FANDOM


Anticiencia
00-Danger Logo.jpg
Peligrosa

El movimiento antivaxx se fundamenta en un bulo que afirma que las vacunas debilitan, enferman, causan autismo y matan. Esta afirmación, aparte de ser falsa, es muy peligrosa, pues produce muerte real por ignorancia voluntaria. Los oponentes moderados a la vacunación han mantenido que las vacunas no funcionan, que son o pueden ser peligrosas, que en su lugar debería hacerse énfasis en la higiene personal y las terapias alternativas (reflexología, terapia floral...), o que las vacunaciones obligatorias violan derechos individuales o principios religiosos. Desde entonces, campañas contra la vacunación han dado como resultado daños innecesarios y muertes en masa. Es un caso de histeria colectiva promovida por los medios de comunicación.

Otro grupo son los que entran dentro de las "teorías conspirativas". Éstos afirman que los gobiernos gobiernos están mintiendo a padres y enfermos y que hay intereses ocultos fraudulentos para continuar con una práctica que es "innecesaria y nociva para la salud". Algunas de las afirmaciones de estos grupos son que "las vacunas contienen mercurio y provocan autismo en los niños".

Hubsymbol.png
Este artículo es parte del Hub Artículos sobre el autismo
donde se encontrarán más artículos relacionados
con el tema.

La vacunación es una cuestión de salud pública y va más allá de los derechos individuales, pues es fundamental en la lucha contra la extensión de las epidemias. La falta de cobertura completa de la vacunación incrementa el riesgo de enfermedad para la población en su totalidad, incluyendo a aquellos que ya han sido vacunados, ya que reduce la inmunidad de grupo. Por ejemplo, la vacuna del sarampión se usa en niños con edades entre los 9 y 12 meses, y el estrecho lapso que transcurre entre la desaparición de los anticuerpos maternales (antes de los cuales la vacuna en ocasiones no logra la seroconversión) y la infección natural implica que los niños vacunados son frecuentemente todavía vulnerables. La inmunidad de grupo atenúa esta vulnerabilidad si todos los niños son vacunados. Aumentar la inmunidad de grupo durante una epidemia o amenaza de epidemia es posiblemente la justificación más ampliamente aceptada para la vacunación en masa. La vacunación en masa también ayuda a incrementar la cobertura rápidamente, obteniéndose así inmunidad grupal, cuando se introduce una nueva vacuna.

Anti-Vaxxers-00.jpg

Las vacunas que se usan frecuentemente son una forma preventiva y eficiente económicamente de promover la salud, en comparación con el tratamiento de las enfermedades puntuales o crónicas. En los EEUU, durante el año 2001, la vacunación rutinaria de niños contra 7 enfermedades permitió ahorrar un estimado de 40 mil millones de dólares en costes sociales, de ellos 10 mil millones directamente en costes sanitarios. En diversos países, la disminución de uso de determinadas vacunas fue seguida de un incremento en la mortalidad. De acuerdo a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, son necesarios periodos persistentes de alta cobertura de vacunación para prevenir el resurgimiento de enfermedades que han sido prácticamente eliminadas.

La realidad es que las controversias relativas a la vacunación no son un fenómeno nuevo. James Martin Peebles (1822-1922) publicó por lo menos diez ediciones de "La vacunación, una maldición y una amenaza a la libertad" entre 1900 y 1913.

Historia

Cuando el fraudulento Dr. Andrew Wakefield fue descubierto en su charlatanería por un artículo de investigación fraudulenta de 1998 en apoyo a la ya desacreditada tesis de que existe una relación entre la administración de la vacuna triple vírica (SPR, sarampión, paperas y rubéola) y la aparición del autismo y enfermedades intestinales, los medios de comunicación inflaron el suceso y apareció un movimiento antivacunacionista que trata de evitar que los padres de familia vacunen a sus hijos.

Los activistas de la campaña Movimiento antivaxx iniciaron el despliegue de su maquinaria publicitaria, que se abrió camino sin problemas en medio del caos de datos y opiniones de médicos pertenecientes a varios organismos. El Real Colegio de Médicos Generales no sólo no supo hablar claramente con los medios acerca de la evidencia empírica, sino que también se las arregló para encontrar en sus listas a algunos médicos de cabecera contrarios a la SPR y ofrecérselos a los periodistas cuando éstos llamaban pidiendo citas que llevarse a sus artículos y reportajes.

Pruebas empíricas sobre la triple vírica

La Cochrane Collaboration realizó una revisión sistemática de la bibliografía especializada sobre la vacuna triple vírica (SPR) en la que no halló evidencia empírica alguna de que pudiera ser insegura (resultados publicados hasta 2005[1]). Esa revisión examinó los datos que los medios habían ignorado sistemáticamente.

Los investigadores hallaron a unas 1,300 personas con autismo y, luego, reunieron a unos cuantos individuos «de control»: personas elegidas al azar que no padecían autismo, pero que tenían la misma edad, el mismo sexo y los mismos médicos de cabecera. A partir de ahí, analizaron si las vacunaciones habían sido más comunes entre las personas afectadas de autismo o entre las del grupo de control, y no hallaron diferencia alguna entre ambos grupos. Los mismos investigadores llevaron a cabo también una revisión sistemática de estudios similares en Estados Unidos y Escandinavia, y tampoco hallaron diferencia alguna, y tras reunir los datos en una base de análisis común, no hallaron vínculo alguno entre la SPR y el autismo.

En Dinamarca, Madsen y otros[2] llevaron a cabo el tipo opuesto de estudio: el llamado «estudio de cohortes». En él, se comparaba un grupo de individuos que habían estado expuestos al factor causal con otro de individuos que no lo habían estado a fin de comprobar si se hallaba alguna variación entre ambos en cuanto al nivel o el tipo de resultado analizado. En este caso en concreto, se trataba, pues, de reunir a dos grupos de personas (uno con individuos que hubieran recibido la triple vírica y otro con personas que no la hubieran recibido) y comprobar después si el índice de casos de autismo difería en algo entre ambos.

Este último fue un estudio de grandes dimensiones, que incluyó a todos los niños y niñas nacidos en Dinamarca entre enero de 1991 y diciembre de 1998. En Dinamarca, existe un sistema de números de identificación personal únicos, ligados tanto a los registros de vacunaciones como a la información sobre diagnósticos de autismo, por lo que fue posible hacer un seguimiento de la práctica totalidad de los pequeños del estudio. Se trató, en definitiva, de un logro bastante considerable, pues hubo un total de 440,655 niños y niñas vacunados, y otros 96.648 que no lo fueron. Finalmente, no se halló ninguna diferencia entre los primeros y los segundos en cuanto a las tasas de incidencia del autismo o de otros trastornos del espectro autista, ni asociación alguna entre el desarrollo del autismo y la edad de la vacunación.

Los activistas de las campañas anti-SPR han respondido a ese trabajo alegando que sólo un reducido número de niños resultan damnificados por la vacuna, lo que parece contradecir sus acusaciones vertidas contra la SPR declarándola responsable de un alza sustancial en la cantidad de diagnósticos de autismo declarados.

Lo que afirma este grupo pernicioso

La doctora Jennifer Raff, en su blog[3], refutó las afirmaciones de este grupo antivacunacionista.

Afirmaciones de los antivacunacionistas

Refutaciones de la doctora Jennifer Raff

Afirmaciones

Estas personas que dicen estar actuando en el mejor interés de sus hijos.

Refutación

La realidad es que están poniendo su salud e incluso la vida en riesgo. La "teoría de la conspiración" dice que los fabricantes de vacunas están ocultando la verdad sobre la triple vírica y el autismo y esto es alimentado por la necesidad de los padres por saber qué está causando el autismo, a pesar del hecho de que ningún gran estudio ha replicado los hallazgos de Andrew Wakefield[4].

Dicen que el sarampión no es una enfermedad mortal.

El sarampión es una de las principales causas de muerte entre los niños pequeños a pesar de que existe una vacuna segura y rentable. En 2012, hubo 122,000 muertes por sarampión en el mundo -cerca de 330 muertes al día o 14 muertes cada hora[5].

Dicen que la varicela no es un gran problema.

La varicela es una enfermedad altamente contagiosa y que a veces es grave. La vacuna contra la varicela es la mejor protección. Gracias a la vacuna, el número de personas que contraen varicela cada año, así como hospitalizaciones y muertes por la enfermedad ha disminuido dramáticamente en los Estados Unidos y en el mundo[6].

Afirman que la gripe no es peligrosa.

La influenza (gripe) es una enfermedad respiratoria contagiosa causada por los virus de la influenza. Puede causar enfermedad leve o grave. Si es grave puede dar lugar a hospitalización y muerte. Las personas mayores, niños pequeños y personas con ciertas condiciones de salud, están en alto riesgo de sufrir complicaciones graves por la influenza. La mejor manera de prevenir la gripe es vacunándose todos los años[7].

Afirman que la tosferina no es tan mala para los niños.

La tosferina es muy contagiosa y severa para los bebés. Las personas con tosferina generalmente transmiten la enfermedad al toser o estornudar, mientras están en contacto cercano con otras personas, quienes luego inhalan la bacteria que causa la enfermedad. Muchos bebés que contraen la tosferina son infectados por sus padres, hermanos mayores u otros cuidadores que ni siquiera saben que tienen la enfermedad[8].

Dicen que las vacunas no son tan eficaces en la prevención de la enfermedad.

Pero las vidas de 3 millones de niños se salvan todos los años gracias a la vacunación, y 2 millones mueren cada año a causa de enfermedades que pudieron ser evitadas por vacunación[9].

Declaran que "la infección natural" es mejor que la vacunación.

El sarampión causa infecciones del oído medio en casi uno de cada 10 niños que la contraen. Se cree que uno de cada 20 niños con sarampión sufrirá de neumonía, y alrededor de un niño de cada 1000 que contraen el sarampión desarrollará encefalitis (una inflamación del cerebro que puede provocar convulsiones, y puede dejar un niño sordo o con retraso mental). Por cada 1000 niños que contraen el sarampión, uno o dos morirán de él. El sarampión también puede causar que una mujer embarazada sufra de aborto involuntario, parto prematuro o tener un bebé de bajo peso al nacer.

Desde que la vacuna estuvo disponible, se ha producido una reducción del 99% en la incidencia de sarampión[10].

Dicen que las vacunas no han sido rigurosamente probadas para ser seguras.

Falso. Las vacunas son sometidas a un mayor nivel de escrutinio que a cualquier otro medicamento. Por ejemplo, un estudio probó la seguridad y la eficacia de la vacuna neumocócica en más de 37,868 niños[11].

Dirán que los médicos no admitirán que existen efectos secundarios a las vacunas.

La realidad es que los efectos secundarios son bien conocidos, y salvo en casos muy raros, bastante leves[12].

Declaran que la vacuna triple vírica causa autismo.

Falso. La cuestión de si las vacunas causan autismo se ha investigado estudio tras estudio, y en todos ellos se muestra una evidencia abrumadora de que no es verdad[13].

Afirman que el timerosal en las vacunas causa autismo.

Falso. El timerosal no ha estado en la mayoría de las vacunas desde el 2001[14].

Dicen que el aluminio en las vacunas (un adyuvante, o componente de la vacuna, diseñado para mejorar la respuesta inmune del cuerpo) es perjudicial para los niños.

Sin embargo, los niños consumen más aluminio en la leche materna natural, que lo que lo hacen en las vacunas, y se necesitan niveles mucho más altos de aluminio para causar daño[15].

Afirman que el Sistema de Reporte de Eventos Adversos de las Vacunas (y/o el "tribunal de la vacuna") demuestra que las vacunas son dañinas.

Falso[16].

Afirman que el programa normal de vacunación es demasiado difícil para que el sistema inmunológico de un niño se adapte.

Falso. Los esquemas de vacunación están muy bien estudiados y puestos a prueba.

Dicen que que si los niños de otras personas son vacunadas, no hay necesidad de que sus hijos sean vacunados.

Este es uno de los argumentos más despreciables. En primer lugar, las vacunas no siempre son 100% eficaces, por lo que es posible que un niño vacunado pueda infectarse si todavía está expuesto a la enfermedad. Peor aún, hay algunas personas que no pueden recibir las vacunas, ya que son inmunodeficientes, o porque son alérgicos a algún componente. Estas personas dependen de la inmunidad de grupo para protegerse. Las personas que eligen no vacunar a sus hijos contra las enfermedades infecciosas están poniendo no sólo a sus propios hijos en riesgo, sino también a los hijos de otras personas.

Dicen que, los remedios "naturales" o "alternativos" son mejores que la medicina basada en la ciencia.

No hay evidencia a favor de tal cosa[17].

Vacunas: No son un sistema de creencias, son un sistema basado en la evidencia.

~Dr. Paul Offit[18]

Cita esta página.

Véase también

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. www.ncbi.nlm.nih.gov
  2. «A population-based study of measles, mumps, and rubella vaccination and autism»
  3. Dear parents, you are being lied to por la Dra. Jennifer Raff
  4. The Dangerous History of Anti-Vaccine Conspiracies (En inglés)
  5. www.who.int (En inglés)
  6. www.cdc.gov Varicella (Chickenpox) Vaccination (En inglés)
  7. www.cdc.gov Seasonal Influenza: Flu Basics (En inglés)
  8. www.cdc.gov Protect Babies from Whooping Cough (Pertussis) (En inglés)
  9. www.ncbi.nlm.nih.gov Demographic impact of vaccination: a review. (En inglés)
  10. www.immunizationinfo.org Measles Parties. (En inglés)
  11. www.medscape.com Pneumococcal Conjugate Vaccine. (En inglés)
  12. www.nhs.uk Benefits and risks of vaccination. (En inglés)
  13. www.autismsciencefoundation.org Autism and Vaccines. (En inglés)
  14. pediatrics.aappublications.org Addressing Parents’ Concerns: Do Vaccines Contain Harmful Preservatives, Adjuvants, Additives, or Residuals?. (En inglés)
  15. pediatrics.aappublications.org The Problem With Dr Bob's Alternative Vaccine Schedule. (En inglés; requiere subscripción)
  16. violentmetaphors.com Why anti-vaxers hate the NVICP (and just what is it, anyway?) Por Colin McRoberts. (En inglés)
  17. www.autismsciencefoundation.org Beware of Non-Evidence-Based Treatments (En inglés)
  18. thedailyshow.cc.com
P Anticiencia
Creacionistas   Argumento cosmológico del KalāmBaraminologíaComplejidad irreducibleDecaimiento de CDiseño InteligenteFalacia de HoyleMuseo de la Creación
Salud   Ciencia y autoría fantasmaHomeopatíairidologíaMovimiento antivaxxNegacionismo del VIH/SIDA
Conceptos falsos   Agua polimerizadaGravedad repulsivaFusión en fríoRayos N
Véase también   Alejandro Gallardo EnríquezAndrew WakefieldArthur KrigsmanAnticienciaCharlataneríaProsper-René Blondlot



P Conspiranoias
Ufología   Encubrimiento OVNIHombres de negroIncidente de RoswellMajestic 12Los extraterrestres del congelador
Medicina   Conspiraciones en MedicinaFluoración (conspiración)LSD (Conspiración)Movimiento antivaxx
Urbanas   Código de barrasFrecuencia Extremadamente BajaFrecuencia 440 HzExperimento FiladelfiaEl Nuevo Orden MundialEstela químicaJohn TitorMK-ULTRA
Véase también   Agustin de BarruelDerosIlluminatiJonestown (conspiración)Joseph McCarthyNegacionismo del HolocaustoPelícula de ZapruderTeoría conspiratoria

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar