FANDOM


Pseudoterapias
00-Bad Pharma Logo
en medicina

La terapia biomagnética es una "terapia" pseudocientífica que comprende el uso de imanes (magnetos), dispositivos electromagnéticos y generadores de campos magnéticos para el tratamiento de una gran variedad de alteraciones físicas y emocionales, que se han extendido a problemas circulatorios, artritis, dolor crónico de columna vertebral y de articulaciones periféricas, alteraciones del sueño, estrés, autismo. Se cataloga como una fraudulenta pseudoterapia.

Muchos de estos dispositivos son autoadministrados (pulseras, collares, cintas, cinturones). Se basa en que la Tierra también produce campos electromagnéticos, los cuales se generan cuando hay actividad de tormenta eléctrica. Se considera que los campos magnéticos son producidos por corrientes eléctricas que fluyen en el centro de la Tierra, tales como campos de impulsos, campos magnéticos o campos de corriente alterna o directa.

Antecedentes

La idea de que los imanes pueden influir en el comportamiento humano o que tienen efectos médicos beneficiosos se remonta al siglo XVI. La primera vez que el magnetismo (o lo que se pensaba, erróneamente, que era el magnetismo) se hizo popular como tratamiento fue en Europa en la última parte del siglo XVIII. Fue entonces cuando Franz Anton Mesmer desarrolló y popularizó su idea pseudocientífica del magnetismo animal. Mesmer creía que la enfermedad era causada por una "mala distribución de los 'fluidos magnéticos' del cuerpo". Usando un procedimiento que se convertiría en lo que ahora se llama el hipnotismo, Mesmer creía que podía curar las enfermedades mediante la corrección de la distribución de fluidos. Mesmer se instaló en París en 1778 y, en 1784, sus declaraciones habían atraído tanta atención que el rey Luis XVI ordenó a una comisión especial que se establecería para probar estas afirmaciones. El jefe del comité fue Benjamin Franklin, entonces embajador de Estados Unidos en Francia y reconocido como una de las mentes más capaces del siglo.

Mesmer también afirmó que el magnetismo animal podría transferirse a objetos tales como árboles y vasos de agua por lo que en otras pruebas utilizadas por la comisión los sujetos trataron de distinguir objetos magnetizados de los no magnetizados.

Las afirmaciones de que el magnetismo podría ser utilizado terapéuticamente desaparecieron del radar durante los siguientes doscientos años más o menos. Pero con el aumento de la medicina "alternativa" la terapia biomagnética ha estado haciendo una reaparición fuerte, aunque en una forma muy diferente de mesmerismo. El reclamo actual es que los campos magnéticos reales pueden quitar el dolor, hacer que las heridas se curen más rápido y se mejore la calidad del sueño, entre otras cosas. Cada vez más populares las pulseras, almohadas, cojines de cama, cojines de plantillas para calzado, y envolturas para varias partes del cuerpo que tienen imanes cosidos en ellas. El material de promoción de estos productos se basa en gran medida en testimonios -y ya hemos visto lo poco fiables que son tales testimonios. Como de costumbre, hay que recurrir a los estudios científicos experimentales sobre los efectos terapéuticos de los imanes para saber si realmente funcionan.

Refutación

Los tratamientos magnéticos son bastante recientes en comparación con, por ejemplo, los tratamientos homeopáticos, por lo que hay muchos menos estudios sobre la efectividad de esta pseudoterapia. Sólo hay una revisión de los estudios sobre el resultado de la terapia magnética. Ramey divide los tratamientos magnéticos en dos tipos: los que utilizan campos magnéticos pulsantes y los que utilizan campos magnéticos estáticos. Los campos magnéticos producidos por imanes en camas, zapatos, envolturas, y similares son estáticos porque la posición de los imanes son más o menos constantes con respecto a la persona que los usa. Sorprendentemente, Ramey encontró más estudios sobre los efectos de la terapia magnética en la práctica veterinaria (exclusivamente con caballos) que en la medicina humana[1]. No está claro por qué este es el caso, pero tal vez los animales simplemente son sujetos más plácidos. En cualquier caso, Ramey resume estos estudios de esta manera: "Parece que no hay estudios científicos disponibles que demuestran que cualquier forma de terapia de campo magnético sea de valor en el tratamiento de condiciones de enfermedad en el caballo"[2] Estas condiciones, como era de esperar dada la especie de la población de pacientes, se ocupan de los huesos y tejidos relacionados.

En los seres humanos, los pocos estudios sobre los efectos de los campos magnéticos estáticos que han sido publicados han examinado el alivio del dolor. Ramey encontró dos estudios de Japón que informaron sobre los efectos positivos de los imanes estáticos sobre el dolor, pero ambos fueron "mal controlados." De los tres estudios que fueron mejor controlados, uno mostró algunos efectos beneficiosos y dos no mostraron ningún efecto. Desde la revisión de Ramey, se han publicado varios estudios pertinentes adicionales. Sólo uno combina una metodología experimental adecuada con los resultados de un efecto significativo de los imanes. Se trata de un estudio realizado por Vallbona y colegas en 1997, en el que se encontró que los imanes tienen un mayor efecto reductor del dolor que los imanes con placebo en pacientes que sufren de dolor post-poliomielitis[3].

Weintraub (1998, 1999) examinó los efectos de los imanes estáticos sobre el dolor en pacientes con neuropatía periférica. Su primer estudio (1998) no tuvo ningún grupo control con placebo, no se llevó a cabo a ciegas, es decir, que los pacientes sí sabían que les estaban proporcionando plantillas magnéticas y sabían que estos se supone que ayudan a reducir el dolor. De los nueve pacientes que presentaron calificaciones de dolor, seis informaron una disminución de éste. Es imposible decir, dado el diseño de este estudio, que esto no fue una respuesta al efecto placebo. Es importante tener en cuenta a este respecto que se ha demostrado que los efectos del placebo parecen ser particularmente fuertes cuando se estudian los efectos de los imanes. En un segundo estudio, Weintraub (1999) utilizó un diseño experimental más complejo. Los sujetos recibieron cada uno dos plantillas. Una de ellos era magnética y la otra no. Tenían que llevar las dos plantillas, una en cada pie, por un período de dos meses, y luego cambiarlas por otros dos meses. Los pacientes eran ambulatorios por lo que utilizaron las plantillas en el hogar. Se les instruyó utilizarlas, incluso mientras dormían, dentro de un calcetín o media. Weintraub sostiene que la plantilla no magnética constituyó un placebo, pero esto no es realmente el caso, ya que era extremadamente fácil para los pacientes determinar qué plantilla era magnética y cuál no lo era. Todo lo que uno tenía que hacer era presionar una o ambas plantillas a un aparato de metal para ver si se pegaba. Los resultados de Weintraub sí muestran lo que parece ser un efecto de mayor reducción del dolor de la plantilla magnética, pero dada la facilidad con la que el control de "placebo" podría ser roto, esto no es muy convincente.

Collacott et al. (2000) realizó un estudio en el que también se utilizan imanes con placebo. En este estudio, sin embargo, habría sido difícil para los pacientes para determinar si estaban utilizando un imán real o uno con placebo. Los sujetos eran pacientes externos que sufrían de dolor crónico de espalda baja. A estos se les colocaron los imanes o los placebos sujetos por medio de "una faja abdominal gruesa". En este estudio no hubo diferencia en el efecto entre los imanes y los placebos.

Por lo tanto, de los cuatro estudios publicados desde el período que cubre la revisión de Ramey, uno encontró evidencia de que los campos magnéticos estáticos proporcionan beneficio, dos informaron que probablemente el beneficio era debido a los efectos del placebo, y uno fracasó en encontrar los efectos beneficiosos de tales campos. En combinación con los estudios descritos por Ramey, la conclusión razonable es que los campos magnéticos estáticos no tienen ningún efecto en la reducción del dolor. Hasta el momento no han demostrado su eficacia, fuera del efecto placebo o regresión a la media.

Referencias y ligas externas

(Nota de la administración) Algunas ligas podrían estar rotas o algunos videos pueden haber sido eliminados.

  1. Página web del Dr. David Ramey, D.V.M.
  2. Ramey DW. Magnetic and Electromagnetic Therapy. Sci Rev Alternative Med 1998;2(1); p 17.
  3. Vallbona C, Hazlewood CF, Jurida G. Response of pain to static magnetic fields in postpolio patients: a double-blind pilot study. Arch Phys Med Rehabil. 1997 Nov;78(11):1200-3.
P
AcupunturaAngeloterapiaAromaterapiaCuración por feDieta alcalinaEnema de café contra el cáncerEvaluación Biológica de TerrenoHidroterapia de ColonDieta FeingoldHerbolariaHomeopatíaHomeopatía unicistaHomeopatía unicista y el autismoHomeotoxicologíaIridologíaIriogenéticaMagia simpáticaMedicina antroposóficaMedicina holísticaMétodo ReviciNaturopatíaOzonoterapiaPrograma de doce pasosPsicología positivaQuiropraxiaReikiRezo por intercesorSecretina y autismoShiatsuTerapia biomagnéticaTerapia con taquionesTerapia GersonTerapia orgónicaThetahealingToque realToque terapéutico

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar