cola por su saborLas reacciones químicas en el ser vivo obedecen a diferentes leyes que las que se dan en el exterior a partir de compuestos inertesLengua y zonas de saborLos 42 Km de la carrera de Maratón es la distancia correctaLos cuadros de colores en los tubos de dentífricos describen la formulación de la pasta en su interiorLos días se están volviendo más cortosLos elefantes tienen una memoria prodigiosaLos ojos son como las cámaras de cualquier tipoSolo usamos el 10% del cerebroTimmy se cayó al pozoUna teoría probada como verdadera se convierte en leyUñas y pelo siguen creciendo después de la muerte

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.