FANDOM


Artículos
00-Conspiracy Logo
Conspiranóicos

El Holocausto nazi es uno de los acontecimientos de la historia que ha recibido el mayor escrutinio. Mientras que los historiadores discrepan sobre diferentes aspectos de este fenómeno, básicamente están de acuerdo en que el Holocausto puede definirse correctamente como sigue:

  1. el Holocausto fue el asesinato intencional de judíos europeos por el gobierno nazi de Alemania durante la Segunda Guerra Mundial como una cuestión de política de Estado;
  2. este asesinato en masa empleó cámaras de gas, entre otros métodos, como un método para matar; y
  3. el número de muertos judíos europeos para el final de la Segunda Guerra Mundial fue de aproximadamente 6 millones.

Como era de esperar, con un grupo de acontecimientos históricos tan laboriosamente estudiado como el Holocausto, las teorías conspiratorias sobre este período abundan. Sin embargo, la más prominente de estas pseudoteorías en relación con el Holocausto es su negación.

Antes de discutir cómo la negación del Holocausto constituye una conspiranoia, y cómo la teoría es típicamente estadounidense en su origen, es importante entender lo que se quiere decir con el término negación del Holocausto. Los negacionistas del Holocausto, o "revisionistas", como ellos se hacen llamar, cuestionan los tres puntos principales de la definición del Holocausto nazi. En primer lugar sostienen que, si bien se sí produjeron asesinatos en masa de judíos (aunque disputan tanto la intencionalidad de estos asesinatos, así como el supuesto merecimiento de estos homicidios), no hubo una política oficial nazi para asesinar a este grupo. En segundo lugar, y quizás lo más prominente, afirman que no hubo cámaras de gas, particularmente en Auschwitz-Birkenau, donde los principales historiadores creen que más de 1 millón de judíos fueron asesinados, precisamente en cámaras de gas. Y en tercer lugar, declaran que el número de muertos de judíos de Europa durante la Segunda Guerra Mundial fue muy por debajo de los 6 millones. Los negacionistas flotan números que van entre 300,000 y 1.5 millones, como regla general.

Mientras que la negación del Holocausto comenzó como una teoría de la conspiración alemana y francesa, sus antecedentes son tanto específicamente estadounidenses y una encapsulación de 2000 años de antisemitismo europeo. Abordando el último punto, la teoría conspiratoria de que los judíos han manipulado los no-judíos de muchas maneras y formas es casi tan antigua como el propio judaísmo. De acuerdo con los antisemitas, los judíos (no sólo la élite gobernante del primer siglo, si no todos los judíos) mataron a Jesús, envenenaron pozos, distribuyeron la Muerte Negra, asesinaron a niños cristianos para hacer matzohs (pan ácimo tradicional de la comida judía) en la Pascua con su sangre, y fueron los principales impulsores del movimiento comunista en Europa del Este. Si un solo texto alberga el antisemitismo europeo, es el documento anónimo Los protocolos de los sabios de Sión: las supuestas actas de una reunión de líderes de la judería internacional en que se habla de la destrucción de la cultura no judía. Originarios de Rusia a principios del siglo XX, los Protocolos eran, de hecho, un plagio alterado del Diálogo en el Infierno entre Maquiavelo y Montesquieu (1864), una obra del escritor satírico y abogado francés Maurice Joly (1829—1878), escrito en la década de 1860 como un ataque contra Luis Napoleón III.

Curiosamente, a pesar de las actuales conexiones entre algunos negacionistas del Holocausto y extremistas violentos, fue a través del movimiento antibélico contra la Primera Guerra Mundial, que se plantaron las semillas de la negación del Holocausto en los Estados Unidos. Este proceso fue doble. En primer lugar, el antisemita industrial estadounidense Henry Ford trajo los Protocolos a los Estados Unidos después de una visita a Europa durante la Primera Guerra Mundial para promover una solución pacífica al conflicto. Ford los leyó y se convenció de que los "industriales judíos" eran los principales responsables de la guerra. La introducción de este documento a una nación donde la afiliación Ku Klux Klan iba en aumento añadió antisemitismo al sentimiento nacionalista, racista y anti-católico. Ford publicó los Protocolos en su periódico, el Dearborn Independent, durante un período de siete años entre las dos guerras mundiales, dando legitimidad a una conspiració judía que intentaba propagar la guerra con el objetivo de hacer dinero.

Al mismo tiempo, los historiadores antibélicos, sobre todo Harry Elmer Barnes, comenzaron a sugerir motivaciones de conspiración por parte de las grandes potencias en guerra. Como ha señalado la historiadora Deborah Lipstadt, Barnes y sus colegas estaban en lo correcto en lo que respecta a muchas de sus especulaciones. Por ejemplo, Alemania no era el único culpable de la guerra (Serbia, después de todo, disparó la salva de apertura); mucha de la propaganda anti-alemana que se esparció durante y después de la guerra fue, de hecho, falsa; y hubo especuladores que hicieron una gran fortuna con la masacre de la guerra. [1] De cualquier modo, esto no cambió la naturaleza esencialmente imperial de la guerra misma. Sin embargo, con las dudas de Barnes y sus cohortes ya transmitidas, los reportes de las atrocidades alemanas cometidas durante la Segunda Guerra Mundial (esta vez reales) serían tratados con mayor escepticismo. Barnes, que vivió en la década de 1960, fue uno de los primeros americanos en abrazar la negación del Holocausto.

Aparte de la evidente negación de las atrocidades nazis por los propios autores, el francés Paul Rassinier, un hombre de izquierda que había sido internado en Buchenwald y Dora, promovió la negación del Holocausto más ruidosamente. (La influencia de Rassinier en la cultura de la negación del Holocausto todavía se siente hoy, con su discípulo Robert Faurisson dirigiendo el movimiento de rechazo en Francia). No pasó mucho tiempo antes que el negacionismo llegara a Estados Unidos. El primer negador del Holocausto importante fue Austin App, un estudioso de la literatura de Pensilvania. Casi inmediatamente después de la guerra, App comenzó una campaña en los medios para exponer lo que él creía eran exageraciones en el tratamiento nazi de judíos. El antisemitismo y la susceptibilidad propia de App de las teorías de conspiración daba cuenta de muchos de sus escritos. Por ejemplo, App con frecuencia utilizaba cualquier combinación de términos como "talmudistas", "bolcheviques", y "sionistas" en sus escritos como indicadores de que los judíos estaban detrás de lo que él consideraba un fraude, es decir, que los nazis habían asesinado a 6 millones de judíos. De esta manera, pudo dar a entender que judíos religiosos, judíos comunistas o ateos, y los judíos nacionalistas estaban todos conspirando al mismo tiempo para difundir la creencia en un asesinato en masa contra los judíos. Por otra parte, la App culpó al control judío de los medios por la creencia continua en este engaño, y esto sigue siendo un tema en los escritos antisemitas y de la negación del Holocausto. Si, como han señalado John Zimmerman y otros observadores, el objetivo de la negación del Holocausto es rehabilitar el nacionalsocialismo, entonces es lógico que App y otros, reiteraran la mayor parte de los propios temas antisemitas escritos por Hitler.

El título de la obra principal de App sobre el Holocausto, el timo de los seis millones, es informativo, ya que implica la existencia de una conspiración de los judíos de realizar una broma contra los no-judíos para obtener beneficios económicos. Esta ganancia monetaria, específicamente, vendría de reparaciones pagadas por Alemania Occidental por los crímenes cometidos en contra de judíos durante la guerra. Lo que App y negacionistas posteriores no tuvieron en cuenta es un hecho simple: las reparaciones se han pagado a cabo desde la década de 1950 basándose no en el número de muertes de judíos durante la Segunda Guerra Mundial, sino más bien en el número de judíos que sobrevivieron y cuyos costes de arraigo en otros lugares (principalmente Israel) había que pagar. El historiador Michael Shermer ha señalado que, si el Holocausto fue realmente un engaño diseñado por los sionistas para ganar dinero en efectivo para el joven estado de Israel, entonces tales sionistas habría inflado el número de supervivientes y no el número de muertos.[2]

No obstante, el ángulo de la conspiración sionista siguió siendo la carta jugada por los negacionistas y continúa hasta nuestros días.. Después de App, la negación del Holocausto en Estados Unidos fue continuada por Arthur Butz, un profesor de ingeniería eléctrica en la Universidad de Northwestern en las afueras de Chicago. En su libro de 1976 La gran estafa del siglo XX, Butz reitera la idea de que el Holocausto es un fraude histórico. Butz es más sutil que App en culpar a los judíos por este engaño (que no ataca a la religión judía, ni representa a todos los judíos como comunistas), Afirma que los sionistas son los verdaderos farsantes, junto con los gobiernos de los aliados (en particular la Unión Soviética), organizaciones de refugiados y sobrevivientes, e incluso el Comité Internacional de la Cruz Roja.

Lo que Butz y otros negacionistas ignoran es la relativa debilidad del movimiento sionista antes, durante e incluso después de la Segunda Guerra Mundial. El sionismo fue considerado herético por la mayoría de los movimientos religiosos judíos, y los judíos que se asentaron en Palestina, antes de la fundación del Estado de Israel en 1948, fueron en gran parte refugiados, no ideólogos políticos empeñados en la creación de un estado judío en Palestina. De hecho, la investigación mucho más reciente de Israel sobre el Holocausto ha demostrado que algunas figuras importantes en el movimiento sionista se preocupaban muy poco acerca de la grave situación de los judíos en Europa durante la Segunda Guerra Mundial. Por ejemplo, Menachem Begin, primer ministro de Israel desde 1977 hasta 1983, fue encarcelado por las autoridades soviéticas por sus actividades sionistas hasta la invasión nazi en 1941. Sin embargo, en vez de quedarse en Europa para luchar contra los nazis, Begin se fue a Palestina, donde libró una guerra de guerrillas durante cinco años en nombre del sionismo. Begin no estaba solo en su decisión de luchar por el sionismo en lugar de la supervivencia de los judíos europeos.

Cabe destacar que el antisemitismo de la mayoría de los negacionistas les lleva a denunciar la elección de Begin, mientras que, al mismo tiempo, eligen seguir creyendo que este movimiento rebelde llamado Sionismo podría perpetrar un fraude en todo el mundo. Casi todas los principales negacionistas, de hecho, comparten una doble obsesión con el Holocausto y con el sionismo y el Estado de Israel. El principal propagador de las ideas negacionistas en los Estados Unidos es el Institute for Historical Review (IHR) con sede en California, que vende no sólo libros y folletos de negación del Holocausto, sino que también crítica al sionismo y al judaísmo religioso. Willis Carto, jefe del Liberty Lobby, un grupo de acción política anti-israelí con sede en Washington, DC, fundó el IHR. Si bien ha habido mucha lucha interna en las últimas décadas dentro del IHR sobre el dinero, los puntos de vista de Carto y las de los directores (que incluyen a Mark Weber, un propagandista antes abiertamente neonazi) no están muy lejos el uno del otro. En otro giro, en el transcurso de su batalla con los actuales líderes del IHR, Carto acusó a Weber de ser un agente sionista.

Weber vincula a los judíos con la revolución bolchevique, una práctica iniciada por APP. Mientras que Weber es capaz de aprovechar ciertas verdades sobre el partido bolchevique que puede empatar, al menos en la superficie, a judíos (como muchos líderes prominentes bolcheviques, entre ellos, León Trotsky, Lev Kámenev, y Grigori Zinóviev, eran judíos por nacimiento ), Zimmerman ha señalado que el judío ruso promedio se hallaba más atraído por el nacionalista judío, sionista, o los partidos socialistas democráticos que a radicales comunistas como los bolcheviques. [3] Weber también repite el error de equiparar al sionismo y el comunismo de App. Si bien existían partidos marxistas-sionistas, particularmente en los primeros días del estado de Israel, el respaldo de la Unión Soviética a los países hostiles a Israel después de la guerra de 1967 entre árabes e israelíes fue un golpe de gracia para cualquier alianza entre dos ideologías que son, por naturaleza, diametralmente opuesta (el sionismo es una forma de nacionalismo, mientras que el comunismo es internacional en sus objetivos). Por lo tanto, puede verse que la negación del Holocausto es una teoría de la conspiración que busca colocar a los judíos detrás de un movimiento internacional que promueve una falsedad para obtener beneficios económicos. De este modo, la negación del Holocausto no es diferente de muchas otras formas anteriores de antisemitismo que imputan a la codicia monetaria judíos, así como un aire de complicidad. Además de la forma desordenada en la que los negacionistas han optado por agrupar a todos los judíos, independientemente de su orientación religiosa o política, como los autores de este "engaño", también participan en los esfuerzos pseudocientíficos para tratar de demostrar su punto de vista con respecto al Holocausto. Hasta la fecha, ninguno de sus esfuerzos ha dejado una impresión duradera en la historiografía del Holocausto. Mientras que el observador racional llegará a la conclusión de que este es un testimonio de la verdad de la historia del Holocausto, para los negacionistas del Holocausto, no es más que una pieza más de evidencia de una conspiración de lo que, según ellos, es la "verdad" acerca del destino de los judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Lipstadt, Deborah. (1993). Denying the Holocaust: The Growing Assault on Truth and Memory. pp 33-34. New York: Plume.
  2. Shermer, Michael, and Alex Grobman. (2000). Denying History: Who Says the Holocaust Never Happened and Why Do They Say It? Berkeley: University of California Press.
  3. Zimmerman, John C. (2000). Holocaust Denial: Demographics, Testimonies, and Ideologies. New York: University Press of America.
P Conspiranoias
Ufología   Encubrimiento OVNIHombres de negroIncidente de RoswellMajestic 12Los extraterrestres del congelador
Medicina   Conspiraciones en MedicinaFluoración (conspiración)LSD (Conspiración)Movimiento antivaxx
Urbanas   Código de barrasFrecuencia Extremadamente BajaFrecuencia 440 HzExperimento FiladelfiaEl Nuevo Orden MundialEstela químicaJohn TitorMK-ULTRA
Véase también   Agustin de BarruelDerosIlluminatiJonestown (conspiración)Joseph McCarthyNegacionismo del HolocaustoPelícula de ZapruderTeoría conspiratoria

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar