FANDOM


Corrupción
00-Bad Pharma Logo
en la Ciencia

En general, las promociones académicas, mantener el empleo, cambio de trabajo y el desarrollo profesional de los miembros de la facultad de medicina son juzgados principalmente por el crecimiento en términos de trabajos científicos publicados. Universidades e instituciones de investigación son más propensas a reclutar y promover a aquellos académicos que llevan una curricula voluminosa con el mayor número de artículos publicados.

Antecedentes

Los médicos en la medicina académica se evalúan para su promoción y financiación en gran parte de acuerdo a sus bibliografías, un hecho que es bien entendido en la comunidad académica, a pesar de las protestas ocasionales en sentido contrario. Suele ser necesario un número mínimo de publicaciones para la promoción tanto en los escalafones académicos como clínicos. Por lo tanto, los buenos maestros y médicos, que tienen poco interés, o la habilidad en la investigación deben, al menos, seguir todo el procedimiento de investigación y la publicación con el fin de avanzar. La renovación de la financiación también depende de las publicaciones como reflejo de la productividad. No es sorprendente que los investigadores se sientan impulsados ​​a publicar con la mayor frecuencia posible. Algunas prácticas resultantes, tales como la publicación en "unidades menos publicables"[1], la publicación del mismo estudio en diferentes formas, o la adición de autores supernumerarios a los artículos, son tan comunes como para ser casi el estándar. Un investigador puede también elegir el trabajo que produzca rápidos resultados positivos, en lugar de estudios inciertos, a largo plazo, que puedan ser científicamente más importantes.

La falta de publicación de trabajos científicos novedosos por un investigador priva al mundo de la información y las innovaciones basadas en la evidencia. Las publicaciones científicas son las desencadenantes que motivan a otros científicos. El conocimiento publicado estimula una mayor investigación; las hipótesis se modifican, se refutan o se respaldan, y nuevos paradigmas se introducen a expensas de los antiguos. La literatura publicada es un legado para la ciencia. Escribir una investigación para su publicación es la última frontera en un esfuerzo que puede ser difícil y, a veces decepcionante, debido al rechazo por las revistas de élite y las decisiones negativas de la revisión por pares. Sin embargo, estas barreras no deben impedir al científico que publique los resultados de su investigación. La publicación es un canal de comunicación muy eficaz para que los científicos compartan su trabajo, ideas, dificultades y logros.

Además de la comunicación científica, la publicación se ha convertido de vital importancia para los médicos u otros científicos por una serie de otras razones tales como el desarrollo profesional, las obligaciones reglamentarias forzosas, los requisitos para la promoción, incentivos monetarios, y el deseo de progresar en la comunidad científica. En todo el mundo existe una necesidad imperiosa de publicar investigaciones, en general; y en los países en desarrollo, en lo particular, lo que representa más de dos tercios de la población mundial. La abundancia de datos en los países en desarrollo ofrece grandes oportunidades para la investigación y publicación, sin embargo, la falta de formación y experiencia en investigación, en cuanto a la creación de un diseño de protocolo de investigación, métodos rigurosos para la recolecta y almacenamiento de datos de calidad, análisis estadísticos pertinentes, y la escritura académica, son las principales barreras para la publicación de investigaciones en journals de renombre.

Las razones de la presión para publicar

  • Criterios de contratación

La producción científica de los departamentos, facultades, programas y en última instancia la universidad, contribuyen a la estatura científica general de esa institución en particular. Esta clasificación científica ayuda a los interesados ​​externos a evalúar la calidad de la investigación. Así, el punto de referencia para la evaluación de la clasificación institucional es a menudo la cantidad más que la calidad. La presión por publicar se vuelve relevante, incluso antes de la graduación, cuando los residentes se inscriben a los programas de formación dentro de sus especialidades. Curiosamente, un análisis de los artículos publicados en la revista Journal of Pediatric Surgery, durante las tres décadas hasta 2010 muestra un aumento considerable en el número de autores por artículo. Esto fue interpretado como que sugiere una mayor complejidad en las formas de trabajar junto con una presión para desarrollar currículos llenos de publicaciones. Una razón de peso detrás de este aumento en el número de autores por artículo es la enorme presión para publicar. Se percibe que un candidato a doctorado o un post-doctorad,o que trabaja bajo la supervisión de un eminente erudito, tiene un currículum más impresionante que otros. Sin embargo, esto no significa necesariamente que el investigador sea profesionalmente más activo o competente. Podría simplemente significar que estaba en el lugar correcto en el momento adecuado.

A menudo, la estatura profesional de un académico se mide por el número de artículos revisados ​​por pares, por el factor de impacto de las revistas que publican la investigación, y por el número de citas de la obra. Estos indicadores clave de rendimiento son considerados cuidadosamente por los comités de contratación institucionales y los solicitantes que tengan una larga lista de publicaciones llevan más posibilidades de éxito.

  • Clasificación científica de las instituciones

En el pasado reciente, un recordatorio amable de publicar por las instituciones se ha transformado en un paradigma de “publicar o perecer” en la vida profesional académica. Los resultados de la investigación, en términos de números de publicación, se utilizan para la medición del desempeño de las instituciones que a su vez juegan un papel preponderante en la clasificación científica de las instituciones de la región y en todo el mundo. Algunas instituciones reclutan y pagan generosamente a escritores eminentes con el fin de aumentar sus clasificaciones y su estatura científica. Los incentivos, puramente monetarios para atraer a destacados investigadores con sus prometedoras bibliografías, pueden ayudar a las universidades a subir varios cientos de lugares en las clasificaciones internacionales, independientemente de si el trabajo fue hecho en su institución. Este énfasis institucional para aumentar la producción investigativa de la academia puede poner en peligro otras actividades académicas igualmente importantes, como funciones clínicas y educativas.

  • Promociones académicas y publicaciones

En respuesta al entorno altamente competitivo dentro de las instituciones académicas, los investigadores están tentados a tomar atajos para la publicación de artículos en un intento por cumplir con la elegibilidad para promociones y ganar la candidatura para los premios académicos por logros extraordinarios. Los indicadores de desempeño de publicaciones académicos, citas y factores de impacto, ponen presión a la facultad para estirar deshonestamente los límites de la ética en la investigación biomédica. Al mismo tiempo, esta competencia ha dado lugar a un fuerte incremento de la prevalencia de autores 'invitados' y autores 'fantasma'. Los autores fantasma son aquellos que nunca contribuyeron ni un ápice a la investigación o publicaciones, y obtienen la autoría a través de sus relaciones o mensajes publicados. Los autores invitados por lo regular tienen un alto índice h y son agregados por los escritores noveles simplemente para amplificar las posibilidades de publicación en revistas de alto impacto. Ambas pertenecen a la categoría de deshonestidad científica.

  • Beneficios de las compañías farmacéuticas

La financiación enorme para ensayos clínicos controlados, la publicación y empresas de archivado es proporcionada por varias compañías farmacéuticas multinacionales. Estas agencias farmacéuticas apoyan a investigadores individuales, así como a instituciones, para su comercialización y negocios. Con frecuencia, estas agencias reclutan escritores profesionales y científicos eminentes para redactar informes de ensayos clínicos. Estos esfuerzos se ven muy bien recompensados y crean una presión indebida sobre los escritores para que publiquen los resultados con el fin de recibir los incentivos y recompensas. Bajo esta presión para publicar, los resultados de las investigaciones a veces chocan con los conflictos de intereses, por lo que se puede poner en peligro la seguridad de los pacientes.

  • Facultad sin tenencia de antigüedad

El sistema de antigüedad representa una amenaza potencial para la facultad sin antigüedad y para los ostentadores de un título académico honorífico adjunto. Sus citas se pueden terminar sin aviso previo, lo que los coloca en una situación vulnerable. Para eludir esta amenaza potencial, la facultad sin antigüedad, en un intento de demostrar su productividad, puede tener la tentación de publicar, en gran medida, de manera no ética y no científica.

  • Subvenciones institucionales y financiación a los escritores que publican en revistas de prestigio

Los autores que publican en revistas de alto rango atraen más citas, aseguran un alto índice h y, a su vez, reciben lucrativas subvenciones de los centros de investigación y agencias de fondos gubernamentales. Las organizaciones se dirigen a los mejores investigadores con muy altos índices h y los desafían a publicar en revistas de renombre para impulsar la clasificación científica de la institución. En última instancia, las revistas de alto rango pueden ser víctimas de publicaciones no éticas y trabajos plagiados que, por lo general, terminan con retracciones. La retracción (o retiro de una publicación dudosa) es un mecanismo de corrección de la literatura y de información a los lectores sobre las publicaciones con datos con graves deficiencias o poco fiables y erróneos. Los datos poco fiables pueden ser resultado de manipulaciones intencionales de los datos o información previamente publicada. Actas de la Academia Nacional de Ciencias notificó ocho y Science anunció cinco retracciones en 2011. Steen RG evaluó 742 artículos indexados retirados, en idioma inglés, en PubMed Central durante los años 2000 a 2010 y mostró que el 73.5% de los artículos se retiraron debido a errores y un 26.6% fue debido a falsificación y la fabricación de datos. La presión para publicar se mostrado como la principal fuerza impulsora que obliga a los autores a cometer fraude científico y de investigación.

Consecuencias de la presión de publicar

  • Retiro de artículos

Con el fin de dar cabida al cada vez mayor número de envío de artículos a revistas y editoriales, un crecimiento explosivo de nuevos editores han surgido a nivel mundial, y el número de revistas en línea y por suscripción ha aumentado exponencialmente. Al mismo tiempo, la presión de publicar a toda costa ha provocado un aumento de los episodios de mala conducta en investigación y retracciones inevitables que, a su vez, pone en duda la integridad del journal. Los editores de renombre mundial como Nature, Science y Cell que llevan factores de impacto muy impresionantes han sido testigos de tasas más altas de retracciones. Este incremento en las retracciones está ayudando al crecimiento de las revistas depredadoras ya que estos dudosos portales prometen una publicación rápida a cambio de dinero en efectivo. Los factores que contribuyen a las retracciones incluyen el plagio, múltiples trabajos simultáneos y publicaciones duplicadas, mala conducta de investigación en la forma de violación a los derechos de autor y de las directrices éticas para la investigación y las autorías fantasmas. Una riguroso escrutinio posterior a la publicación por editores de alto perfil ha ejercido un impacto modesto en las retracciones. Wager y Williams analizaron todas las retracciones disponibles de Medline durante el período de 2005 a 2008. Las razones de los retiros incluyeron error intencional o hallazgos no replicables [40%], problemas de mala investigación y conducta ética [17%], y publicaciones redundantes [17%]. Del mismo modo, se ha informado de un aumento de 20 veces en el número de retracciones en revistas indexadas por la Science Citation Index Expanded. Se ha encontrado que la mayoría de las retracciones se debieron a una investigación mal diseñada o manuscritos mal redactados resultantes del síndrome de presión por publicar. Retractionwatch.com] ha señalado recientemente que existen autores que han orquestado falsas revisiones por pares mediante la presentación de información de contacto falsa para los revisores sugeridos, compañías que venden falsas revisiones por pares para que los artículos sean publicados, e investigadores de élite que venden públicamente sus habilidades de escritura en los medios sociales.

  • Ambiente de trabajo

La presión para publicar puede exprimir la alegría de la práctica de la Ciencia. El efecto más catastrófico se da en el interior de los laboratorios de investigación, donde se está deteriorando la verdadera atmósfera competitiva profesional entre los jóvenes científicos. Insidiosamente socava las relaciones entre colegas. Los jóvenes científicos creen que no tienen más remedio que unirse a la carrera para publicar como la única manera de sobrevivir y sobresalir en su carrera.

Hay muchos inconvenientes al recompensar un gran número de publicaciones. Las prácticas de publicación fragmentada y repetitiva son un desperdicio por ineficientes. También producen una literatura enorme y difícil de manejar que es difícil de evaluar debido a su tamaño y el desorden de informes repetitivos y a menudo triviales. El sesgo hacia los estudios que pueden ser completados y publicados relativamente rápido distorsiona la dirección de la Ciencia. Si la presión para publicar conduce a un fraude, como el plagio y la fabricación de datos, es algo difícil de decir. Las personas que están predispuestas pueden participar en el fraude por esta razón, pero las motivaciones en estos casos están lejos de ser claras. Delitos menores en la investigación médica, sin embargo, que van desde la publicación repetitiva hasta el reporte selectivo de los datos que apoyan la hipótesis, se derivan claramente de la presión para publicar con su incentivo, casi irresistible, de tomar atajos. Estas prácticas también implican algún engaño[2], a pesar de que no son lo que normalmente entendemos por fraude. Por ejemplo, una publicación duplicada no se identifica como tal por los autores; en cambio, a menudo se infla como una contribución única. Por lo tanto, estas prácticas constituyen una erosión de la integridad de la empresa científica.

Por otro lado, existen ventajas en el sistema actual. La longitud de una bibliografía es, después de todo, un criterio relativamente simple y sin ambigüedades para medir la producción en una empresa grande y compleja. Más importante, el sistema prácticamente garantiza que el trabajo científico se presente en forma publicada lo antes posible. Casi cualquier estudio, sin importar si es preliminar o intrascendente, probablemente podrá ser publicado en alguna parte. De este modo el intercambio de información en nuestro sistema tiende a ser rápido y completa. Este tipo de energía es bueno para la ciencia. Investigadores con talento que, si se dejan a sus propias preferencias, pueden ser lentos en hacer las cosas tienen un incentivo para producir y hacer que sus hallazgos sean conocidos.

¿Cómo puede ser reformado el sistema para eliminar sus defectos, y al mismo tiempo mantener sus puntos fuertes? Las sugerencias de Huth de que las organizaciones, instituciones y revistas científicas tratan de desarrollar estándares para desalentar la publicación fragmentada y repetitiva y definir criterios de autoría, constituyen valiosos primeros pasos.[3] Pero mientras siga ahí la presión por publicar, estos pasos podrían abordar los efectos del problema y no la causa. El origen del problema debe abordarse también, tanto en las instituciones en las que tiene lugar la investigación como en los organismos de financiación, en particular, los Institutos Nacionales de Salud. Las instituciones que hablan de boca para afuera sobre la importancia de la excelencia en la enseñanza como criterio para la promoción, deben comenzar a hacer intentos serios para evaluarlo y, en su caso, darle el mismo peso que ahora se vincula a la investigación. Tal vez excelentes profesores clínicos no deban ser obligados a mantener una apariencia de su capacidad de investigación, pero deben ser evaluados en su totalidad sobre la base de su enseñanza y trabajo clínico, como lo sugiere Petersdorf[4]. Los cortos ciclos de los organismos de financiación, con la necesidad de producir resultados inmediatos, se suma a la presión para publicar y, además, desalienta los estudios a largo plazo. El aumentar la duración del ciclo, al menos en algunos casos, o la concesión de subvenciones a largo plazo para investigadores promisorios, puede ayudar a eliminar este problema.

Estas reformas serían útiles. Sin embargo, la única reforma, y quizá la más importante, sería la de establecer un límite para el número de publicaciones que puedan ser consideradas para la promoción o la financiación. Se sugiere que cualquier institución o agencia que evalúe a un investigador para su promoción o financiación tomen en cuenta solamente, como máximo, los tres artículos que el candidato considere sean los mejores en cualquier año, con un máximo de quizá diez en cualquier período de 5 años. Otras publicaciones ni siquiera deben estar en la lista. Cada publicación recibiría entonces proporcionalmente más atención, tanto del investigador como de quienes evalúan el trabajo. En la actualidad, es casi imposible para los que evalúan a un investigador conocer todo el trabajo cuando existe una extensa bibliografía. Después de todo, puede haber un centenar o más trabajos. Si el número es limitado, el énfasis se desplazaría de la cantidad de investigaciones a su calidad, y sería necesario evaluar cada estudio.

¿Cómo impacta un sistema de este tipo a las prácticas cuestionables y el fraude en la investigación médica? Es casi seguro que los delitos menores habrán de reducirse, y la literatura, en gran medida trivial, se volverá más delgada pero más sustancial. Dejaría de ser un incentivo el poner a prueba los límites inferiores de la "unidad menos publicable", publicar el mismo estudio bajo varios disfraces diferentes en varios journals distintos, y conferir la autoría a personas que no aportaron nada bajo ningún criterio razonable. La frecuencia de estas y otras formas, relativamente menores de engaño, es casi seguro que se reducirá considerablemente. Al mismo tiempo, los estudios más ambiciosos se llevarían a cabo y no se publicarían hasta que sean completados. La mayoría de los investigadores darían la bienvenida a la oportunidad de dirigir su atención más plenamente a la sustancia de su trabajo sin tener que calcular de antemano el número y el calendario de las publicaciones que pudieran emanar de ella.[5]

Que esta reforma reduzca la frecuencia de las formas más graves de fraude -el plagio y la fabricación de datos- plantea problemas. Es posible que estas formas de engaño no se vean muy afectadas. Para las personas dispuestas al fraude, la disminución de la presión para publicar como un incentivo podría ser compensado por el aumento de la presión para publicar algo de sustancia. Después de todo, es más difícil de completar un buen estudio que uno trivial. Pero, probablemente, sería más fácil de descubrir el fraude en un sistema que se centró deliberadamente en la calidad más que en la cantidad de trabajo.

En resumen, lo que limita el número de documentos considerados para la promoción o financiación tendría tres efectos probables. En primer lugar, la calidad de la investigación médica tendería a mejorar, en la medida que cada estudio recibiría proporcionalmente más atención. En segundo lugar, las promociones y los fondos reflejarían con mayor precisión la calidad del trabajo de un investigador, debido a que sería más fácil de evaluar un menor número de publicaciones. En tercer lugar, la paja en gran cantidad de literatura científica sería eliminada. Esta reforma también disminuiría la prevalencia de muchas prácticas cuestionables en el sistema, aunque puede ser que no afecte la frecuencia de un fraude mayor. Al final, el resultado más importante sería afirmar la supremacía de la sustancia sobre el volumen en la investigación científica.[6]

Otros artículos relacionados

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Broad W. J (1981) The publishing game: getting more for less. Science; 211:1137-9.
  2. Marcia Angell (1983) Editors and fraud. CBE Views; 6:3-8.
  3. Huth E. J. (1986) Irresponsible authorship and wasteful publication. Ann Intern. Med; 104:257-9.
  4. Petersdorf R. G. (1983) IS the establishment defensible? N Engl J Med; 309:1053-7.
  5. Bailar J. C. (1986) Science, statistics, and deception. Ann Intern Med; 104:259-60.
  6. Marcia Angell (1986) Publish or Perish: A Proposal. Annals of Internal Medicine; 104:261-262.
P
Artículos científicos
Análisis bayesianoApofeniaArgumento del equilibrio de SaganBisociaciónCambio de paradigma Cero absolutoCienciaCiencia históricaDetección de falso conocimientoCorrelaciónDisonancia cognitivaEfecto placeboEfecto noceboEnsayo controlado aleatorioEscándalo SokalEstudio de cohortesEstudio doble ciegoExperimento RosenhanExtrapolación de datosEvoluciónFalsabilidadGráfico de embudoHipertrofia de la cognición socialLa prueba de cuatro partesMáquina de movimiento perpetuoMáquina del tiempoMetaanálisisModelo científicoNada (concepto)Navaja de OccamPareidoliaPrincipio antrópicoProblema del archiveroProtocienciaReglas de LangmuirRegresión a la mediaRevisión por paresSesgo de confirmaciónViaje en el tiempo
Efectos y leyes no homologadas
Efecto calzadorEfecto de amortiguamiento escépticoEfecto de ilusión de verdadEfecto dominóEfecto Dunning-KrugerEfecto felpudoEfecto FeuersteinEfecto ForerEfecto GauquelinEfecto haloEfecto HawthorneEfecto Jeane DixonEfecto Jenny McCarthyEfecto mariposaEfecto StreisandLey de AverakLey de BetteridgeLey de HaggardLey de la controversia de BenfordLey de los grandes númerosLeyes de Clarke
Sobre el Método Científico
HipótesisHipótesis nulaLey científicaMétodo científicoTeoríaTeoría y ley

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.