FANDOM


Pseudoterapias
00-Bad Pharma Logo
en medicina

La terapia Gerson es una forma de tratamiento alternativo contra el cáncer que involucra enemas de café, suplementos, jugo, y una dieta especial que, según sus proponentes, limpia el cuerpo, estimula el sistema inmunológico y estimula el metabolismo.

Antecedentes

Este tipo de terapia la inventó un médico alemán, Max Gerson (1881-1959), quien creía que el cáncer era consecuencia de la acumulación de sustancias tóxicas en el organismo y que podía erradicarse con un tratamiento que combinara enemas y la ingesta masiva de jugos.

Gerson diseñó el programa dietético para tratar sus propios dolores de cabeza por migraña. Más tarde amplió su método para el tratamiento de otras enfermedades como la artritis, la tuberculosis, el lupus y el cáncer. En 1945, Gerson publicó un informe preliminar de sus resultados en la Revista de Gastroenterología. El Instituto Nacional del Cáncer y la Sociedad Médica del Condado de Nueva York examinaron los registros de sus pacientes y no encontraron evidencias de que el método fuera eficaz contra el cáncer. El método de tratamiento ha evolucionado poco en los últimos años

Después de la muerte de Max Gerson en 1959, su obra fue continuada por su hija, Charlotte Gerson, que estableció el Instituto Gerson a finales de 1970. El Instituto enseña a otros el método de Gerson, y otorga licencias clínicas que siguen de cerca su programa.

Max Gerson

Max Gerson

La pseudociencia

La terapia Gerson se considera una terapia metabólica, que se basa en la falaz hipótesis de que la enfermedad es causada por la acumulación de sustancias tóxicas en el cuerpo. Los practicantes de esta terapia creen que los fertilizantes, insecticidas, herbicidas y otros productos químicos contaminan los alimentos mediante la reducción de su contenido de potasio y aumentando su contenido de sodio. El procesamiento de alimentos añade más sodio, que cambia el metabolismo de las células en el cuerpo, causando finalmente cáncer.

Según los postulantes de la terapia Gerson, las personas que tienen cáncer tienen demasiado sodio y no suficiente potasio en sus células. La dieta de frutas y verduras, que son parte de la terapia Gerson, se utilizan para corregir este desequilibrio y revitalizar el hígado por lo que puede liberar al cuerpo de las células malignas. Los enemas de café también forman parte de la terapia Gerson, y se supone que alivia el dolor y elimina las toxinas del hígado en un proceso absurdo llamado desintoxicación.

El objetivo de las terapias metabólicas es eliminar las toxinas del cuerpo y mejorar la función inmune para que el cuerpo pueda "combatir" el cáncer. Las inyecciones de extracto de hígado, enzimas pancreáticas, y varios suplementos se dice que estimulan el metabolismo. El extracto de hígado ya no se emplea ingerido y es remplazado por inyecciones de Coenzima Q10 y Vitamina B12.[1] Los defensores de la terapia metabólica afirman que aborda la causa subyacente de la enfermedad en lugar de tratar los síntomas.

¿De que trata la terapia Gerson?

La terapia Gerson requiere seguir una dieta estricta baja en sal, baja en grasas, dieta vegetariana y beber el jugo de cerca de 9 Kg de frutas y verduras cada día. Un vaso de jugo se consume cada hora, hasta trece veces al día. Algunos de los jugos se pueden preparar con anticipación, y los demás deben estar preparados frescos cada hora y se bebe inmediatamente. Además, los pacientes deben efectuarse hasta 5 enemas de café cada día, de acuerdo a la información en el sitio web del Instituto Gerson. También se emplean varios suplementos tales como de potasio, vitamina B12, enzimas pancreáticas, hormona tiroidea y una solución de yodo especial (Lugol). Todo esto está destinado a estimular la función del hígado y la tiroides. A veces recomiendan otros tratamientos como el laetrile, forma sintética de la amigdalina (vitamina B17).

El Instituto Gerson no posee ni opera ninguna instalación médica. En su lugar, se refiere a los pacientes a clínicas con licencia otorgada por el instituto. Actualmente, las clínicas con "licencia" están en Tijuana, México, y cerca de Budapest, Hungría. El tratamiento para el cáncer generalmente se inicia en una de estas clínicas y requiere hospitalización de unas pocas semanas (la estancia mínima en la clínica de Tijuana es de 2 semanas). Los honorarios pueden superar los US $5,500 por semana. Se espera que los pacientes lleven un compañero -un amigo, cónyuge, o familiar- para que ayuden con el tratamiento. Los honorarios se pagan por adelantado, antes de la admisión. El paciente continúa el programa en su país después de haber sido dado de alta de la clínica.

El Instituto Gerson estima que el costo de puesta en marcha del tratamiento, y el primer mes de la terapia en el hogar sea mayor a $2,000 ó $4,000 por concepto de equipo, suministros, suplementos, alimentos orgánicos, etc., dependiendo del tipo de equipo comprado. Dada la frecuencia y la participación en la extracción de jugo, comidas, enemas, etc., la mayoría de las personas necesitarán ayuda con las compras y su preparación. Además, el Instituto Gerson recomienda la compra de un segundo refrigerador para almacenar los productos.

El tratamiento puede durar desde unos pocos meses hasta 10 años o más. Los proponentes de esta pseudoterapia recomiendan que los pacientes con cáncer continúen el régimen durante al menos 2 años. Las personas que no puedan viajar pueden optar por un tratamiento en casa sin hospitalización.[2]

¿Cuál es la evidencia?

No existen estudios bien controlados publicados en la literatura médica que muestren que la terapia Gerson sea eficaz en el tratamiento contra el cáncer.

En una revisión de la literatura médica, los investigadores de la Universidad del Centro Oncológico Anderson de Texas identificaron 7 estudios en humanos de la terapia Gerson que habían sido publicados o presentados en congresos médicos. Ninguno de ellos estaba respaldado por estudios controlados aleatorios. Uno de ellos fue un estudio de revisión retrospectiva llevada a cabo por la Organización de Investigación Gerson en 1995. Se informó que cuando los pacientes con melanoma, cáncer colorrectal y cáncer de ovario fueron tratados con cirugía y terapia Gerson, las tasas de supervivencia fueron mayores de lo que normalmente sería de esperar, pero no proporcionan estadísticas para apoyar los resultados. Otros estudios han sido pequeños y mostraron resultados no concluyentes, o han estado plagados de otros problemas (como un gran porcentaje de pacientes que no completaron el estudio), por lo que es imposible sacar conclusiones firmes acerca de la efectividad del tratamiento.[3]

El consumo de grandes cantidades de frutas y verduras y el limitar la ingesta de grasas, pueden ser parte de una dieta saludable si no se lleva a los extremos. Los investigadores continúan estudiando las posibles propiedades anticancerígenas de diferentes sustancias en las frutas y verduras, pero sus efectos individuales y colectivos no se entienden bien en este momento. Debido a esto, la mejor evidencia sugiere comer una dieta balanceada que incluya 2 y ½ tazas o más al día de frutas y verduras, la elección de granos enteros en lugar de alimentos procesados ​​y refinados, y la limitación de las carnes rojas y grasas de origen animal, así como el alcohol. La elección de alimentos de una variedad de frutas, verduras y otras fuentes vegetales como las nueces, semillas, cereales de granos enteros y frijoles es probable que sea más saludable que el consumo de grandes cantidades de un determinado tipo de alimentos. Con base en la evidencia disponible actualmente, es probable que la dieta desempeñe un papel más importante en la prevención de cáncer que en tratarlo.

Peligros

Las sustancias utilizadas en las prácticas médicas alternativas no se han probado lo suficiente como para averiguar de qué modo interactúan con medicamentos, alimentos u otros suplementos dietéticos. A pesar de que algunos informes de las interacciones y los efectos perjudiciales se han publicados, los estudios completos de interacciones y efectos no suelen estar disponibles. Debido a estas limitaciones, cualquier información sobre los efectos nocivos debe considerarse incompleta.

Ha habido pocos casos de enfermedad grave y muerte con algunas partes del tratamiento, como los enemas de café, que eliminan potasio del cuerpo y pueden conducir a desequilibrios electrolíticos. El uso doméstico continuo de enemas puede causar el debilitamiento de la función normal del colon, así como también empeoramiento de los problemas de estreñimiento y colitis. Algunas dietas metabólicas utilizadas en combinación con enemas causan deshidratación. Hay por lo menos un informe de enemas calientes que causaron problemas graves, como quemaduras, cicatrices y perforación rectal.

Los suplementos de tiroides pueden causar hemorragias graves en pacientes que tienen cáncer que se ha diseminado al hígado.

El sitio Web de Gerson Institute sugiere que las personas con diabetes, daño renal grave, metástasis cerebrales, quimioterapia reciente, o implantes (marcapasos, implantes de mama, etc.) no deben comenzar este método sin consulta de expertos y supervisión. La terapia Gerson puede ser especialmente peligrosa para las mujeres embarazadas o que estén amamantando.

Conclusiones

Hay muy poca evidencia científica que apoye el uso de otros componentes del régimen Gerson, tales como el consumo de jugos sólo frescos, crudos preparados en cierto modo, lo que elimina la sal de la dieta, y "desintoxicar" el hígado a través de los enemas de café y se inyecta hígado extractos. Estos métodos tienen muy poca evidencia científica que apoye su uso contra el cáncer.

La evidencia científica disponible no respalda los argumentos de que la terapia Gerson sea eficaz en el tratamiento del cáncer, y los principios detrás de esta terapia no son ampliamente aceptados por las comunidades científicas ni médicas.

La terapia Gerson no está aprobado para su práctica en los Estados Unidos. La terapia Gerson puede ser peligrosa. Los enemas de café se han asociado con infecciones graves, deshidratación, estreñimiento, colitis (inflamación del colon), desequilibrios electrolíticos e incluso la muerte.

Caso Jessica Ainscough

El uso de este tratamiento solo y evitar o retrasar la atención médica convencional contra el cáncer pueden tener consecuencias graves para la salud. Hasta el momento, el caso más sonado de muerte por abandono de la terapia oncológica en su tratamiento contra el cáncer para seguir la terapia Gerson, fue el de la australiana Jessica Ainscough, quien falleció el 26 de febrero de 2015. Ainscough, quien irónicamente fue una gran promotora de esta pseudoterapia, se le llamó la "Guerrera del bienestar".[4]

Otras falsas terapias


Referencias y ligas externas

  1. Gerson Therapy (PDQ): Patient Version en PubMed
  2. American Cancer Society. Questionable methods of cancer management: 'nutritional' therapies. CA Cancer J Clin. 1993;43:309-319.
  3. American Cancer Society. Gerson Therapy. 2012.
  4. Real life. ‘Wellness Warrior’ Jess Ainscough dies from cancer. Marzo 06, 2015.