FANDOM


Jenny McCarthy
Jennifer Ann McCarthy
Información Biográfica
País USA
Estados Unidos
Lugar

Evergreen Park, Illinois

F. de Nacimiento

1 de noviembre de 1972

Información Personal
Ocupación

Actriz, modelo, conspiranoica y antivaxxer

Jenny McCarthy ha escrito libros sobre la crianza de los hijos y se ha convertido en un activista que apoya la investigación de las causas ambientales y tratamientos médicos alternativos para el autismo. Ha promovido la idea de que las vacunas causan autismo y que la terapia de quelación ayudó a curar a su hijo del autismo. Ambas afirmaciones no están respaldadas por consenso médico y el diagnóstico del autismo de su hijo ha sido cuestionado.[1]

McCarthy ha sido descrita como la "promotora más importante de la ideología anti-vaxxer."

El 24 de septiembre de 2008, Oprah Winfrey entrevistó a McCarthy sobre su libro Madres guerreras: Una nación de padres curando el autismo contra todo pronóstico. El hijo de McCarthy, Evan, había sido diagnosticado con autismo. McCarthy no confiaba en los médicos generales, ya que no sabían lo que causaba el autismo de su hijo o cómo curarlo. McCarthy, por otra parte, sabía ambas cosas. Y ella estaba allí para decirle a todas las madres que era hora de tomar el control. Que ya era hora de ser su propio médico. Oprah estuvo de acuerdo. "Durante una reunión de producción no hace mucho tiempo," dijo Oprah, "uno de mis productores trajo en un artículo inolvidable del Boston Globe Magazine acerca de la mujer más extraordinaria de la que he oído hablar. En ese mismo momento sabíamos que ella era alguien que teníamos que compartir con ustedes en nuestro programa. Llamen a sus amigos en este momento, porque esta mujer, no es sólo una mamá... ella es una guerrera". Donde los médicos fallaron, Jenny McCarthy y Oprah Winfrey tendrían éxito. Y otra industria de la falsificación nació y hasta el día de hoy sigue causando tragedias que, de otro modo, hubieran sido prevenibles.

Hubsymbol
Este artículo es parte del Hub Artículos sobre el autismo
donde se encontrarán más artículos relacionados
con el tema.

En 1973, Bernard Rimland, un investigador del Instituto de Investigación del Comportamiento del Niño, en San Diego, y padre de un hijo autista, escribió un capítulo titulado "Altos niveles de dosis de ciertas vitaminas en el tratamiento de niños con trastornos mentales graves." (El libro fue editado por Linus Pauling.) Rimland cree que grandes dosis de vitaminas y minerales podrían tratar el autismo. Más tarde fundó el Instituto de Investigación del Autismo, que dio lugar a Defeat Autism Now (DAN): un grupo de médicos dedicado a la noción de que el autismo podría ser curado con vitaminas y suplementos. Suzanne Somers se alineó con el ginecólogo Christiane Northrup para promover hormonas bioidénticas y McCarthy se alineó con Jerry Kartzinel, un médico de DAN, para promover tratamientos para el autismo.

En 2010, McCarthy y Kartzinel publicaron un éxito de ventas titulado Curación y prevención del autismo: Una guía completa.[2] Aunque McCarthy no inició el movimiento para tratar el autismo con las terapias biomédicas, lo que hizo, con la ayuda de Oprah Winfrey, fue llevarlo a los hogares de decenas de millones de estadounidenses. McCarthy, Kartzinel, y los médicos afiliados al DAN creen que el autismo tiene muchas causas y muchas curas. Los médicos de DAN argumentan entre otras cosas que...

  • El autismo es causado por intoxicación por metales pesados ​​y debe tratarse con terapias desintoxicantes tales como los enemas de café y terapia de quelación con ácido etilendiaminotetraacético intravenoso (EDTA). (En 2005, un niño de cinco años de edad con autismo llamado Abubakar Tariq Nadama murió de una arritmia cardíaca después de una inyección intravenosa de EDTA).[3]
  • El autismo es causado por la desalineación de la columna vertebral, y debe tratarse con manipulaciones quiroprácticas vigorosas en la cabeza y el cuello.
  • El autismo es causado por una falta de oxígeno en el cerebro y debe tratarse mediante la colocación de los niños en cámaras de oxígeno hiperbárico. (El 1 de mayo de 2009, un niño de cuatro años de edad con parálisis cerebral, Francesco Martinizi, murió después de una explosión en una cámara de oxígeno hiperbárico que le causó quemaduras en más del 90 por ciento de su cuerpo.)
  • El autismo es similar a una adicción a las drogas y debe ser tratado con naltrexona en dosis bajas en suspensión en aceite de emú. (La naltrexona se usa para tratar la dependencia a las drogas.)
  • El autismo es causado por un defecto en el metabolismo y debe ser tratado con inyecciones de vitamina B12. "Sucedió con Evan," escribió McCarthy. "Estaba en la escuela de autismo en UCLA y preguntaron: "¿Qué acabas de hacer? Tuvo una explosión de lenguaje". Y dije, 'inyecciones de vitamina B12.' "
  • El autismo es causado por infecciones virales crónicas como el herpes, y debe tratarse con medicamentos antivirales.
  • El autismo es causado por las vacunas. "Justo antes de que mi hijo recibiera la vacuna triple vírica (sarampión-paperas-rubéola), le dije al médico: 'Tengo un mal presentimiento sobre esta vacuna. ¿Esta es la inyección del autismo, verdad?'" McCarthy le dijo a Oprah. "Y a continuación, la enfermera le puso [a mi hijo] la inyección. Y recuerdo haber gritado '¡Oh, Dios, no!' Y poco después me di cuenta de un cambio. El alma había desaparecido de sus ojos". McCarthy no quería que otros padres cometieran el mismo error, después escribió: "Mucha gente me pregunta si tuviera que hacerlo todo de nuevo, con un nuevo bebé, ¿lo vacunaría? La respuesta es no. Por supuesto que no ". Kartzinel, co-autor de McCarthy, está de acuerdo, y puso por escrito que los niños no deben recibir vacunas si es que alguna vez experimentaron dermatitis seborreica infantil, estreñimiento, diarrea, problemas de sueño, rabietas, reclusión, problemas de transición, o mejillas rojas (en otras palabras, todo el mundo).

Oprah estaba impresionada de que Jenny hubiera escrito un libro que contenía tantos buenos consejos. Impresionada de que Jenny se hubiera convertido en una experta en el tratamiento del autismo. "Ella escribió el libro", dijo Oprah. "Ella sabe de lo que está hablando."

Las vitaminas, minerales, suplementos, los enemas de café y hierbas recomendadas por McCarthy para tratar el autismo son las mismas terapias que fueron recomendados por Michael Schachter para tratar la enfermedad de Hodgkin de Joey Hofbauer; por William Kelley para tratar el mesotelioma de Steve McQueen, y Suzanne Somers para contrarrestar la menopausia y envejecimiento. Muy diferentes problemas, tratamientos extrañamente similares.

Algo que McCarthy no menciona en sus libros ni en sus apariciones en televisión, es que verdaderos investigadores han arrojado una gran cantidad de luz sobre la causa o causas del autismo. Por ejemplo, Ami Klin, en el Centro de Estudios de niños en Yale, estudió bebés de sólo unas pocas semanas de edad. El quería ver cómo ponían atención a la cara de su madre, encontrando que los que tenían desarrollo normal miraban a los ojos de su madre, mientras que los que miraban la boca de su madre más tarde eran diagnosticados con autismo.[4] Eric Courchesne, de la Universidad de California en San Diego, encontró anormalidades estructurales en el cerebro de niños, diagnosticados posteriormente con autismo, cuando todavía estaban en el útero. Courchesne y colegas notaron que había múltiples anormalidades estructurales en las fibras del cuerpo calloso temporal de bebes que posteriormente fueron diagnosticados con autismo.[5] Y Hakon Hakonarson, del Hospital de Niños de Filadelfia, junto con muchos otros investigadores, encontró ciertas anomalías genéticas en los niños autistas.[6] Los investigadores también han encontrado que los factores ambientales pueden influir en el riesgo de autismo en el feto en desarrollo, específicamente, medicamentos como el ácido valproico (un medicamento contra las convulsiones). De interés, la susceptibilidad a las influencias del medio ambiente parecen ocurrir antes del nacimiento de los niños, no después.

Dada nuestra actual comprensión del trastorno, el consejo de McCarthy de tratar el autismo como si fuera causada por infecciones parasitarias, intoxicación por metales pesados, o glándulas linfáticas bloqueadas, no tiene el más mínimo sentido. Por lo tanto, no debe sorprender que cada vez que se han probado sus terapias, no hayan funcionado. Peor aún: el consejo de McCarthy de evitar las vacunas no sólo es inútil; es peligroso. Los padres que eligen no vacunar a sus hijos no están disminuyendo el riesgo de autismo de sus hijos; sólo están aumentando su riesgo de padecer enfermedades prevenibles que pueden matarlos o, en el menor de los casos, dejarlos discapacitados.

A veces es difícil tener mucha simpatía por el comprador. Los adultos que gastan cientos o incluso decenas de miles de dólares en un sinfín de artículos de tocador antienvejecimiento con la esperanza de volver atrás el reloj, saben a lo que van, y cuando se dan cuenta que nada les sirvió, no hay más daño que el del bolsillo. Pero cuando los curanderos alternativos se aprovechan de los desesperados padres, esa es una historia diferente. Los padres de niños con autismo harán de todo para ayudar a sus hijos. Tal vez ninguna historia muestra cuán desesperados pueden estar los padres que aquella que involucró una oscura hormona intestinal llamada secretina.

A finales de 1990, la secretina se puso de moda cuando se afirmó que los niños con autismo podían mejorar con inyecciones de esta hormona gastrointestinal. Los investigadores del autismo decidieron poner a prueba tales declaraciones pero descubrieron que la secretina no es mejor que un placebo para tratar el autismo.[7]

Los tratamientos de McCarthy son seductores, en parte, porque la medicina hoy día ofrece muy poco para tratar el autismo. (En sus libros, McCarthy promueve 260 quiroprácticos, naturópatas, dentistas, médicos y enfermeras que venden curas para el autismo.) Pero el problema con la campaña de McCarthy no es sólo que sus terapias no funcionan; es que puedan hacer verdadero daño. Niños han muerto a causa de los medicamentos que se unen a metales pesados ​​o han sufrido perforación del tímpano en cámaras de oxígeno hiperbárico o tienen adelgazamiento de los huesos por las dietas libres de caseína. Tal vez lo peor de todo son los niños que han sufrido gracias a las denuncias públicas de McCarthy con respecto de las vacunas.[8]

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Rubin DB (2008). Fanning the vaccine–autism link. Neurol Today. 8 (15): 3. doi:10.1097/01.NT.0000335577.64245.34.
  2. Jenny McCarthy, Dr. Jerry Kartzinel (2010). Healing and Preventing Autism: A Complete Guide. Plume. ISBN 978-0452295926
  3. Kane, Karen (2006). Death of 5-year-old boy linked to controversial chelation therapy Pittsburgh Post-Gazette. Online.
  4. Jones W, Carr K, Klin A. (2008) Absence of preferential looking to the eyes of approaching adults predicts level of social disability in 2-year-old toddlers with autism spectrum disorder. Arch Gen Psychiatry. 65(8):946-54. doi: 10.1001/archpsyc.65.8.946.
  5. Fingher N, Dinstein I, Ben-Shachar M, Haar S, Dale AM, Eyler L, Pierce K, Courchesne E. (2017) Toddlers later diagnosed with autism exhibit multiple structural abnormalities in temporal corpus callosum fibers Cortex. pii: S0010-9452(17)30013-8. doi: 10.1016/j.cortex.2016.12.024.
  6. Hakonarson H. etal. (2009) Common genetic variants on 5p14.1 associate with autism spectrum disorders. Nature. May 28;459(7246):528-33. doi: 10.1038/nature07999.
  7. Williams K, Wray JA, Wheeler DM. (2012) Intravenous secretin for autism spectrum disorders (ASD). Cochrane Database of Systematic Reviews, Issue 4. Art. No.: CD003495. DOI: 10.1002/14651858.CD003495.pub3.
  8. Paul A. Offit (2013) Do You Believe in Magic? The Sense and Nonsense of Alternative Medicine. HarperCollins. ISBN 9780062223005

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.