FANDOM


Científicos deshonestos00-Fraudulentos

Shinichi Fujimura
Shinichi Fujimura
Nombre Real 藤村新一
Nacionalidad Japon
Japón
Especialidad Arqueología
Fraudes Falseo de datos, plantado de artefactos
Repercusiones Humillación pública y académica
Consecuencias Retiro de textos académicos sobre sus fraudes

Shinichi Fujimura es un arqueólogo que se descubrió haciendo fraude. Nació en la prefectura de Miyagi en Japón en 1950. De niño, encontró pedazos de cerámica antigua de Jomon en su patio trasero, lo que despertó su interés en la arqueología. Mientras trabajaba en una fábrica, comenzó a estudiar arqueología por su cuenta y pasó sus vacaciones cavando para encontrar artefactos. En 1975, se organizó con otros entusiastas de la arqueología (la arqueología de la Edad de Piedra es un tema muy popular en Japón), y este grupo comenzó a descubrir muchos sitios de la Edad de Piedra. Su primer hallazgo importante llegó en 1981, cuando Fujimura afirmó haber encontrado objetos de cerámica de 40,000 años de antigüedad.

El descubrimiento hizo maravillas en la carrera de Fujimura. Pero él no descansó en sus laureles, casi como la magia, él y su equipo descubrieron consistentemente artefactos más y más antiguos, y no solo por unos pocos miles de años, sino por cientos de miles. En más de 180 sitios, la notable proeza arqueológica de Fujimura le valió la reputación de tener nada menos que "manos divinas".

Sin embargo, no todos se estaban tragando el cuento. Aunque pocos colegas tuvieron la valentía de hablar en contra de una verdadera leyenda viviente, hubo científicos que declararon públicamente que las "afirmaciones dudosas" de Fujimura se basaban en "investigaciones defectuosas". Aparentemente, se sospechó lo suficiente como para que uno de los principales periódicos de Japón, el Mainichi Shimbun, decidiera investigar.

Era octubre de 2000, y la ciudad de Tsukidate se había convertido en un destino turístico con atención internacional gracias a Fujimura y al descubrimiento reciente de su equipo de algunos de los artefactos más antiguos jamás descubiertos en Japón. Esta vez habían encontrado indicios de una vivienda que tenía 570,000 años de antigüedad. Para conmemorar el hallazgo (y ganarse un montón de yenes de los turistas), Tsukidate hizo su lema oficial "La ciudad con los mismos cielos vistos por el hombre primitivo". Incluso comenzó a vender una bebida llamada "Hombre primitivo".

En noviembre, el castillo de naipes de la Edad de Piedra finalmente cayó cuando el periódico publicó tres impactantes fotos que había tomado en secreto. Estas fotos mostraron a Fujimura cavando agujeros, colocando dentro los artefactos, cubriéndolos con tierra y luego "descubriéndolos". Cogido con las manos en la masa, Fujimura confesó durante una conferencia de prensa, alegando que lo había hecho porque había sido "poseído por un impulso incontrolable". A eso se le llama ego y codicia.

El hombre con manos divinas admitió que había plantado 27 de los 31 artefactos a un nivel que los haría parecer mucho más viejos. También confesó haber plantado 61 de 65 artefactos en otro sitio, y el 100% de la obra de piedra de otro sitio. Sin embargo, como es común para los charlatanes que han sido expuestos, él todavía trató de aferrarse a una pizca de respetabilidad al mantener que esas fueron las únicas veces que falseo resultados.

Cualquiera pudiera decir que Fujimura fue humillado y expuesto como un fraude, pero que realmente no lastimó a nadie más que a sí mismo.

¿Qué tal todos los libros de texto en Japón que tuvieron que cambiarse porque contenían décadas de hallazgos falsos? ¿Qué hay de los investigadores dedicados y científicos reales que han pasado años estudiando el trabajo de Fujimura? Uno de los colegas de Fujimura terminó aturdido y enojado fue Hiroshi Kajiwara, un profesor de la Universidad Tohoku Fukushi, quien dijo: "Mis 20 años de investigación están arruinados ... ¿Por qué demonios hizo una cosa tan estúpida?" Sería por ego y avaricia.

Fujimura perdió su puesto como investigador principal en el Instituto Paleolítico Tohoku, y su director renunció. Los museos comenzaron a sacar todos los artefactos de Fujimura de sus exhibiciones. Fujimura "quería ser conocido como la persona que excavó la cerámica más antigua de Japón" y, como resultado, arruinó la vida profesional de innumerables personas y arrojó una sombra de duda sobre los hallazgos legítimos de otros.

Sin embargo, todo esto palidece en comparación con otro resultado trágico: un hombre se quitó la vida por las repercusiones del escándalo. Hambrientos de más pruebas de falsificaciones por parte de otros investigadores, en 2001, algunos artículos en una revista japonesa afirmaron que Mitsuo Kagawa, un profesor de la Universidad de Beppu, también había falsificado sus descubrimientos de la Edad de Piedra. La vergüenza y la sospecha llevaron a Kagawa a suicidarse, pero en su nota de suicidio mantuvo su inocencia. Un tribunal ordenó a la revista que se disculpara, ya que no tenía pruebas suficientes para presentar la acusación, pero la disculpa era demasiado tarde para ayudar a Kagawa o a su familia.

Aquellos que perpetran exitosamente un acto de fraude a menudo codician más y continúan presionando su suerte con afirmaciones falsas de magnitud cada vez mayor. La verdadera tragedia no está en las reputaciones caídas de los estafadores, si no en los compañeros y colegas honestos y trabajadores que se ven arrastrados con ellos.

P
Hombres
Andrew WakefieldArthur KrigsmanArturo Solís HerreraAlejandro Segebre SalcedoCyril BurtDaryl BemDiederik StapelDipak K. DasDong Pyou HanEmil AbderhaldenFelipe Ruiz EspinozaHyung-In MoonIgor y Grichka BogdanovJacques BenvenisteJan Hendrik SchonJoachim BoldtJohann BeringerJohn HagelinJon SudbøKarel BezouskaMalcolm PearceMark GeierPaul CameronScott S. ReubenShinichi FujimuraStephen BreuningWilliam McBrideWilliam SummerlinWoo Suk Hwang
Mujeres
Almudena Ramón CuetoAmy YaskoBarbara FredricksonBrigitte BoisselierCaroline BarwoodColleen HuberMadeleine EnnisSuchitra Sumitran-Holgersson