FANDOM


Científicos deshonestos00-Fraudulentos

Emil Abderhalden
Emil Abderhalden
Nombre Real Emil Abderhalden
Nacionalidad Suiza
Suiza
Especialidad Fisiólogo y bioquímico.
Fraudes Falseo e invención de datos.
Repercusiones Fraude en área biomédica
Consecuencias Baja deshonrosa.

Emil Abderhalden (1877-1950) fue un profesor de fisiología en la Universidad de Halle-Wittenberg, sus estudios se centraron en los aminoácidos y las proteínas. Es conocido por haber inventado en 1912 una prueba (la reacción Abderhalden) para determinar el embarazo por la presencia de una proteína "extraña" en la sangre. La prueba, sin embargo, demostró ser poco fiable y fue sustituida en 1928 por la prueba Zondek-Ascheim.

Antecedentes

La fama de Abderhalden como bioquímico se logró a través de dos tipos de experimentos. Primero, con Emil Fischer, comenzó a sintetizar y aislar péptidos, y en su carrera sintetizó y aisló más que nadie en Alemania. Lamentablemente, se hizo poco uso de ellos.

En 1909 publicó su primer trabajo sobre el segundo tema, de las Schutzfermente (enzimas de defensa) o, como él las llamó más tarde, Abwehrfermente (del alemán abwehr, 'defensivo' + 'fermente', enzima). En 1912, publicó un libro sobre ese trabajo, el más innovador de su carrera: el descubrimiento de tales supuestas enzimas 'de defensa': Defensas del organismo animal contra sustancias del cuerpo, plasma sanguíneo y células, su detección y su importancia diagnóstica para el examen de la función de los órganos individuales.[1]

Abderhalden afirmó que tanto la sangre humana como la animal producían ciertos marcadores llamados por él abwehrfermente cuando otras proteínas extrañas estaban presentes.[2] Según Abderhalden, los animales y los humanos producen proteasas específicas, las abwehrfermente, cuando se les ponen frente a proteínas extrañas. Por ejemplo, el suero producido por mujeres embarazadas contiene proteasas específicas para proteínas de la placenta. La prueba para esta afirmación es sencilla. La placenta se hierve, y las proteínas placentarias insolubles desnaturalizadas se tratan con suero de una mujer embarazada. Los péptidos que surgen a través de la acción de las abwehrfermente en el suero se dializan y luego se identifican mediante reacciones de Biuret o ninhidrina. Los sueros de hombres y mujeres no embarazadas supuestamente no muestran esta reacción.

Esta prueba intrigó a ginecólogos y bioquímicos en todo el mundo. Entre 1912 y 1913, aparecieron más de 25 artículos de diversos laboratorios ginecológicos que abordaron la prueba de embarazo de Abderhalden, la mayoría de ellos con resultados positivos.[3] En 1914, un periódico médico les pidió a los directores de hospitales universitarios alemanes que describieran su experiencia con esta prueba. De los 15 que respondieron, todos tuvieron resultados más o menos positivos, y ninguno tuvo resultados negativos.

En la cuarta edición de su libro (1914), Abderhalden cita 451 artículos, muchos de ellos en revistas no alemanas, que describían varios usos de su prueba. Al igual que en los embarazos, se utilizó con éxito en otros tres contextos: el diagnóstico de sarcomas y otros carcinomas; el diagnóstico de enfermedades infecciosas como la sífilis; y el diagnóstico de enfermedades psiquiátricas como la esquizofrenia. La terapia contra el cáncer usando las abwehrfermente parecía a la vuelta de la esquina.

Solo había un problema con todo el asunto, y es que tales abwehrfermente no existen.

El fraude

Era el caso de la ropa nueva del emperador: cuando todo el mundo ve y admira su ropa elegante, solo un niño puede destruir la construcción social al señalar que el emperador en realidad está desnudo.

Este 'niño' fue el bioquímico judeo-germano Leonor Michaelis (1875-1949). En 1913 acababa de publicar con Maud Menten el importante trabajo sobre la cinética enzimática. Trabajando en el laboratorio bioquímico de un hospital, su director le pidió que estableciera la validez de la prueba de embarazo de Abderhalden. Michaelis y su colaborador no pudieron repetir los experimentos de Abderhalden, a pesar de pasar una semana en el laboratorio de Abderhalden en Halle.[4] No hubo diferencias entre los sueros de mujeres embarazadas o no embarazadas o entre mujeres y hombres: la prueba de embarazo no funcionó. En 1914, ambos publicaron sus resultados negativos,[5] lo que marcó el deterioro de su carrera académica en Alemania.

Pero Michaelis no fue el único bioquímico que no pudo repetir los resultados. Donald van Slyke del Instituto Rockefeller y Florence Hulton de la Universidad de Pensilvania también fallaron.[6]

En respuesta, Abderhalden culpo de los resultados erróneos a la imperfección de algunos dispositivos técnicos (los tubos de diálisis), pero Michaelis y su colega observaron con ironía 'esa influencia psicológica del investigador que considera la inutilidad de los tubos como una cómoda explicación de el resultado incorrecto'. Después de probar los tubos con un método más apropiado: 'Los tubos son absolutamente impermeables para las proteínas, y si puede haber ocasiones en que sean malos y permeables, el método de prueba de Abderhalden no es apropiado para revelar esto de la manera correcta'.[7]

La respuesta de Michaelis parece atemporal: En Alemania uno puede tener éxito solo cuando uno presenta prácticas de ciencia aplicada, por muy mala que sea. Cualquiera que desee trabajar en la ciencia pura es considero una manivela, y al final deja de funcionar'. Acerca de Abderhalden escribió: Para mí, su tipo de trabajo es asqueroso. Mi puesto en Alemania ha sufrido debido a mi opinión en contra de su prueba de embarazo. Puede haber muchos que lo hayan deducido, pero nadie se atreve a decir nada en contra de él. Michaelis abandonó Alemania en 1922 para convertirse en profesor huésped en una universidad japonesa, y más tarde se convirtió en conferenciante en la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, Maryland, y luego en un miembro del Instituto Rockefeller en Nueva York.

Sin embargo, debido a que Michaelis carecía de autoridad institucional, Abderhalden pudo continuar con la investigación de sus imaginarias abwehrfermente sin perturbaciones durante décadas (especialmente floreció durante la era Nazi). Es ahí cuando Josef Mengele (1911–1979) se enteró de las supuestas enzimas de defensa, se sintió fascinado por la idea de que diferentes razas tuvieran reacciones diferentes a las proteínas extrañas introducidas en la sangre. Eso formó la base de algunos de sus experimentos en Auschwitz. Las abwehrfermente fueron aclamadas como una forma segura de mostrar las diferencias biológicas entre las razas. Mengele comenzó a infectar a sus sujetos con diversas enfermedades y buscando la firma químico-biológica de las abwehrfermente.

Tras la muerte de Abderhalden en 1950, su hijo Rudolf declaró que eran las herramientas de diagnóstico perfectas para determinar el tipo de célula óptimo para la Frischzellen-Therapie (terapia de células frescas) inventada por Paul Niehans, por lo que durante algunos años se usó nuevamente la reacción de Abderhalden. Pero dos médicos demostraron que no importaba si el paciente estaba sano o enfermo; los sueros reaccionaron de la misma manera.

Solo a partir de la década de 1960 las enzimas de defensa desaparecieron de los libros de texto alemanes.

En retrospectiva, para muchos, los motivos de Abderhalden detrás del engaño masivo parecen claros: fue un firme partidario de la eugenesia.

P
Hombres
Andrew WakefieldArthur KrigsmanArturo Solís HerreraAlejandro Segebre SalcedoCyril BurtDaryl BemDiederik StapelDipak K. DasDong Pyou HanEmil AbderhaldenFelipe Ruiz EspinozaHyung-In MoonIgor y Grichka BogdanovJacques BenvenisteJan Hendrik SchonJoachim BoldtJohann BeringerJohn HagelinJon SudbøKarel BezouskaMalcolm PearceMark GeierPaul CameronScott S. ReubenShinichi FujimuraStephen BreuningWilliam McBrideWilliam SummerlinWoo Suk Hwang
Mujeres
Almudena Ramón CuetoAmy YaskoBarbara FredricksonBrigitte BoisselierCaroline BarwoodColleen HuberMadeleine EnnisSuchitra Sumitran-Holgersson

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Abderhalden, Emil (1912) Abwehrfermente des tierischen Organismus gegen körper-, blutplasma- und zellfremde Stoffe, ihr Nachweis und ihre diagnostische Bedeutung zur Prüfung der Funktion der einzelnen Organe. (Defensas del organismo animal contra sustancias del cuerpo, plasma sanguíneo y células, su detección y su importancia diagnóstica para el examen de la función de los órganos individuales.) Berlin : Julius Springer. Publicado en 1913. (Alemán). Vía archive.org.
  2. Kelly, Debra (2015) 10 Disgraced Scientists Who Presented Fiction As Fact. Vía: listverse.com.
  3. Abderhalden, E. (1912) Die Schutzfermente (Springer, Berlin, 1912)
  4. Ute Deichmann & Benno Müller-Hill (1998) The fraud of Abderhalden’s enzymes. Nature, Vol 393 pp 109-111.
  5. Michaelis L & von Lagermarck L (1914) Die Abderhaldensche Schwangerschaftsdiagnose. (Prueba de embarazo de Abderhalden) Dtsch Med Wochenschr 7, 316–319.
  6. Van Slyke, D. D., Vinograd-Villchur, M. & Losee, J. R. J. Biol. Chem. 23, 377–389 (1915).
  7. Ute Deichmann, Stefan Schuster, Jean-Pierre Mazat & Athel Cornish-Bowden (2013) Commemorating the 1913 Michaelis–Menten paper Die Kinetik der Invertinwirkung: three perspectives. Febs Journal. Volume 281, Issue 2, January; Pages 435–463. DOI: 10.1111/febs.12598