FANDOM


Artículos sobre
00-Debunk.gif
Creencias falaces

Una de las cosas sorprendentes aprendidas al revisar los archivos de la investigación sexual es que pueden existir controversias que han durado cientos -incluso miles- de años, en cuestiones que parecen no importantes. Una de ellas es la cuestión de si las mujeres eyaculan, o lanzan un chorro de fluido (squirt o squirting, en inglés), cuando tienen un orgasmo más o menos como lo hacen sus contrapartes masculinas. Algunas mujeres afirman que esto sucede todo el tiempo, pero la gente ha estado discutiendo sobre si esto realmente sucede o es un mito. Existe una categoría en las páginas pornográficas de Internet con este nombre prosaico.

Durante la excitación sexual o el orgasmo, algunas mujeres informan de la emisión involuntaria de cantidades variables de líquido que varía de 0.3 ml a más de 150 mL.[1] A pesar de que la prevalencia de este fenómeno es difícil de evaluar, hay autores que estiman que el 10-40% de las mujeres pueden experimentar una emisión de fluido regular o esporádicamente durante el orgasmo.[2]

Para unos, el chorro es producido por las glándulas de Bartholin[3] o por las glándulas de Skene,[4][5] también conocidas como la próstata femenina.[6] Para algunos otros autores, este fluido es más bien una emisión urinaria.[7]

Antecedentes

Podría ser útil tener una rápida descripción del relacionado con el equipo sexual de las mujeres y los hombres. Cuando los hombres tienen un orgasmo, suelen eyacular un chorro de fluido al mismo tiempo que ocurre su orgasmo. Los espermatozoides se producen en glándulas llamadas vesículas seminales. Estas glándulas producen también un poco de líquido (semen) en el que el esperma vive, y luego la glándula de la próstata añade fluido a esta mezcla mientras se crea el semen para después abrirse camino hacia el exterior. Esta combinación de espermatozoides y líquido, conocido como semen, brota en dirección de la próstata del hombre en el momento en que tiene un orgasmo.

Los cuerpos de las mujeres producen líquido para lubricar la vagina cuando se excita sexualmente, pero no es el equivalente obvio al de la glándula prostática. Mientras que el pene y el clítoris son considerados como equivalentes entre sí, en la forma en que se ponen erectos y sensibles durante las relaciones sexuales, se cree que, por lo general, los orgasmos de las mujeres involucran músculos que se contraen y relajan y que comunican señales de placer, pero no implica la emisión de algún tipo de fluido. En otras palabras, muchas personas no piensan que las mujeres arrojan chorros cuando "se vienen".

En el arte escrito, tanto en las tradiciones orientales como occidentales, se hace referencia a la eyaculación femenina en diversas formas. Escritos de China y la India, incluyendo el antiguo Kamasutra, describen las mujeres emitiendo un fluido en chorro durante el orgasmo. La eyaculación femenina fue descrita en el siglo séptimo en una obra del poeta Amaru llamado Amaruśataka.[8] En el año 1500, un científico llamado Reinjier (o Regnier) De Graaf describió la eyaculación femenina y sugirió que las glándulas alrededor de la uretra de la mujer (las glándulas periuretrales) podrían considerarse el equivalente femenino a la próstata masculina.[9] Incluso Aristóteles consideró la posibilidad de la eyaculación femenina. Desde esos tiempos antiguos los médicos han continuado debatiendo si las mujeres realmente eyacular del mismo modo que los hombres.

Uno de los más destacados expertos sobre la materia fue el Dr. Ernst Gräfenberg, cuya inicial de su apellido fue con que se bautizó al famoso punto G de las mujeres, publicó un informe en 1950 sobre "el papel de la uretra en el orgasmo femenino" y llegó a la conclusión de que algunas mujeres podrían, de hecho, liberar grandes cantidades de líquido de las glándulas alrededor de la uretra. En su examen de estos fluidos, afirmó "no tenían carácter urinario." Si el fluido no era de estas glándulas, otra idea era que la vejiga se puede llenar con un líquido que no era orina, que luego es lanzado a presión en el momento del orgasmo. Algunos expertos sugieren que esto podría seguir siendo el fluido lubricante procedente de la vagina, solo que en una cantidad mayor a lo habitual.

Otros científicos y médicos persisten en la creencia de que cualquier fluido que es liberado de una mujer debe ser orina, en parte porque dudan que las glándulas periuretrales tengan el mismo papel de la próstata masculina y pudieran liberar esa cantidad de líquido. La explicación más popular es que las mujeres que lanzan chorro en realidad liberan orina desde la uretra sin darse cuenta.

En una revisión sistemática que intentó juntar toda la ciencia sobre la eyaculación femenina, en realidad separó dos formas diferentes en que las mujeres podrían lanzar chorro orgásmico. Una era la "eyaculación femenina" verdadera, donde una cantidad menor de líquido blanquecino provendría de las glándulas periuretrales, muy similar a una próstata femenina. La otra era más cercana a chorros reales, donde una mayor cantidad de "orina cambiada" diluida provendría de la uretra y la vejiga. Se veían como "incontinencia coital", lo que significa pérdida de orina durante la penetración o durante el orgasmo. En esta revisión, concluyen que "las expulsiones de fluidos no son típicamente parte de orgasmo femenino", pero no reflejan ningún problema con el sistema. Por el contrario, la incontinencia en el coito es algo que debe ser tratado, ya que podría reflejar un problema de uretra hiperactiva.

Estudios científicos reales

Sólo hay hasta el momento tres estudios científico reales, aunque pequeños, donde se examinaba el chorro de las mujeres a través de una observación cercana.

En el primero, treinta y ocho mujeres fueron estimuladas a tener orgasmos utilizando vibradores, y los científicos examinaron la contracción muscular, la activación de los nervios, y también la apariencia de los genitales muy de cerca. Durante y después del momento en que estas treinta y ocho mujeres tenían sus orgasmos, no hubo liberación de fluido desde la uretra o la vagina. Los científicos llegaron a la conclusión de que no existe la eyaculación femenina como tal, o que cualquier fluido liberado en es probablemente orina de las mujeres que podrían ser propensas a la incontinencia.

Otro pequeño estudio trató de examinar la cuestión de si las mujeres que eyaculan están teniendo otros problemas de la vejiga. Este estudio incluyó a seis mujeres que informaron que podían eyacular durante el orgasmo y seis de comparación que reportaron no ser capaces de hacerlo. Pidieron a las mujeres que llevaran un registro con información detallada acerca de sus síntomas urinarios y si tenían cualquier otra cuestión que indicara un problema de la vejiga o la uretra o una tendencia a la pérdida de orina en cualquier situación. Sobre la base de esta pequeña, pero detallada comparación, los investigadores no encontraron ninguna razón para pensar que las mujeres que podían eyacular en realidad estaban lanzando chorritos de orina o que tuvieran cualquier otro problema con sus vejigas o con la incontinencia. Llegaron a la conclusión de que las mujeres que liberan fluido durante el orgasmo pueden estar seguras de que no necesitarían más evaluación para problemas de la vejiga a menos que tuvieran algún otro síntoma que indique que esto fuera un problema.

En el último estudio, de Samuel Salama y colegas, siete mujeres, sin alteraciones ginecológicas que informaron emisiones masivas recurrentes de líquido durante la estimulación sexual, se sometieron a excitación sexual provocada. Se realizaron ecografías pélvicas después de una micción voluntaria, y durante la estimulación sexual justo antes y después de la eyaculación. Hubo evaluaciones de urea, creatinina, ácido úrico, y las concentraciones de antígeno prostático específico en muestras de orina antes de la estimulación sexual y después de la eyaculación, y muestras del fluido.

¿Cuál es la verdad?

La investigación de Samuel Salama y colegas estuvo destinada a evaluar el origen y la naturaleza de la emisión masiva de líquido que algunas mujeres experimentan durante la excitación sexual. Este evento, según Salama, ha sido hasta ahora confundido con otras emisiones de fluidos por parte de las glándulas parauretrales durante la actividad sexual etiquetado bajo el término de "eyaculación femenina". De hecho, las glándulas parauretrales no pueden dar cuenta por sí mismas de toda la emisión masiva de líquido. En apoyo de esto, el estudio realizado por Wimpissinger, en la cartografía de las glándulas parauretrales por resonancia magnética mostró que su volumen se limita a 2-4 ml,[10] y Zaviacic y colegas estimaron el promedio 2.06 a 5.02 gramos de peso,[11] mientras que el volumen del chorro eyaculatorio femenino a menudo excede los 150 ml.

En todas las participantes, la ecografía pélvica confirmó el vaciado de la vejiga. Después de un tiempo variable de excitación sexual, la estimulación sexual (justo antes de la eyaculación) mostró llenado notable de la vejiga, y la estimulación sexual (justo después de la eyaculación) demostró que la vejiga se había vaciado de nuevo. El análisis bioquímico de las muestras de orina antes de la estimulación sexual, en las muestras del fluido lanzado, y muestras de orina después de la eyaculación, mostró concentraciones comparables de urea, creatinina, y de ácido úrico en todas las participantes. Sin embargo, mientras que el antígeno prostático específico no se detectó en las muestras de orina antes de la estimulación sexual, en seis de las siete participantes este antígeno estuvo presente en muestras del chorro emitido y en la estimulación sexual después de la eyaculación en cinco de las siete participantes.

Los resultados llevaron a concluir que el chorro es esencialmente una emisión involuntaria de orina con una contribución relativa e innecesaria de las secreciones "prostáticas" femeninas y apoya la hipótesis de que el chorro y la supuesta "eyaculación femenina" son fundamentalmente dos eventos distintos. La observación ecográfica de un notable llenado vesical durante la excitación sexual, seguida por el vaciamiento completo de la vejiga después del chorro en todas las participantes apoya firmemente la hipótesis de que los chorros son una emisión involuntaria de orina. Además, los presentes datos evidenciaron que el origen del fluido expulsado es renal porque se detectó presencia de urea, creatinina y ácido úrico en concentraciones que estaban muy cerca de las observadas en la orina. Por cierto, en contraste con las publicaciones anteriores, los datos no mostraron dilución urinaria en los chorros lanzados.[12]

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Kratochvíl S. Orgasmic expulsions in women. Cesk Psychiatr. 1994;90:71–7.
  2. Wimpissinger F, Springer C, Stackl W. International online survey: Female ejaculation has a positive impact on women’s and their partners’ sexual lives. BJU Int 2013;112:177–85.
  3. Belzer EG Jr. A review of female ejaculation and the Grafenberg spot. Women’s Health 1984;9:5–16.
  4. Grafenberg E. The role of the urethra in female orgasm. Int J. Sex 1950;3:145–8.
  5. Heath D. An investigation into the origins of a copious vaginal discharge during intercourse: “Enough to wet the bed” —"that is not urine”. J Sex Res 1984;20:194–215.
  6. Sevely JL, Bennett JW. Concerning female ejaculation and the female prostate. J Sex Res 1978;14:1–20
  7. Goldberg DC, Whipple B, Fishkin RE, Waxman H, Fink PJ, Weisberg M. The Grafenberg spot and female ejaculation —A review of initial hypotheses. J Sex Marital Ther 1983;9:27–37.
  8. Syed R. Knowledge of the "Gräfenberg zone" and female ejaculation in ancient Indian sexual science. A medical history contribution. Sudhoffs Arch. 1999;83(2):171-90.
  9. Korda Joanna B., Goldstein SW, Sommer F. The history of female ejaculation.. J Sex Med. 2010 May;7(5):1965-75.
  10. Wimpissinger F, Stifter K, Grin W, Stackl W. The female prostate revisited: Perineal ultrasound and biochemical studies of female ejaculate. J Sex Med 2007;4:1388–93.
  11. Zaviacic M, Zajickova M, Blazekova J, Donarova L, Stvrtina S, Mikulecky M, Zaviacic T, Holoman K, Breza J. Weight, size, macroanatomy, and histology of the normal prostate in the adult human female: A minireview. J Histo technol 2000;23:61–9.
  12. Salama, Samuel, Boitrelle, F., Gauquelin, A., Malagrida, L., Thiounn, N. and Desvaux, P. (2015), Nature and Origin of “Squirting” in Female Sexuality. Journal of Sexual Medicine, 12: 661–666.
P
Código de barras y el 666Cremas cosméticas antienvejecimientoLos científicos no deben examinar las pseudocienciasEl alma pesa 21 gramosEl campo magnético de la Tierra es inmutableEl cuerpo humano explota en el vacío del espacioEl efecto Coriolis influye en cómo gira el agua en ambos hemisferios terrestresEl festejo de Halloween es satánicoEl hombre piensa en sexo cada siete segundosEl lado oscuro de la LunaEl misterioso "Bloop" es emitido por un monstruo marinoEl Principio de Incertidumbre dicta que es imposible medir el valor de la posición y la velocidad de una partículaEl ser humano perfecto es de Puerto RicoEl Universo y la Tierra están perfectamente afinados para la vidaLa alineación de planetas causa terremotosLa canción Love Roller Coaster incluye el grito de una mujer siendo asesinadaLa eyaculación femenina es como la del hombreLa frecuencia 440 Hz fue admitida por los nazis para lavar el cerebroLa Gran Muralla China es el único objeto hecho por el hombre vista desde la LunaLa música de instrumentos afinados a 432 Hz tiene efectos saludables en el cuerpo humanoLa paradoja de los gemelos es falsa por ser una paradojaLas células nerviosas no se regeneranLas cucarachas serán las únicas supervivientes tras un cataclismo nuclearLas personas prefieren una marca de refresco de cola por su saborLas reacciones químicas en el ser vivo obedecen a diferentes leyes que las que se dan en el exterior a partir de compuestos inertesLengua y zonas de saborLos 42 Km de la carrera de Maratón es la distancia correctaLos cuadros de colores en los tubos de dentífricos describen la formulación de la pasta en su interiorLos días se están volviendo más cortosLos elefantes tienen una memoria prodigiosaLos ojos son como las cámaras de cualquier tipoSolo usamos el 10% del cerebroTimmy se cayó al pozoUna teoría probada como verdadera se convierte en leyUñas y pelo siguen creciendo después de la muerte

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar