FANDOM


Mitos
00-MitoCiencia
Contemporáneos

Mito

Las líneas de Nazca fueron creadas por seres extraterrestres. Sirven de pista de aterrizaje para naves provenientes de otras civilizaciones en otros planetas o galaxias.

Refutación

En Perú, a 450 kilómetros al sur de Lima y cerca del océano Pacífico, se encuentran las pampas de Ingenio, Nazca, Palpa y Socos. Allí, en planicies elevadas entre los 460 y los 670 metros, se extiende un enigma arqueológico que ha llamado la atención de los curiosos desde que fue observado por primera vez por el conquistador español Cieza de León, en 1547: cientos de líneas rectas que a menudo superan un kilómetro de longitud, grandes trapecios, espirales, triángulos, ‘plazas’ y dibujos de animales y personas se reparten de forma caótica en el desierto.[1]

Nazca monkey

Un colibrí, un cachalote, una araña o un mono —de tales dimensiones que es necesario tomar una avioneta para poder observarlos— componen un insólito paisaje arqueológico considerado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. ¿Quién hizo estos dibujos? ¿Cuándo? ¿Para qué? Los arqueólogos Johny Isla Cuadrado y Markus Reindel han obtenido las respuestas a estos interrogantes. Ambos científicos encabezaron desde 1996 un equipo arqueológico de la Fundación Suiza Liechtenstein para las Investigaciones Arqueológicas en el Exterior.

La primera explicación sobre el significado de estos geoglifos se remonta al siglo XVI. Después de que Cieza de León observara «señales» sobre la llanura desértica, el corregidor Luis Monzón quiso darles un sentido y escribió en 1568 que las líneas eran carreteras. Paul Kosok (1896-1959), fue el primero, el 22 de junio de 1939[2], en realizar una observación aérea ya en el siglo XX, dijo que se trataba de «rutas rituales». Poco a poco, influido por las ideas de la matemática alemana Maria Reiche Neumann (1903-1998), este estudioso publicó en la revista Archaeology que Nazca era un gigantesco calendario astronómico.[3]

Origen extraterrestre

Tras las hipótesis de los científicos, más o menos razonables o arriesgadas, llegaron las incursiones inevitables de los escritores sensacionalistas. En 1960 la editorial francesa Gallimard publicó un libro cuyo éxito supuso la apertura de la caja de Pandora de la pseudociencia: El retorno de los brujos de L. Pauwels y J. Bergier, obra que disparó, entre otras, la fiebre por los astronautas en la antigüedad, y que convirtió a Nazca en un misterio popular.[1]

Las líneas y dibujos de la meseta peruana ocupaban un espacio bastante discreto en el libro, pero el caramelo estaba servido para tentación de los fabuladores de paradojas. El estrambótico Robert Charroux, un antiguo empleado de correos metido a ‘investigador’, hizo suya la idea de Nazca como testimonio de la visita de los extraterrestres en el pasado y la amplió en sus obras. Las mismas en las que se ‘inspiró’ Erich von Däniken para escribir su clásico del disparate Recuerdos del futuro (1968).

El hostelero suizo, que llevó la teoría de los visitantes extraterrestres del pasado remoto a millones de lectores, acogió el enigma arqueológico de Nazca con entusiasmo y lo convirtió en patrimonio de los seguidores de los platillos voladores.

Däniken afirmó que las líneas eran un testimonio de sus famosos astronautas del pasado y, por lo menos en dos casos, dos pistas de aterrizaje. Más adelante rebajaría el tono de sus afirmaciones. Según explicó varias veces, pues el misterio de Nazca se convirtió en uno de sus grandes éxitos, no es que los alienígenas trazaran las líneas, sino que los indígenas lo hicieron o bien con su ayuda, o bien como recordatorio u homenaje a los mismos.

Quien no tuvo reparos en hablar de pistas de aterrizaje a la hora de escribir sobre Nazca fue Jacques Bergier, que recuperó el tema ya sin la compañía de Pauwels. Por ejemplo, en Los extraterrestres en la Historia —título que no necesita mayor comentario—, Bergier afirma en el capítulo ‘Los visitantes de Nazca’ que “el conjunto (de Nazca) sugiere la idea de un cosmódromo, lugar sagrado de homenaje, al propio tiempo, para visitantes llegados del espacio y cuya representación formaría parte de la construcción del cosmódromo”.

Los difusores del dänikenismo —acertado término utilizado por el etnólogo Wiktor Stoczkowski— convirtieron Nazca en uno de sus recursos más celebrados. Peter Kolosimo, uno de los fundadores de la pseudoarqueología junto a Erich von Däniken, también aportó su granito de arena. En Tierra sin tiempo dedicó parte del capítulo ‘Las astronaves de Tiahuanaco’ a los geoglifos y documentó la hipótesis de su relación con los extraterrestres basándose en leyendas locales recogidas por él. Aunque no afirma directamente que las líneas formen un aeropuerto, no deja de sugerirlo a lo largo del libro, incluso en los pies de foto, uno de los cuales dice “...los dibujos del desierto de Nazca, que parecen formar parte de algo muy semejante a un campo de aterrizaje”.[4]

A base de volver una y otra vez al tema, los dänikenistas han conseguido que el público relacione Nazca con los extraterrestres.

Estudio arqueológico

Afortunadamente los arqueólogos se han dedicado a poner las cosas en su sitio. Después de cinco temporadas de trabajo de campo, el equipo de Reindel e Isla ha aclarado el misterio de las llanuras de Nazca. Los arqueólogos han documentado y excavado más de 650 yacimientos y han conseguido trazar la historia de la cultura que generó estos dibujos, además de darles un sentido científico.

El área investigada por estos expertos se extiende por los valles de Palpa, Viscas y Río Grande, una zona que abarca más de 350 kilómetros cuadrados, en los que se han localizado y topografiado cientos de asentamientos de diversas épocas. Los expertos afirman que esta región fue habitada de forma continua por las culturas Paracas y Nazca desde el año 800 antes de Cristo (a.C.) hasta el final del imperio Inca, en el año 1532 de nuestra era. Isla y Reindel han determinado que “las primeras líneas y figuras se elaboraron al final de la cultura Paracas, hacia el 200 a.C.”, tomando como modelo las decoraciones de la cerámica.

Los geoglifos alcanzaron su máximo esplendor cuando los asentamientos de la cultura Nazca estaban en pleno desarrollo (200 a.C.- 650 después de Cristo). La evidencia arqueológica indica que los dibujos se dejaron de realizar a medida que surgían conflictos entre grupos de la misma sociedad. Para Isla y Reindel, el significado de estas figuras está relacionado con la importancia del agua para la cultura Nazca, que consiguió alcanzar un gran desarrollo en una de las zonas más áridas del planeta. En esta sociedad “el agua se distribuía con sistemas de riego bien organizados sobre toda la parte media y baja de los valles”, según explican estos expertos.

Paisaje ritual

El agua jugó un importante papel en la religión local. Las excavaciones han sacado a la luz pequeñas estructuras situadas en los geoglifos en las que se han encontrado ofrendas de productos agrícolas y animales, sobre todo marinos. “Entre éstos destacan las conchas de ‘Spondylus’, que en el área andina han sido consideradas, desde hace miles de años, como símbolos de agua y fertilidad”. Los dibujos formaban un paisaje ritual cuyo fin debió ser propiciar la provisión de agua.

Para confirmar la relación entre las figuras y los asentamientos era necesario encontrar las poblaciones más importantes de la cultura Nazca. Isla y Reindel han conseguido localizar el centro administrativo y religioso de esta sociedad, durante época temprana, en Los Molinos. Otro yacimiento, Los Muños, fue la capital durante la época Nazca Medio (200-400 d.C.). Ambos lugares, que descubrieron a los arqueólogos la existencia de una arquitectura planificada, se encuentran en las cercanías de los geoglifos. Tumbas, edificios monumentales, estructuras aterrazadas y ofrendas son los testigos de una sociedad compleja muy humana y nada extraterrestre.

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. 1,0 1,1 Arrieta, Julio (2002). El Significado De Las Lineas De Nazca. Diario El Correo, Segmento "Vivir" (págs. 66 y 67)
  2. Susumu Ogawa, Katsuya Takaku, Ryosuke Shibazaki (2009) Relationship Between Nazca Lines And Groundwater Streams. Asian Journal of Geoinformatics
  3. Kosok, P. & Reiche, M., (1949). Ancient drawings on the desert of Peru.. Archaeology, 2(4). 206-215; New York.
  4. Kolosimo, Peter (1975). Timeless earth. Bantam Books. ISBN-13: 978-0553085020
P Pseudoarqueologia
Falsedades   Arqueología religiosaLas tribus perdidas de IsraelLíneas de NazcaPiramidologíaPseudoarqueología

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.