FANDOM


Mitología
01-Religion Logo
Religiosa

Un demonio es, según la mitología cristiana, un espíritu o ser sobrenatural que encarna y representa el mal. Según la tradición, los demonios eran ángeles que fueron desterrados de la presencia de Dios por su rebeldía, de ahí que también se denominen ángeles caídos; según el catecismo, tres son los enemigos del alma: el mundo, el demonio y la carne". Los demonios son tipo de espíritu que interfieren en los asuntos de la gente.

Entre católicos y otras sectas religiosas, los demonios habitan también el Infierno y atormentan a quienes murieron en pecado.

Etimología

El término demonio viene del latín daemonium que significa "deidad menor" o "espíritu maligno", del griego daimónion "espíritu", de daímon 'poder de un dios, destino'. El término griego daimon tiene el sentido implícito de "quien distribuye" por el indoeuropeo dai-mon, de dai- "dividir". Los daimones eran buenos y malos e incluían héroes deificados.

En la mayoría de las culturas, los demonios son más molestos que útiles; algunos son malignos. En el cristianismo, todos los demonios son malos y sirven a Satanás (el Diablo) para el propósito de subvertir las almas. Satanás (o Lucifer) no es sinónimo de demonio. Los demonios pueden causar apariciones desagradables, a menudo con infestación, opresión y posesión satánica. Al estudio de los demonios se le llama demonología. Como los ángeles, los demonios son innumerables.

Antecedentes

Demonios-01

Universalmente, a los demonios se les considera la causa de todos los problemas de la humanidad: la enfermedad, la desgracia, la mala salud, la mala suerte, las relaciones en ruinas, el pecado y la pérdida del alma. Desde la antigüedad, se ha afirmado que han tenido relaciones sexuales con los humanos. Pueden ser enviados a atormentar a unos y a poseer a otros. Pueden ser convocados y controlados por la magia. Por ejemplo, en el antiguo Egipto, un mago que exorcizó a una persona para sacar a un demonio de su cuerpo pudo comandar al mismo demonio para llevar a cabo tareas útiles. Hay numerosas maneras de protegerse contra los demonios y para eliminarlos de lugares, personas y animales.

Las creencias en los problemas causados ​​por demonios son antiguas y aún prevalecen en muchos lugares de todo el mundo. Desde mediados del siglo 20, la creencia en demonios y sus interferencias ha aumentado en Occidente.

La tradición de los antiguos babilonios, asirios y otras culturas del Medio Oriente estaba llena de demonios. El mayor problema era la "enfermedad demoníaca", y los demonios tenían que ser expulsados de una persona para su curación. En la tradición mesopotámica, los demonios tomaron la forma de híbridos humano-animales que podían caminar erguidos sobre dos piernas y eran controlados por los dioses. Los seres humanos podrían repeler a los demonios por "arte de magia", como el uso de encantamientos y amuletos.

Demonios en el judaísmo

La demonología judaica evolucionó con influencias de la tradición de los babilonios, persas y egipcios. En la tradición talmúdica, los demonios son los siempre presentes enemigos que representan peligros constantes contra la humanidad. Según los mitos, fueron creados por Dios en la primera víspera del sábado, durante el crepúsculo. El atardecer cayó antes que Dios los terminara, y por lo tanto, no tienen cuerpo. De acuerdo con otra historia, los demonios fueron generados por Lilith, la desdeñada primera esposa de Adán. El rey Salomón usó la magia para invocar y controlar a los demonios, o Jinn, para que trabajaran para él en la construcción de su templo de Jerusalén.

Los demonios pueden tener alas y existir entre los humanos y los ángeles, más o menos entre la Tierra y la Luna.

Se supone que los demonios son menos poderosos que los ángeles. Frecuentan lugares deshabitados e impuros, y una vez que se unen a una persona o familia, la mala suerte le sigue. El "mundo" judío está lleno de demonios y ángeles innumerables.

Los ángeles (o demonios) de la destrucción (Malache habbala) se mezclan con lo demoníaco[1]. Al igual que los ángeles, los demonios se consideran que tienen jurisdicción sobre todo en la creación. En la Edad Media, los escritos rabínicos habían elaborado temas sobre los demonios, expandiendo sus clases y funciones.

Una categoría de demonio, el Lutin (diablillo), sí posee el cuerpo y el alma. Los lutin fueron creados por las uniones sexuales entre Adán y demonios femeninos después de que se separó de Eva.

Otra categoría de demonios se crea cuando los espíritus de los muertos malvados se convierten en demonios. Ellos son capaces de infligir heridas que sólo Dios puede sanar.

En el desarrollo de la kabbalah, las jerarquías de los demonios estaban asociados con los 10 sefirot, o centros, del árbol de la vida. Según esto, los poderes del mal emanan de la columna izquierda del árbol de la vida, especialmente de Geburah, la sefira de la ira de Dios. En el siglo 13, se desarrolló la idea de 10 sefirot malignos para contrarrestar los 10 sefirots sagrados del árbol.

Otros sistemas hebreos de demonios distinguen los que nacen de los terrores nocturnos y los que llenan el cielo entre la Tierra y la Luna. Hay demonios que tienen sellos que pueden ser utilizados para convocarlos. Este conocimiento demoníaco se convirtió en el núcleo de unos manuales mágicos llamados grimorios.

El Antiguo Testamento menciona a malos espíritus, pero no cuentan con una figura demoníaca primaria como el Satanás que surgió en el cristianismo. "Satanás" es más un fiscal interesado en poner a prueba a los seres humanos y es miembro de la corte celestial. Dios envía a los malos espíritus para castigar a las personas.

Demonios en las obras apócrifas y seudoepigráficas

Los apócrifos (en el sentido de no auténtico) y seudoepígrafos son textos no canónicos escritos por autores desconocidos o con pseudónimos. Algunos de los textos hablan más de los ángeles y los demonios que las obras canónicas de la Biblia. Entre los apócrifos escritos entre aproximadamente 200 AEC y 200 E.C. está el libro de Tobías, en el que el joven Tobias aprende a exorcizar los demonios del arcángel Rafael, disfrazados de hombre.

Demonios en el Cristianismo

En el cristianismo, los demonios tienen su origen en los ángeles caídos que siguieron a Lucifer, o "estrella de la mañana", cuando fue expulsado del cielo por Dios[2]. En el Nuevo Testamento, Jesús sanaba expulsando demonios, de acuerdo con las tradiciones imperantes. Hacia el final del período del Nuevo Testamento, los demonios eran sinónimo de ángeles caídos, todos bajo la dirección de Satanás. A medida que el cristianismo se difundió, los dioses y diosas paganas y los espíritus de la naturaleza se incorporaron a fuerza en las filas de los demonios.

Los ascetas y los hombres que se convirtieron en los primeros santos de la cristiandad eran constantemente "acosados" ​​por el mal, incluyendo ataques demoníacos. En los primeros siglos, los teólogos cristianos lidiaron con preguntas sobre el mal. Justino, el Mártir, vio demonios como los hijos ilícitos de ángeles caídos y mujeres humanas. Ireneo estaba convencido de la realidad de los demonios y el diablo y defendió el exorcismo como una forma de luchar contra ellos.

Tertuliano escribió en más detalle acerca de los demonios, definiéndolos como ángeles caídos que codiciaban a las mujeres. Los demonios son bastante peligrosos, dijo, poseen suprema inteligencia y conocimiento, así como la capacidad de teletransportarse.

Características de los demonios

Desde la antigüedad se ha retratado a demonios como seres que pueden asumir cualquier forma, animal o humana o híbrida, como los demonios de Mesopotamia. Los platónicos y los primeros padres teólogos de la Iglesia cristiana dicen que los demonios se condensan del aire o el humo. En la tradición árabe, los jinn están hechos de fuego sin humo. Algunos teólogos han dicho que los demonios no tienen forma corpórea y sólo dan la ilusión de que están en forma humana o animal. Crean voces que imitan a las personas.

En la tradición judaica, los demonios son siempre invisibles, pero pueden verse entre ellos. No tienen sombra. Comen, beben, y finalmente mueren, aunque no exactamente como lo hacen los humanos. Su comer y beber consiste en lamer fuego, agua, aire, y limo. Cuando mueren, se secan y se marchitan a su estado primordial. Sin embargo, cuando tienen relaciones sexuales, pueden asumir cuerpos. Pero no lo hacen frente a cualquier ser humano u otro demonio.

En la tradición cristiana, los demonios asumen formas negras, como perros y otros animales y hombres vestidos de negro. Debido a que son malos, son imperfectos, por lo que siempre tienen un defecto en su aspecto, como por ejemplo una extremidad mal formada o pezuñas. También pueden asumir formas bellas y seductoras, sobre todo si son depredadores sexuales.

Los demonios viven entre cadáveres. Si crean sus cuerpos sin aire u ocupan un cuerpo vivo, exudan un hedor horrible. Tienen miedo a los cortes, heridas y golpes y pueden ser repelidos con amenazas de ataque corporal. Se organizan en jerarquías y funcionan igual que en una organización militar, de acuerdo con los grimorios y en escritos de la Inquisición.

Actividades de los demonios

A lo largo de la historia, la principal actividad de los demonios ha sido causar enfermedades y padecimientos. Son los espíritus de la impureza y la falta de higiene adecuada, lo que les permite entrar una persona a través de alimentos contaminados, manos sucias y entornos no higiénicos. Creencias generalizadas sostienen que los seres humanos están en peligro constante de un ataque demoníaco en alguna forma, y ​​se requiere el uso de medidas de protección. El mayor peligro se produce por la noche cuando los humanos dormidos están en su punto más vulnerable, especialmente en relación con los demonios que causan pesadillas y hacen ataques sexuales. El nacimiento y la muerte son momentos peligrosos. Durante la Inquisición, se creía que los demonios ayudaban a las brujas, dando instrucciones sobre cómo lanzar hechizos malignos y la forma de envenenar a las personas, los cultivos y los animales con hierbas y otras sustancias. Actúan tomando la forma de animales como aves e insectos, para llevar a cabo la maldad de las brujas. Participan en aquelarres y pactos. Los Inquisidores creían que los demonios influían más fácilmente en mujeres que con los hombres, porque las mujeres, dijeron, eran más débiles en voluntad e intelecto que los hombres (algo que se relaciona también con las creencias en el Islam.

Los demonios envían el mal tiempo y las plagas tales como ejércitos de ratones y enjambres de langostas para destruir los cultivos.

En apariciones y posesiones, los demonios crean fenómenos poltergeist desagradables y caos. Atacan a los vivos en una progresión de intensidad creciente. Psíquicos y médiums los perciben como formas grotescas. Una vez que tengan una persona bajo su control, los demonios volverán a su naturaleza original. Algunas entidades demoníacas de bajo nivel están asociados con el uso de la ouija.

En las posesiones, los demonios, hablarán a través de las personas poseídas, alterando la voz de la persona. Los demonios tienen una afición por las malas palabras y el abuso verbal. Causan fenómenos físicos tales como la levitación, la torsión antinatural de las extremidades, fuerza anormal, espuma en la boca, y así sucesivamente. En los ritos de exorcismo, es importante conocer el nombre del demonio.

Los demonios son exorcizados, o expulsados, por una variedad de métodos, desde ordenar al demonio a salir, rituales mágicos y rituales religiosos.

Relaciones sexuales con los demonios

El cristianismo rechazó la idea de las relaciones sexuales con los demonios hasta el siglo 12; no fue sino hasta el siglo 14 que se aceptó. El sexo con demonios se convirtió en un foco de la Inquisición; brujas, y aquellos bajo control demoníaco, se dice que copulaban violentamente con los demonios, e incluso con el mismo Satanás. Los íncubos abusaban de las mujeres ​​y los súcubos abusaban de los hombres. Según los mitos, ambos tipos de demonio se hacían pasar por seres humanos con el fin de seducir a su presa. El acto sexual, sin embargo, llegaba a ser doloroso y vil. Se supone que las mujeres embarazadas por demonios daban a luz a seres monstruosos. Incluso se llegó a decir que los demonios se unían en matrimonio con los seres humanos.

Este cuento es característico de las historias inventadas en juicios de brujas y utilizados por los inquisidores para condenar y ejecutar a herejes y brujas acusadas.

En casos modernos, los demonios son oportunistas, agreden a los seres humanos debilitados por los vicios, pecado, maldiciones, o simplemente están en el lugar equivocado, en el momento equivocado, como un lugar donde han tenido lugar actos de maldad.

Los demonios en la magia

Los demonios se invocan con la magia. Debido a que los demonios son ingobernables, los magos deben obligarlos a obedecer sus órdenes. Los grimorios dan a los demonios nombres, funciones, sellos, conjuros y rituales de invocación y control. Son especialmente útiles en la adivinación, la búsqueda de un tesoro perdido, y en hechizos. Cuando se conjuran, los demonios a toman forma dentro de un triángulo mágico, una frontera segura desde la que no pueden amenazar al mago, quien a su vez está protegido por un círculo mágico.[3]

P
Mitos cristianos
AbrahamAlma (entidad)ÁngelesEl AnticristoArmagedónBehemotCristianismo anónimoDemonioDiluvio universalArca de NoéEl arcoíris y la BibliaEl día perdidoEl fruto prohibidoEl InfiernoEspíritu SantoIsmaelJehováKólobLa Doctrina de la Maldición de CaínLa Matanza de los InocentesLamanitasLas profecías de FátimaLeviatánMesíasMoroniNefilimNefitasSantísima TrinidadSatanásSudario de TurínUrim y Tumim
Mitos Islámicos
72 vírgenesAláIblísJahannamJannahJinnLas alas de la mosca común portan enfermedad y curaPiedra Negra de la Kaaba
Mitos del Judaísmo
Kabbalah
Mitos de Asia
GarudáKrishnaPangu
De otras religiones raras
NsambiTeegeeackThetansXenu
Véase también
DiosMilagrosMormonesIslamPlegaria (mito)Santo prepucioVirgen de GuadalupeVirgen MaríaLa Virgen Negra

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Joshua Trachtenberg. Jewish Magic and Superstition: A Study in Folk Religion. University of Pennsylvania Press. 2012. ISBN 9780812208337
  2. Isaías 14:12. Reina Valera Contemporánea (RVC)
  3. Rosemary Ellen Guiley. The Encyclopedia of Demons and Demonology. Visionary Living, Inc. 2009. ISBN 978-0-8160-7314-6.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.