FANDOM


Artículos sobre
Falacia Logo
Falacias

La lógica es una herramienta fantástica para guiar las investigaciones de uno hacia la realidad. Sin embargo, algunas personas no entienden su aplicación y limitaciones.

Uno de los frecuentes intentos teístas de demostrar la existencia de dios es un método conocido como prueba por lógica, o "poner a Dios en la existencia". La idea básica es que, desprovisto de cualquier evidencia empírica que demuestre la existencia del dios, los teístas intentar probarlo usando nada más que argumentos lógicos. En la jerga filosófica, una declaración sintética (un hecho acerca de la relidad) no puede ser probada sólo por declaraciones analíticas (justificadas por la razón pura).

La lógica pura, en sí misma, no puede generar datos memorísticos sobre el mundo externo. Esa es una gran equivocación que los apologistas religiosos no logran captar constantemente. Como si todo lo que necesitaras hacer fuera descubrir los misterios más profundos del cosmos es sentarte un sillón y pensar realmente duro sobre cosas. Lamentablemente, el mundo no funciona de esa manera. La lógica no es un espejo mágico en la esencia subyacente de la realidad. Más bien, lo que la lógica puede hacer es decir si las proposiciones que se usa para describir la realidad han sido correctamente unidas.[1]

La sola idea de que las grandes conclusiones pudieran derivarse de un engaño similar es simplemente ridículo.[2] No es raro que uno tema que no nos hemos librado de Dios porque todavía tenemos fe en la gramática.[3]

1200px-Allan Ramsay - David Hume, 1711 - 1776. Historian and philosopher - Google Art Project

David Hume fue de los primeros en proponer este argumento, y lo estructuró como un proceso lógico.

El argumento de Hume contra la prueba por lógica

David Hume argumenta en contra de las pruebas a priori de cuestiones de un hecho en Diálogos sobre la religión natural:

  1. Premisa: No se puede probar que exista a priori a menos que su inexistencia implique una contradicción.
  2. Premisa: Nada que sea demostrable o claramente concebible implica una contradicción.
  3. Premisa: Para todo lo que posiblemente existe, también podemos concebir su inexistencia.
  4. (De 2 y 3), No hay ningún ser cuya inexistencia implica una contradicción.
  5. (De 1 y 4), No hay ningún ser cuya existencia sea demostrable a priori.

Hume proponía que este argumento sea totalmente decisivo y estaba dispuesto a apoyar toda la controversia sobre él.

Ejemplos

  • Dios es amor: Dios es amor. El amor existe. Por lo tanto, Dios existe.
  • Argumento trascendental: La lógica existe como un concepto que requiere una mente. La lógica trasciende la mente humana, por lo que debe existir una mente trascendente para mantener ese concepto. Esa mente trascendente es Dios.
  • Argumento cosmológico del Kalām: Todo lo que comenzó a existir tiene una causa. El universo comenzó a existir, por lo tanto, tiene que tener una causa. Como necesitamos un punto de partida, en lugar de una regresión infinita, esa causa es la "causa no causada", que sólo podría ser Dios.
  • Argumento ontológico: La idea más grande, Dios, debe existir porque es más grande existir que no existir.
  • Argumento conceptualista: Las proposiciones, que deben existir, requieren una mente que también debe existir.

Ninguno de estos se confirma verdadero, y se basan en axiomas que son dudosos.

A veces, las premisas hacen creer que si un argumento es lógicamente correcto (descrito como "lógico"), debe ser cierto; por ejemplo, que el creacionismo es verdadero porque es "lógico". Realmente, lo único que es demostrablemente cierto es que los axiomas de los que se parte dan una conclusión coherente -lógica-, pero esos argumentos no se basan en ninguna propiedad o realidad de Dios que sea demostrable. Es más, se puede aplicar el cálculo lógico para demostrar la inexistencia de Dios (o la de cualquier objeto existente en la vida real) con la misma validez que una demostración lógica de su existencia.

Un sistema que permite obtener un valor de verdad para una proposición (P) y para su negación (¬P), por ejemplo: Existencia e inexistencia de Dios; crea una evidente contradicción, esto demuestra que el sistema no sirve para demostrar la existencia de una entidad a priori; la existencia de cualquier cosa es, de hecho, una propiedad tautológica (existe porque existe y no existe porque no existe), así que lo único que aporta la lógica es la certeza de que la conexión establecida entre unos axiomas dados da un valor de verdad, sean axiomas reales o falsos/inventados/supuestos. Entre toda la mar de axiomas que posee una demostración lógica, subyace ya la existencia (o inexistencia) de lo que sea que se quiere demostrar que existe (o no existe).

Múltiples pensadores ateos han planteado demostraciones análogas a las de los apologistas para demostrar la inexistencia de Dios o también, la existencia de criaturas imaginarias; la mayoría de estos pensadores escépticos (sino todos) lo hacían ya a sabiendas de que la lógica no puede demostrar la existencia de algo, más que como una tautología; la finalidad de estas "refutaciones" de la existencia de Dios era, de hecho, demostrar que es tan inútil cualquier demostración apologista como cualquier demostración "anti-apologista"; este "empate" supone un punto a favor de los pensadores ateos.

Discusión

Es importante notar que el concepto de "prueba" sólo existe realmente en matemáticas como un reclamo absoluto. Una vez que comenzamos a examinar la realidad, el concepto matemático sólo puede usarse para aproximarlo. Por ejemplo, uno puede definir un círculo perfecto dentro de las matemáticas, pero somos incapaces de crear un círculo físicamente perfecto en la realidad.

Un círculo perfecto se define como un conjunto de puntos (en un plano 2D) que son equidistantes a un punto central.

Si estamos dibujando sobre papel, y uno de los átomos está apagado en una milmillonésima de una milmillonésima de una milmillonésima parte del diámetro de un electrón, el círculo ya no es perfecto, porque uno de los átomos no es exactamente equidistante con el otro átomos. Los reclamos lógicos versus la realidad tienen problemas similares.

Hay varias maneras, en general, en las que las pruebas por lógica son dudosas.

Validez de las instalaciones

La razón principal por la cual estos argumentos fallan es porque las premisas de un argumento lógico son verdaderas y no simplemente asumidas. Cada premisa debe ser demostrablemente verdadera para que el argumento suene.

Por ejemplo, el Argumento cosmológico del Kalām hace los siguientes supuestos no demostrados:

  • Todo tiene una causa: ¿Han revisado todo lo que existe para asegurarse de que todo tiene una causa?
  • El universo no podría ser eterno, anulando la cláusula de "comenzó a existir".
  • Incluso si el universo tuviera una causa, por lo tanto, tenía que ser inteligente, en oposición a otro mecanismo natural.
  • Que en realidad, es un ciclo interminable de universos, etc.

Este argumento no puede funcionar, porque se basa en supuestos que se conectan a las premisas lógicas requeridas. El hecho es que tenemos poca o ninguna información sobre lo que sucedió "antes" del Big Bang, o incluso tenemos una comprensión completa de la causalidad más allá de nuestra comprensión terrestre simplificada de cómo funcionan las cosas. Al igual que no pudimos extender la mecánica newtoniana a velocidades cercanas a la velocidad de la luz, no estamos justificados para extender nuestras leyes actuales de física a los extremos, como se discute en este argumento, done las leyes rompen.

Podría decirse que las premisas deben estar justificadas por argumentos adicionales, y así sucesivamente, causando una regresión infinita llamada trilema de Münchausen. Las fuentes alternativas de validez de premisa son suposiciones axiomáticas o basadas en la experiencia perceptual (psicologismo).

Limitaciones del sentido común

No sólo el "sentido común" no funciona en todas las situaciones, sino en las ciencias avanzadas, rara vez funciona, porque estamos profundizando en ámbitos que aún no son "comunes" para nuestra comprensión.

Limitaciones del conocimiento actual

En definitiva, la única forma en que las pruebas lógicas pueden funcionar fuera de las matemáticas, es si uno es omnisciente. Tal como están las cosas, podríamos descubrir y aprender algo nuevo sobre la realidad de mañana que demuele una de las premisas a un silogismo lógico. Como los teístas señalan con frecuencia, esto sucede en la ciencia. Por lo tanto, no podemos confiar en que las premisas sean totalmente precisas, sino más bien, una evaluación tentativa de lo que sabemos actualmente por el momento. Los argumento lógicos absolutos fallan por eso.

La lógica, tal como se aplica a la realidad, funciona mejor como una guía para la investigación, no como una prueba final para los reclamos.

Lógica y el método científico

Normalmente, cuando se intenta construir una teoría con el método científico, el proceso sigue un patrón básico:

  1. Observar un fenómeno y recopilar información.
  2. Usando la lógica, y el análisis, proponga un modelo que describa el fenómeno.
  3. Usando la lógica, proponer una serie de hipótesisa comprobables para validar el modelo, una, a ser posible, falsable y que excluya otras explicaciones.
  4. Probar las hipótesis y volver al punto 1 con los resultados para revisar el modelo, hasta que el modelo converja en una respuesta estable.
  5. La teoría ahora está bien respaldada ("probada").

Un ejemplo es la historia de nuestro conocimiento sobre los agujeros negros. Durante mucho tiempo, toda la evidencia que teníamos sobre la gravedad y la luz parecía apuntar a la idea de que una estrella puede ser tan masiva que la luz no pueda escapar. No fue hasta que probamos la hipótesis, con evidencia empírica, que la comunidad científica aceptó que los agujeros negros eran reales. No nos detuvimos a hacer un argumento lógico para los agujeros negros, nos quedamos ahí y suponemos que hemos demostrado que existen, a pesar de que el argumento lógico era muy convincente.

Una prueba por lógica sigue el siguiente patrón básico:

  1. Observar un fenómeno y recopilar la información.
  2. Usando la lógica, proponer una explicación que describa el fenómeno, utilizando fragmentos de datos que parecen ajustarse al argumento.
  3. No intentar confirmar el argumento ni excluirlo de otras posibilidades.
  4. La afirmación ahora está "probada".

Las personas que cometen este error terminan simplemente omitiendo la parte más importante del método científico: Prueba y revisión. Aún más importante, a menudo no intentan encontrar formas de falsificar sus afirmaciones, lo cual es crítico en la ciencia. De esta manera, las pruebas por lógica son funcionalmente muy similares a las teorías de conspiración.

Referencias y ligas externas

  1. AntiCitizenX. 27 de Julio de 2014. Everything Wrong with the Modal Ontological Argument
  2. Dawkins, R. (2006). The God delusion. Boston: Houghton Mifflin Co..
  3. "I am afraid we are not rid of God because we still have faith in grammar", frase de Nietzsche en palabras de Walter Kaufmann.