FANDOM


P
Quiropraxia
01-Anticiencia

La quiropraxia, aunque empleada por Hipócrates, hoy día es una forma de tratamiento recreada y desarrollada de novo a finales del siglo XIX, e implica ajustes manuales de la columna vertebral. Aunque algunos quiroprácticos se centran en el tratamiento de dolor de espalda, muchos otros también pretenden tratar toda una serie de enfermedades comunes, tales como el asma, el autismo o la disfunción eréctil, lo que la convierte en una pseudoterapia.

La pseudoteoría subyacente afirma que la manipulación de la columna vertebral es médicamente beneficiosa ya que puede influir en el resto del cuerpo a través del sistema nervioso.

Antecedentes históricos

El primer recuento documentado de la manipulación de la columna vertebral por motivos terapéuticos se remonta a Hipócrates en aproximadamente 400 AEC. Con el fin de hacer frente a los problemas de espalda, le pidió a los pacientes a acostarse boca abajo sobre una tabla y sus ayudantes aplicaron tracción tirando de la cabeza y los pies. Al mismo tiempo, Hipócrates presionaba sobre la parte dolorosa de la columna vertebral, o se sentaba sobre ella, o caminaba a lo largo de ella.

Neurocalometer2

Quiropráctico empleando el neurocalómetro, un aparato inútil.

Con el paso de los siglos, se convirtió en la responsabilidad de los especialistas conocidos como "hueseros" (o sobadores) el tratamiento de los huesos que se habían roto, desalineado o dislocado. En Noruega, el curandero local era a menudo el primogénito, mientras que en Irlanda era típicamente el séptimo nacido; pero el orden de nacimiento carece de importancia en Escocia, siempre y cuando la persona haya nacido con los pies por delante. Debido a que los hueseros no tenían una educación formal no eran parte de la clase médica, por lo que a menudo eran criticados por los médicos. Por ejemplo, Sarah Mapp fue una de las más famosas hueseras en Londres en la década de 1730 y fue apodada la 'Loca Sally' por muchos médicos. Por otra parte, Sir Hans Sloane, quien fue presidente del Real Colegio de Médicos, tenía tanto respeto por la 'Loca Sally' que le pidió tratar la lesión en la espalda de su sobrina.

La moderna pseudoterapia quiropráctica y sus pioneros

La terapia quiropráctica, que surgió de la tradición ortopédica, fue fundada por Daniel David Palmer, nacido cerca de Toronto, Canadá, en 1845 y que se trasladó a Iowa a la edad de veinte años. Palmer creía que había tropezado con una nueva técnica médica. Estaba tan convencido de que la terapia quiropráctica ofrecía un nuevo enfoque para la asistencia sanitaria que abrió la Palmer School of Chiropractic en 1897 en Davenport, Iowa. Palmer estaba seguro de que la manipulación espinal podría hacer frente a todos los males de la raza humana. Para Palmer, la terapia quiropráctica no trataba principalmente sobre el tratamiento de los problemas de espalda. Escribió explícitamente: El noventa y cinco por ciento de todas las enfermedades son causadas por las vértebras desplazadas.

Los médicos convencionales se sintieron agraviados por su extraordinaria afirmación de que la columna vertebral es la causa fundamental de las enfermedades y que la manipulación espinal era la mejor manera de curar a los pacientes. Estaban molestos por su alarde de que "la quiropraxia es la ciencia de la curación sin drogas", y estaban alarmados por su negativa a reconocer el papel de los microbios en la causa de muchas de las enfermedades prevalentes en el momento.

Bartlett Joshua Palmer, hijo de Daniel David Palmer, fue quien inventó el neurocalómetro un artilugio que supuestamente ayudaba a los quiroprácticos mediante la detección de las subluxaciones. Palmer estaba muy orgulloso de su invento y lo promovió ampliamente en 1924, pero desde un punto de vista moderno podemos ver que era claramente un pedazo sin valor de la tecnología.

El neurocalómetro no contenía nada más que un termopar simple, que es una pieza estándar de los equipos eléctricos diseñados para medir la temperatura. Por lo tanto, habría sido artefacto inútil para detectar desajustes en la columna vertebral o la compresión de los nervios.

Palmer se autopromocionaba en la WOC, una de las estaciones de radio pioneras en Estados Unidos, establecida en 1922. Aunque la estación agendaba programas en una amplia gama de temas, tales como asuntos locales y cocina, también emitía conferencias de Palmer, así como otros programas directamente relacionados con la terapia quiropráctica. El público al que se dirigía era en gran parte de Estados Unidos y Canadá, y Palmer incluso afirmó que tenía oyentes en Escocia, Samoa y en el Polo Norte.

Cuando la vía legal no logró desanimar a los quiroprácticos de prácticas fraudulentas, la American Medical Association (AMA) intentó otras tácticas que culminaron en 1963 con la formación de la Comisión Sobre la Charlatanería (Committee on Quackery). Su secretario, H. Doyle Taylor, escribió un memorándum a la Junta de Síndicos de la AMA, en que se reafirmaba que la Comisión Sobre la Charlatanería considera que su misión principal es la "contención y, finalmente, la eliminación de la quiropraxia".Las actividades del Comité destacan la presión hecha para que los quiroprácticos se mantengan fuera del programa del seguro de salud de Medicare y argumentando que la terapia quiropráctica no debe ser reconocida por la Oficina de Educación de EU.

Este antagonismo puede parecer irrazonable, pero debe recordarse que la institución médica tenía varias razones para despreciar a los quiroprácticos. Estas incluyen su creencia en la noción anticientífica de la inteligencia innata, su negación de que las bacterias y los virus causan muchas enfermedades, y su convicción de que la realineación de la columna vertebral de un paciente puede curar todas las enfermedades. Además de todo esto, los médicos convencionales se sorprendieron por el hecho de que muchos quiroprácticos eran aficionados del E-meter, otra herramienta de diagnóstico extraña. Inventado en la década de 1940 por un quiropráctico llamado Volney Mathison, el E-Meter tiene una aguja que se balancea hacia atrás y adelante a través de una escala cuando un paciente se aferra a dos contactos eléctricos -según sus proponentes esto es suficiente para determinar el estado de salud de un paciente. El E-Meter también fue ampliamente utilizado por la Iglesia de la Cienciología, tanto es así que muchos cienciólogos creen erróneamente que fue inventado por su fundador L. Ron Hubbard. Por desgracia, el E-Meter no es más que un pedazo de abracadabra técnico, por lo que en 1963 la FDA (Administración de Alimentos y medicamentos) de Estados Unidos incautó más de 100 de ellos de la Iglesia de la Cienciología. En muchos sentidos, el E-Meter tiene un parecido al neurocalómetro igualmente falso, inventado dos décadas antes por B. J. Palmer.

Los quiroprácticos, que por lo general tratan con problemas de espalda o cuello mediante la manipulación de la columna vertebral, se están convirtiendo en una parte tan establecida del sistema de salud que sorprende ver la terapia quiropráctica incluida en la categoría de naturopatía (medicina alternativa). Después de todo, muchos médicos convencionales ignorantes de lo que se trata refieren a sus pacientes a los quiroprácticos, y muchos planes de seguro están dispuestos a cubrir los costos de dichos tratamientos. Esto es particularmente cierto en EE.UU., donde los quiroprácticos están más extendidos, y donde más o menos $ 3 mil millones de dólares se gastan anualmente en el tratamiento quiropráctico. Además de ser una parte establecida del sistema de salud estadounidense, los quiroprácticos se están volviendo cada vez más populares -entre 1970 y 1990 su número se triplicó, y en 2002 había 60,000 quiroprácticos ejerciendo en América del Norte, mientras que el número de médicos de facultad habrá aumentado sólo un 16 por ciento.

Tal vez la indicación más significativa de que los quiroprácticos se han convertido en parte de la corriente principal médica es que tienen licencia en todos los cincuenta estados de Estados Unidos, y también tienen reconocimiento legal en muchos otros países. Por ejemplo, los quiroprácticos en el Reino Unido están regulados por la ley, lo que significa que tienen un nivel similar al de los médicos y enfermeras. Por lo tanto, teniendo en cuenta todo esto, ¿por qué los quiroprácticos merecen ser etiquetados como terapeutas alternativos? El enfoque de la quiropraxia a la medicina surgió a finales del siglo XIX con una visión radicalmente nueva en la salud.

Los fundadores de la terapia quiropráctica argumentaron que la mala salud era debida a subluxaciones que, según ellos, son pequeños desajustes de alineación de las vértebras de la columna vertebral. A su vez, creían que las subluxaciones interfieren con el flujo de la supuesta inteligencia innata (similar a una fuerza vital o energía vital), que luego da lugar a problemas de salud de todo tipo. Pero no hay evidencia de la existencia de tal inteligencia innata o de su papel en la salud. Los conceptos de inteligencia innata y subluxaciones son tan místicas y tan desconcertantes como los conceptos de Chi en la acupuntura o la dilución extrema en la homeopatía, lo que significa que no tienen sentido en absoluto desde el punto de vista científico moderno. Es por ello que el tratamiento quiropráctico sigue siendo considerado por muchos como una pseudociencia -a pesar de su popularidad actual. Pero, si suspendemos temporalmente la incredulidad y dejamos la filosofía subyacente a un lado, la cuestión clave es sencilla: ¿En verdad ayuda a los pacientes la terapia quiropráctica? Afortunadamente, esta es una cuestión que se ha tratado, gracias a la medicina basada en la evidencia y el uso de los ensayos clínicos.

Pseudoconspiración

Hasta ahora, la medicina basada en evidencia ha generado una visión pesimista de la naturopatía. Acupunturistas y homeópatas han pasado siglos desarrollando tratamientos para ayudar a los pacientes, y sin embargo, los científicos han examinado la evidencia, principalmente a partir de ensayos clínicos, y llegaron a la conclusión de que estas terapias han exagerado sus resultados. Algunos personas pueden sospechar que la medicina basada en evidencia está de alguna manera sesgada en contra de las terapias alternativas. Quizá el ensayo clínico es parte de una conspiración cocinada por los médicos y los científicos para protegerse de la intromisión de terapias no apoyadas por estudios.

Cuando los pacientes visitan un quiropráctico, por lo general sufren de dolor de espalda o cuello. Después de tomar la historia clínica, el quiropráctico se embarcará en un examen minucioso de la espalda, especialmente los huesos de la columna vertebral, llamadas vértebras. Esto incluirá observar la postura del paciente y la movilidad en general, así como sentir a lo largo de la columna vertebral para evaluar la simetría y la movilidad de cada articulación vertebral. A menudo, las imágenes de rayos X o de resonancia magnética también se utilizan para dar una visión detallada de las vértebras. Cualquier desalineación de la columna vertebral se corrige con el fin de restablecer la salud del paciente. Los quiroprácticos ven la columna vertebral como una entidad compleja, de manera que cada vértebra afecta a todas las demás. Por lo tanto, un quiropráctico puede trabajar en la parte superior de la columna vertebral o el cuello de un paciente con el fin de tratar el dolor en la espalda baja.

47 Minute ASMR Chiropractic Adjustment Compilation

47 Minute ASMR Chiropractic Adjustment Compilation

En Youtube se pueden encontrar decenas de videos de quiroprácticos en acción. Cualquier persona puede notar que las manipulaciones son iguales en todos los casos. El tratamiento distintivo del quiropráctico es una gama de técnicas conocidas como manipulación de la columna vertebral que está destinada a realinear la columna vertebral con el fin de restaurar la movilidad de las articulaciones. Los quiroprácticos también llaman a esto "ajuste". Puede ser una técnica bastante agresiva, que empuja la articulación ligeramente más allá de lo que es normalmente es capaz de lograr. Una manera de pensar acerca de la manipulación espinal es como el tercero de los tres niveles de flexibilidad que puede lograr una articulación. El primer nivel de flexibilidad es lo que es posible sólo con el movimiento voluntario. Un segundo y más alto nivel de flexibilidad se puede conseguir ejerciendo una fuerza externa, empujando la articulación hasta que haya resistencia. El tercer nivel de flexibilidad, que corresponde a la manipulación espinal, implica una fuerza de empuje que mueve la articulación aún más. El quiropráctico llevará las vértebras de la columna vertebral a este tercer nivel de movimiento mediante el uso de una técnica llamada "empuje de alta velocidad y de baja amplitud". Esto significa que el quiropráctico ejerce una fuerza relativamente elevada con el fin de mover la articulación con velocidad, pero la extensión del movimiento tiene que ser limitado, porque de lo contrario habría daño a la articulación y sus estructuras circundantes. A pesar de que la manipulación espinal se asocia a menudo con un sonido crujiente o "tronido", esto no es un resultado de los huesos presionándose entre sí o una señal de que los huesos se están poniendo de nuevo en su lugar correcto. En lugar de ello, el ruido es causado por la liberación y el estallido de las burbujas de gas que se generan cuando el líquido sinovial en el espacio de la articulación se encuentra bajo tensión severa. Por ejemplo, analizando el fenómeno del tronido de los nudillos, esto da como resultado un rápido aumento de la tensión intrasinovial. Este aumento de la tensión resulta en la cavitación (formación de cavidades llenas de vapor o de gas en el seno de un líquido en movimiento) del líquido sinovial, lo que provoca la separación rápida de la articulación y el colapso de la fase de vapor de la cavidad formada. La consiguiente liberación de energía vibratoria proporciona el tronido que se escucha. Esta liberación repentina de energía vibratoria somete a la articulación a esfuerzos de alto impacto. Aunque este tipo de fenómeno es el responsable de la erosión de las hélices de los barcos y las hojas de maquinaria hidráulica y los cojinetes, no existen otros estudios que demuestren que el tronarse los dedos (o cualquier articulación) sea dañina a largo plazo.[1]

Quiropraxia a juicio

Debido a que la manipulación espinal es la técnica que generalmente distingue a los quiroprácticos de otros profesionales de la salud, ha estado en el centro de los esfuerzos para establecer el valor médico de la terapia quiropráctica. Los investigadores han llevado a cabo docenas de ensayos clínicos para evaluar la manipulación espinal, pero han tendido a generar resultados contradictorios y a menudo han sido mal diseñados Afortunadamente, al igual que con la acupuntura y la homeopatía, se han realizado varias revisiones sistemáticas de estos ensayos en las que los expertos han tratado de dejar de lado los juicios pobres, se centran en los ensayos de mejor calidad y establecen una conclusión general que es confiable.

De hecho, han habido muchas revisiones sistemáticas que en 2006 Edzard Ernst y Peter Canter de la Universidad de Exeter decidieron tomar con el fin de llegar a la información más actualizada y a la evaluación más precisa sobre la terapia quiropráctica. Publicado en la Revista de la Sociedad Real de Medicina, su trabajo se intitula "Una revisión sistemática de las revisiones sistemáticas sobre la manipulación espinal". Ernst y Canter revisaron los estudios recientes cubriendo la manipulación espinal en el contexto de una amplia gama de condiciones, pero concentrándose en los problemas más comunes tratados por los quiroprácticos, a saber, el dolor de espalda y cuello. En este contexto, se tuvieron en cuenta tres revisiones que examinaban el dolor de espalda por sí sola, dos revisiones que examinaban el dolor de cuello y solo una revisión que abarcaba tanto el dolor de cuello como el de espalda.[2]

Los exámenes individuales llegaron a conclusiones diferentes. En el caso del dolor de cuello, dos exámenes concluyeron que la manipulación espinal no fue efectiva, aunque uno de ellos encontró cierta evidencia de que la manipulación quiropráctica podría ser eficaz cuando se utiliza en combinación con los tratamientos estándar. Sin embargo, el efecto de la combinación es difícil de desentrañar, por lo que sería difícil sacar una conclusión considerable a partir de ello. La tercera revisión fue más positiva, concluyendo que la manipulación espinal ofrece a los pacientes un beneficio moderado, pero vale la pena señalar que el autor principal de esta revisión fue un quiropráctico. Ernst y Canter habían demostrado previamente que los quiroprácticos tienden a generar las conclusiones más optimistas que los científicos, tal vez debido a que tienen una inversión emocional en el resultado. Con todo, la evidencia era insustancial.

Para el dolor de espalda, había más de un consenso de que la manipulación espinal podría ser eficaz. Cada revisión sugiere que, en promedio, los pacientes recibieron el beneficio de la clase de tratamientos ofrecidos por los quiroprácticos, pero no hubo acuerdo sobre el alcance de dicha prestación y la evidencia no fue concluyente. El hecho de que la manipulación espinal quiropráctica puede ayudar con el dolor de espalda no es un hito importante en la historia de la medicina - pero es particularmente notable ya que esta es la prueba más importante hasta el momento en que un tratamiento alternativo podría realmente ayudar a los pacientes.

Por otra parte, esta conclusión no debe interpretarse como una aprobación de la terapia quiropráctica o una recomendación para que los pacientes con dolor de espalda se traten con la manipulación espinal. La cuestión clave no es simplemente si en verdad funciona la manipulación de la columna, sino si la manipulación espinal funciona mejor que otras formas de tratamiento.Tratar con problemas de espalda es muy difícil, y la medicina convencional ha tenido problemas para desarrollar tratamientos realmente efectivos. En términos de tratar el problema subyacente, los médicos podrían recomendar fisioterapia o ejercicio. Y en términos de tratar los síntomas, los médicos a menudo recetan medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), como el ibuprofeno (de los menos costosos), hasta el etoricoxib (de los más costosos). Estos enfoques, sin embargo, son sólo ligera o marginalmente eficaces. Una cura real para el dolor de espalda aún no ha sido descubierta.

Cuando los dos enfoques se comparan entre sí, la manipulación espinal frente a la medicina convencional, el resultado es que cada uno es casi tan eficaz (o ineficaz) como el otro. De hecho, esta fue una de las principales conclusiones de Ernst y Canter es su revisión: la manipulación espinal puede ayudar a aquellos que sufren de dolor de espalda, pero los enfoques convencionales, de manera similar, ofrecen niveles marginales de beneficio. En una situación en la que dos o más tratamientos rivales coinciden entre sí en cuanto a su eficacia, hay otros factores decisivos que determinan cuál es el mejor. El factor determinante más simple es, a menudo, el costo lo que mitiga fuertemente en contra de los quiroprácticos que por lo general cobran una gran cantidad por sus servicios sobre la base de la afirmación errónea de que su tratamiento es superior a los tratamientos convencionales. Compárese el costo de diez sesiones con un quiropráctico a 500 pesos mexicanos cada uno, contra el ejercicio regular y/o ibuprofeno, ambos relativamente baratos, y la diferencia de precio se hace evidente.

Por otra parte, hay factores más importantes que también favorecen al tratamiento convencional sobre la manipulación espinal quiropráctica. De hecho, existen serios problemas con la filosofía y la práctica de la quiropraxia, los cuales debería plantear mayores preocupaciones a los posibles pacientes. Estas cuestiones están estrechamente vinculadas al desarrollo temprano de esta forma de tratamiento, por lo que con el fin de apreciarla de manera adecuada tomaremos un desvío histórico y se explorarán los orígenes de la terapia quiropráctica.

Otras falsas terapias


Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Castellanos, Jorge and David AxelrodEffect of habitual knuckle cracking on hand function. Annals of the Rheumatic Diseases 1990; 49: 308-309.
  2. E. Ernst, P. H. Canter. A systematic review of systematic reviews of spinal manipulation. J. R. Soc. Med. 2006 Apr; 99(4): 192–196. doi: 10.1258/jrsm.99.4.192. PMCID: PMC1420782]
P Pseudociencias
Pseudociencias   Agricultura biodinámicaAgrohomeopatíaAlquimiaAstrologíaBaraminologíaBioenergíaBiorritmoBucailleísmoCiencia de los seres humanos unitariosCienciologíaCriptozoologíaDetección de mentiras por polígrafoEfecto MaharishiEnergía pseudocientíficaEspiritismoEterometríaFeng ShuiFosfenismoFrenologíaGeopatíaGrafologíaHomeotoxicologíaKarmaKoreshanityMedicina antroposóficaMedicina ayurvédicaMeditación trascendentalMemoria del aguaMesmerismoMorfopsicologíaNumerologíaOsteopatíaParapsicologíaPrecogniciónProgramación neurolingüísticaPseudoarqueologíaPsicoanálisisPsicoquinesisQuirologíaQuiromanciaRadiestesiaReencarnaciónRespiracionismoSincronicidadTarotTelepatíaTeologíaTerapia del espacioUfología
Véase también   Agua polimerizadaArgumento cosmológico del KalāmAuraBaraja ZenerCámara KirlianComplejidad irreducibleCreacionismoCharlataneríaCreacionismo de la Tierra JovenDoshaExperiencia cercana a la muerteFrecuencia 432 HzFrecuencia 440 HzInfluencia lunarInteligencia innataLenguaje corporal (mito)Ley de la atracciónRayos ERayos NSudario de TurínSelección sobrenaturalSentido azulTerapia del campo del pensamiento